Make your own free website on Tripod.com

 

Ranma 1/2. Tercera Temporada:

Parte 1. Buscando un punto débil.

Número 1.
Instituto Furinkan; se escucha un pensamiento de fondo: "Akane Tendo..."; suena un click y vemos a Akane en clase de gimnasia haciendo una voltereta sobre la barra; "...te quiero."; otro click y Akane sonriente entre sus compañeras; "Me conformaba con adorarte desde lejos..."; un primer plano de Akane y otro click; "..así."; vemos un chico en cuclillas frente a la ventana enrejada del gimnasio; sigue pensando "Me conformaba...", y sigue en voz alta: "...hasta que ese idiota de Saotome... ese idiota de Saotome... ¡Ese idiota de Saotome!". Ranma-h aparece colgando boca abajo, hincha una bolsa de papel y la explota frente al chico. "Oh, Saotome. ¿C-cómo te va?", dice el muchacho contrariado; otros chicos vienen por un lado y lo llaman: "¡Eh, Gosunkugi! Otra vez sacándole fotos a Akane. Pues quiero copias."; el resto de chicos hace la misma petición. Ranma-h sube hacia arriba, diciendo que qué le ven a esa marimacho, y Akane sale de la ventana tras él y le da una colleja que le hace caer. Gosunkugi aprovecha mientras cae para arrancarle un cabello y salir corriendo, mientras Ranma-h le recrimina su acción.

Gosunkugi ríe satisfecho y observa el pelo de Ranma-h; lo mete en un muñequito de paja y aparece con una cinta alrededor de la frente y con una vela a cada lado de la cabeza; "Salió de la nada. Se quedó con la mano de mi Akane.", y empieza a clavar el muñeco contra un árbol maldiciendo a Saotome, hasta que se golpea en un dedo; "Ay, el insulto definitivo.", dice mientras llora viendo su dedo y unas chicas cuchichean tras él.

Suena la campana; Ranma-h comenta con sus compañeros que nunca había visto a Gosunkugi, y ellos le dicen que nadie se fija en él. Entonces llega Kuno corriendo: "¡Ranma Saotome! ¡Prepárate!"; Ranma-h lo saluda y replica a su espadazo con una patada que tumba a Kuno; "Cuánto tiempo sin verte. ¿Puedo hacer algo por ti?"; Kuno le entrega una carta de desafío, aunque dice que ya está fuera de lugar. Gosunkugi mira en la lejanía la escena.

"No importa lo fuerte que sea.", dice su voz; está acuclillado junto a Kuno y le dice que todo hombre tiene su punto débil y que sólo debe descubrirlo para acabar con él; Kuno le pregunta curioso que quién es; Gosunkugi se identifica, y le pregunta si le dice el punto débil de Ranma-h; Kuno lo agarra de las solapas del uniforme: "¡Hijo de... ! ¡¿Te burlas de Tatewaki Kuno?! ¿Te crees que he caído tan bajo como para atacar en secreto el punto débil de mi enemigo?"; Gosunkugi se disculpa, pero Kuno lo coge del cuello y se lo pregunta; Gosunkugi está sorprendido, y Kuno le dice que nada hay de vil en atacar abiertamente el punto débil de su enemigo, y cuando Gosunkugi le dice que aún no lo sabe lo lanza al infinito de un espadazo, diciendo que lo averigüe.

Gosunkugi comienza sus pesquisas; Nabiki, segunda hija de la familia Tendo: "¿El punto débil de Ranma? Cómprame un reproductor de CD y te lo digo."; Kasumi, hija mayor de los Tendo: "No hay comida que no soporte; se lo come todo."; las mascotas de los Tendo, y vemos al panda, a P-Chan y a Soun: "Yo no soy una mascota.".

En el club de kendo, Kuno pregunta a Gosunkugi qué ha conseguido, y éste le dice que ha estado fotografiando secretamente a Ranma-h, y le enseña las fotos; en todas sale Ranma-h saludando con los dedos en V. "'En secreto', ¿Eh?; ¡En todas las fotos est´ posando!", y le da un capón a Gosunkugi. Ranma-h pregunta a Gosunkugi para qué lo quería ver; está sobre la cabeza de Kuno, que le pregunta dónde cree que está, y Ranma-h le enseña la nota en la que Gosunkugi le pedía reunirse con él encima de la cabeza de Kuno. Sorpresivamente, Gosunkugi lanza el contenido de una caja sobre Ranma-h y Kuno, y los vemos sumergidos en una nube de serpientes, sapos, arañas y gusanos. "Como no pude dar con su punto débil quise ver si tenía fobia a las criaturas horribles.", dice Gosunkugi, y se da cuenta de que Kuno se ha desmayado mientras Ranma-h mira curioso una rana; se acerca a Gosunkugi: "O sea que buscas mi punto débil. No pierdas tiempo; no hay nada en este mundo que me asuste.". Kuno se levanta gritando: "¡¡Mientes!! ¡Hasta Tatewaki Kuno tiene miedo de estos bichos!!", dice mientras abraza un par de serpientes, y Ranma-h le pregunta si de verdad tiene miedo. Luego se reafirma: "Si he dicho que a nada, es a nada."; Kuno le propone entonces algo: "Una apuesta: si encuentro tu punto débil, ¡me concertarás una cita con la chica de la trenza!"; "¡Hecho, Kuno!", responde Ranma-h.

Ranma-h sale del gimnasio mientras piensa: "Bueno, es fácil; hasta ahora nadie ha descubierto mi punto débil."; gira una esquina: "Puedo seguir manteniéndolo en..."; y se escucha un grito pavoroso. Kuno y Gosunkugi reaccionan en el gimnasio: "Ése ha sido Ranma. ¡Y era un grito de terror!", y salen corriendo hacia afuera. Mientras, Ranma-h está desencajado e inconsciente cuando aparece Akane, preguntando qué pasa; los compañeros de Ranma-h está rodeándole, diciendo que lo encontraron así, y Akane se pregunta qué pudo haberlo dejado en ese estado.

Mientras, en un agujero, Kuno le pregunta a Gosunkugi por qué ha cavado ese hoyo justo ahí; "Pues... para ver si Saotome tenía miedo de... ¿caerse?".

Nuevos personajes: Hikaru Gosunkugi.

Parte 2. ¡¡El punto débil!!

Número 1.
Un muñeco de paja; la voz de Gosunkugi: "Ranma Saotome, aunque sea lo último que haga, descubriré tu punto débil."; y, con su uniforme de ceremonia, comienza a clavar el muñeco en un árbol. "Disculpa", le dice Soun Tendo tras de él, "pero... ¿Qué haces en mi jardín?"; Gosunkugi se vuelve un tanto contrariado y saluda; llega entonces Akane, con P-Chan en los brazos: "¿No eres tú Hikaru Gosunkugi? ¿Qué haces aquí?"; Gosunkugi se emociona: "Akane... ¡he hablado con ella!", piensa. Ranma-h sale entonces de la copa del árbol: "Gosunkugi, como estás trabajando tanto, te voy a decir mi punto débil.", y le señala que acerque el oído y cuando está ya próximo... le pega un grito.

Gimnasio Tendo; Genma le dice a su hijo que lo va a reentrenar desde el principio, pues se ha enterado de que le oyeron gritar y lo encontraron inconsciente, y cuando en mitad del asalto Ranma va a explicarle el motivo, aparece Akane preguntándolo también;Ranma-h se despista y Genma le sacude una patada y lo tumba. Akane pregunta ahora a Genma si es verdad que Ranma-h tiene un punto débil, y cuando Genma va a decírselo, Ranma-h le lanza un cubo de agua y lo transforma en el panda. Ranma-h se acerca a Akane: "¿Te importaría dejar de meterte en mis asuntos?"; Akane se ofende: "¿Ni siquiera confías en mí?"; Ranma-h aprieta el puño: "No puedo, y hay muy buenas razones. ¡Mira!", y sacude un puñetazo al suelo ante la sorpresa de Akane, y del agujero que causa sale Gosunkugi con una linterna atada a la cabeza: "V-vaya; hola, Saotome.".

"¡Hanachiyo!", llaman las voces de Nabiki y Kasumi; Akane llega entonces y sus hermanas le piden ayuda para busca a Hanachiyo, mascota de una amiga a la que Kasumi estaba cuidando, y que ha desaparecido. Mientras, Ranma-h está ante la puerta del gimnasio, junto a una fuente y una tetera de agua caliente; "Ese idiota de Gosunkugi... no puedo relajarme ni un instante.", piensa; "Si supieran cual es mi punto débil...", y se imagina a toda la familia Tendo riéndose de él a carcajadas. Escucha un ruido en unos matorrales, y se acerca a ellos enfadado; "¡ Gosunkugi! ¡Para de una vez!", dice mientras asesta un golpe al matorral; pero ve algo que le deja lívido.

Un grito de terror suena por toda la casa de los Tendo; Gosunkugi sale corriendo hacia la dirección de donde viene el grito, pero P-Chan se anticipa saltando sobre él y tumbándolo, pasando luego todos los habitantes de la casa sobre él y dejándolo KO. Cuando llegan, sobre Ranma-h, completamente paralizado y sin sentido, hay una gata maullando; "¡Hanachiyo!", la llama Kasumi alarmada; "¡Ranma!", lo llama Akane alarmada; Genma coge un cubo de agua y se lo echa a Ranma-h. "¡Cobarde! ¿Y dices que eres un hombre?", le recrimina su padre; Ranma-m se levanta furiosa: "¡Todo esto es culpa tuya!", pero al acercarle Genma la gata salta llorando sobre Soun. "El punto débil de Ranma... ¿los gatos?", dice Akane sorprendida.

Genma explica la historia: "Cuando tenía diez años..." y vemos a Genma le dice a Ranma: "Hijo mío, hoy aprenderás el método del 'puño de gato'"; "El... 'puño de gato'?", dicen Akane y Nabiki a la vez; Genma sigue explicando: "Se cogen salchichas de pescado, se cuelgan del cuello del alumno y se lo lanza a una manada de gatos hambrientos."; y vemos al pobre Ranma con diez años siendo arañado por una impresionante multitud de gatos. "Que... riguroso.", dice Soun; Genma señala entonces un libro, con el título de "Combate avanzado", diciéndose que se basó en él; Soun lo hojea y lee la explicación de la técnica que le ha dado Genma. "Pero había un truco terrible... pasa la página."; Soun la pasa y lee: "Es una de esas técnicas que sólo un idiota enseñaría a otro idiota; nadie en su sano juicio la utilizaría."; "Y yo piqué.", confiensa Genma mientras su hijo le golpea por detrás lamentándose: "¡Qué padre más imbécil!". Pero en cuanto su padre le lanza un gato retrocede atemorizado; Nabiki se le acerca, diciendo que no puede creer que el gran Ranma-h tenga miedo de un gatito; Ranma-h ya lleva encima media docena de gatos; Kasumi mientras abraza otros dos, diciendo que no le deberían de dar miedo: "Son tan mooonooos."; la familia Tendo se entretiene en poner un gato sobre otro sobre Ranma-h, a ver hasta cuantos aguanta. "Creo que está en coma.", piensa Akane.

Noche; "No te preocupes por eso.", dice Akane mientras pone paños calientes en la frente de Ranma-h, "Tener un puntito débil es una monada."; mientras, Ranma-h sólo puede decir, aún traumatizado, "¡Quitádmelos! ¡Quitádmelos!". Mientras, Kasumi encierra a Hanachiyo en su jaula, diciéndole que no asuste más a Ranma; pero Gosunkugi la oye y se acerca riendo a la jaula: "Lo tengo, esta es la respuesta."; unos arañazos y un grito se escuchan por toda la casa, dejando extrañados a Akane y Ranma-h.

Gosunkugi, con la cara magullada, sonríe satisfecho en un cementerio, con uno de sus muñecos en una mano y el martillo en la otra; "Ranma Saotome, ¡te llevaré a un infierno felino!".

Parte 3. Infierno felino.

Números 1 y 2.
Club de kendo; "¿Has descubierto el punto débil de Saotome?", dice Kuno a Gosunkugi; "Lo verás cuando llegues al gimnasio.", dice éste. Recordando la apuesta con Ranma-h, Kuno vibra de la emoción: "Me concertarás una cita con la chica de la trenza."; empieza a reír satisfecho: "¡Por fin saldré con ella!", y se imagina corriendo tras Ranma-m, abrazándola diciendo que nunca la abandonará; "Mi diosa de la trenza...", dice mientras la besa.

En un pasillo del Furinkan a Ranma-h le da un escalofrío; Akane le pregunta que le pasa, y Ranma-h no sabe decirle la causa; Ranma-h lleva un papel en la mano, y Akane lo coge diciendo que quiere saber quien escribió esa nota, en la que pone: "¡Ranma, ayúdame! Unos villanos terribles me tienen como rehén en el gimnasio. Afectuosamente, Akane.".

Al llegar al gimnasio una voz expresa su felicidad: "¡Oh, Ranma! ¡Qué feliz soy! Has venido a rescatarme."; y vemos a Gosunkugi con el uniforme femenido del Furinkan y atado con una cuerda; "¿No me conoces? ¡Soy Akane!", insiste. Ranma-h se ha quedado pasmado y atónito; Akane, completamente furiosa, se planta en el escenario y coge a Gosunkugi por el cuello: "¡¿Qué te crees que haces?!"; Gosunkugi se emociona al ver que Akane le ha vuelto a hablar. Una vez desatado, y con Ranma-h también sobre el escenario, ríe diciendo que ha caído en su trampa; y al tirar de una cuerda se abre una trampilla... bajo los pies de Akane. Akane pregunta furiosa desde abajo qué es lo que pasa, y mientras Gosunkugi la mira, Ranma-h se sube sobre su cabeza y pregunta a quien quería meter ahí abajo; Gosunkugi tira de otra cuerda y un panda de atrezzo cae sobre Ranma-h, pero éste lo esquiva y tira a Gosunkugi; ahora los tres están bajo el escenario. Gosunkugi dice que todo ha acabado para él, y saca de su traje una ristra de salchichas de pescado que le da a Ranma-h; Akane mira con curiosidad; Ranma-h piensa: "No puede ser... no puede ser..."; pero se empiezan a escuchar maullidos que surgen desde todos los rincones del escenario.

Los gatos salen de la oscuridad, mientras Gosunkugi ríe: "Tu punto débil... ¡son los gatos! Adelante, grita, desahógate."; Akane se tapa los oídos. Pero Ranma-h comienza a reír, y se levanta con el rostro desencajado: "¿Crees que un simple gato puede darme miedo?", dice haciendo trizas las salchichas de pescado; a Gosunkugi se le caen los esquemas, mientras Ranma-h sigue riendo de manera nerviosa y Akane piensa que lo está llevando bastante bien. Pero cogiendo a Gosunkugi del hombro, Ranma-h dice: "Venga, Akane, vámonos a casa."; la patada de Akane no se hace esperar y tumba a Ranma-h; luego dice a Gosunkugi que se quite el vestido y este vuelve a emocionarse; Ranma-h sigue riendo nerviosamente sumergido entre un montón de gatos; Akane lo coge del cuello de la camisa y le pregunta que le hace tanta gracia. Gosunkugi mientras piensa en lo vano de su trabajo.

Akane coge a Ranma-h de la trenza y se dirige a una puerta; "Akane", le advierte Gosunkugi, "no deberías ir por ahí."; pero Akane abre diciendo que se calle... hasta que sale un tigre enorme por esa puerta; "Lo digo en serio.", dice Gosunkugi, mientras Akane y todos los gatos saltan del susto.

Casa de los Tendo; Kasumi pregunta a Genma si no es posible curar a Ranma de su terror a los gatos; Genma dice que hizo todo lo posible: "Una vez le até sardinas secas y lo tiré a un pozo de gatos hambrientos; luego probé con sardinas en salazón; y hasta con rollitos de pescado. Cada nuevo fracaso me rompía el corazón.", dice llorando. "Pues no vea a su hijo.", concluye Kasumi. "Y ese entrenamiento... provocó otra tragedia!", termina de decir Genma; "¿Aún hay más?", pregunta Kasumi.

Bajo el escenario, Akane pregunta a Gosunkugi, completamente aterrorizada: "¿Cómo se te ocurrió traer a un tigre."; "Pensé que quizá asustara a Saotome."; "¿¡ Y a quién no!?", replica Akane; el tigre vuelve a rugir; Akane se abraza llorando a Ranma-h; Gosunkugi está en la gloria tocando a Akane; y el pobre Ranma-h sólo mira aterrorizado los gatos que le rodean, los cuales están casi tan asustados como él.

Genma sigue hablando: "Cuando su miedo a los gatos llega al clímax... ruge."; "¿Ruge?", pregunta Kasumi.

Ranma-h empieza a rugir, y se aposta a cuatro patas delante del tigre ante la sorpresa de todos los animales y personas presentes.

"En ese momento se vuelve incontrolable.", termina de decir Genma. "¡Es espantoso!", concluye Kasumi.

Parte 4. Gato-Fu.

Número 2.
Ranma-h continúa a cuatro patas ante el tigre, y amenaza con su mano izquierda como si arañara; Akane, sorprendida, piensa: "¿Puede... puede ser el puño de gato, alias 'Gato-Fu'?".

Kuno ya ha llegado al gimnasio, recordando las palabras de Gosunkugi y la promesa de Ranma-h; "¡Esa trenza será mía!", grita mientras ríe y el resto de los presentes en el gimnasio lo miran extrañados; en ese momento, se escucha un ruido bajo el escenario que llama la atención de todos y de repente... ¡el escenario parece estallar lanzando un montón de gatos por los aires! La gente está alucinada; "¡Montones de gatos...!", dice uno; pero aún queda lo mejor: "...y..."; y el tigre cae llorando de pánico en los brazos de Kuno; el indefenso animal mira a Kuno maullando aterrorizado; "Lo siento, pero mi corazón ya tiene dueña.", le contesta Kuno.

Se ve entonces una figura botando por todos los rincones del gimnasio; es Ranma-h, que ruge mientras se lanza hacia Kuno; el tigre se esconde tras su espalda, mientras Kuno blande la espada hacia Ranma-h, pero éste pega un arañazo que hace que Kuno retorceda, y al volver a enseñale la espada, Ranma-h la destroza con la mano; el parquet del gimnasio salta hecho trizas, mientras la gente lo mira incrédula de que Ranma-h haya podido hacer eso sin siquiera tocarlo. Mientras, Kuno recrimina a Ranma-h que le haya destrozado la espada, pero se da cuenta de lo que le pasa; "¡Atrapa!", le dice lanzando lo que queda de la espada hacia fuera del gimnasio, y Ranma-h sale tras ella para jugar; "Cobarde..., ha huido.", dice Kuno mientras Akane llama a Ranma-h.

Ranma-h está rascándose tranquilamente el cuello con las piernas en la rama de un árbol, sin hacer caso a los ruegos de Akane que le pregunta qué le sucede. Llega entonces Genma y dice que Ranma-h ya no escucha palabras, y explica que Ranma-h escapa de su terror a los gatos cuando éste es máximo convirtiéndose en gato; "La única que conseguía sacarlo de ese estado era una anciana que vivía en nuestro barrio."; "Pues habrá que ir a buscarla.", dice Akane; "Tendré que hacerlo yo.", responde Genma, y cuando Akane se vuelve pega un salto al ver a Genma disfrazado de vieja, mientras el resto de la gente huye despavorida ante el aspecto del padre de Ranma.

Genma sube al árbol y al verlo, Ranma-h pega un respingo y eriza el lomo; "Gatito, ven gatito.", llama Genma; pero Ranma-h responde con un rugido y una nube de polvo se extiende alrededor de todo el árbol; al disiparse, el árbol ha quedado hecho trizas y Genma se ha estrellado contra el suelo; Ranma-h ha salido saltando de allí. "¡Se va!", comenta un chico; "No si huele esto.", dice Akane señalando a un montón de comida de gatos; los envuelve en un trapo que anuda y ata a una flecha que se dispone a lanzar; al lanzarla, el saco llega a Ranma-h, que lo rompe, pero al oler la comida parece calmarse y cae al suelo; después vuelve a salir botando, ahora ronroneando, hasta acercarse a Akane; la gente le grita alarmada, pero Ranma-h cae sobre ella.

Y, sobre el regazo de Akane, Ranma-h la besa. Toda la gente se sorprende; Akane se sonroja; "Ha besado a Akane.", comentan todos; Akane aún no puede creerselo; cierra los ojos y vuelve a mirar a Ranma-h, ahora ya tranquilo sobre su regazo. La gente se admira: "¡Lo logró! Se ve que conoce a su prometida."; Akane trata de desmentirlo: "¿A mí? ¡No, no es eso!", y habla a Ranma-h: "¡Venga, quita!", pero Ranma-h aún no ha salido de su estado; Akane se irrita y llamándole idiota lo lanza al infinito. Mientras, las chicas cuchichean: "¿Fue su primer beso? ¡Imposible! Están prometidos.".

Ranma-m está escurriendo su camisa al borde de la piscina; "Recuerdo que estaba rodeado de gatos. ¿Qué habrá pasado después?".

Akane, de camino a casa, sólo va diciendo una cosa: "¡Ranma, imbécil!".

Escenas inolvidables: El tigre abrazado a Kuno llorando, y Genma disfrazado de abuela; es genial.

Parte 5. ¿Habrías besado a cualquiera?

Número 2.
La imagen de Ranma-h besando a Akane; "Ranma, canalla. Te aprovechaste de la situación; besaste a Akane."; es Gosunkugi, con su uniforme de ceremonia, y empieza a clavar la foto en un poste, gritando: "¡Ranma, canalla!"; pero un puño fuerte da el último golpe y tumba el poste. Ryoga, con cara de pura furia, mira al vacío mientras Gosunkugi lo mira asustado y el poste cae.

"¡¿Que la besé?! ¿Que besé a Akane?", dice incrédulo Ranma-h y agarra al panda diciendo que no bromee con eso; "Lo hiciste", es lo único que pone el panda en un cartel. Una mano surge del suelo y coge a Ranma-h del cuello de la camisa; son Ryoga y Gosunkugi; "¿Qué... demonios... pasa... aquí?", pregunta atónito Ranma-h; "¡ ¡Animal!!", le grita Ryoga; "¡¿Y yo qué he hecho?!", responde Ranma-h, y le enseñan la foto y se queda de piedra. Ryoga se la pone en la cara de un puñetazo mientras Gosunkugi comenta que menos mal que llevaba la cámara encima; Ranma-h aparta a Ryoga de un puñetazo y mira la foto diciendo que tiene que ser un truco, pero una espada atraviesa la pared y casi le rebana la nariz; Kuno atraviesa la pared hablando como un zombi: "¡Saaao... tooo... meee! ¡Aaa... niii... maaal!".

Noche cerrada; Ranma-h, completamente magullado, camina cojeando apoyado en una vara; "Cobardes, todos contra mí.", dice, "Si no fue un beso de verdad."; y de repente se acuerda de Akane; "Supongo que Akane estará enfadada.".

Clínica del doctor Tofu; "¿Qué te pasa Akane? Desde que llegaste no has hecho más que suspirar. Si hay algo que te preocupa deberías contármelo.", dice el doctor; Akane niega con una sonrisa forzada que le pase algo; "¿Qué debería preocuparme.", piensa, "Todo es culpa de Ranma."; se levanta: "Me voy a casa.", le dice al doctor; "Cuando llegue a casa le daré un buen golpe a Ranma y me sentiré mucho mejor.", piensa y abre la puerta... encontrándose cara a cara con Ranma-h. El rubor se apodera de ambos y agachan las cabezas púdicamente. "Hola, Ranma; pasa, pasa...", dice el doctor, pero se queda extrañado al ver a los dos jóvenes tan parados; los hace pasar a la consulta y empieza a curar a Ranma-h. Mientras lo está curando, el cartero llama desde fuera, anunciando una entrega urgente, y el doctor sale.

Es Ranma-h quien se decide a poner fin al silencio: "Eh... yo... lo siento."; Akane se sorprende: "¿Quieres decir que te acuerdas?"; Ranma-h es sincero: "En realidad... no.", y Akane se pone tensa; Ranma-h trata de explicarse: "Mira, cuando me convierto en gato, no me doy cuenta de lo que pasa."; Akane hace crujir sus dedos; "Ya, entonces ¿Habrías besado a cualquiera?". El doctor mientras está fuera abriendo el paquete que le han traído, y se sorprende al verlo vacío y con un agujero en el fondo. Mientras, unos ojos misteriosos miran la escena entre Ranma-h y Akane desde lo alto de un estante.

Ranma-h se ha soliviantado con lo que ha dicho Akane; "¿Qué clase de hombre crees que soy?"; la figura a la que pertenecen los ojos, un animalillo, ronronea; "Entonces, ¿por qué me besaste? No te acuerdas, ¿eh?"; Ranma-h trata de volver a explicarse, pero Akane se lanza: "¡Te odio, Ranma!"; y Ranma-h se lanza también: "¡Pues no me pareces nada guapa!"; Akane se siente insultada: "¡Cobarde! ¿Dices que eres un hombre?", y mojándolo con un cubo de agua continúa: "¡Pues sé mujer el resto de tu vida, y busca un hombre con el que casarte!", y lanza a Ranma-m a través del techo. La figura vuelve a arrullar. Akane llora de rabia contra una silla y el doctor comenta como brillan las estrellas.

Casa de los Tendo; Ranma-m está en el baño desnudándose y maldiciendo a Akane; se pregunta por qué se ha puesto así si le ha pedido disculpas por el beso; pero recuerda sus palabras y parece adivinar su significado: "Espera. A ver si no está enfadada porque la besé, sino porque...". Y cuando va a entrar a la bañera escucha la puerta abrirse y al volverse ve a una gatita; Ranma-m se desencaja y sale corriendo mientras la gatita la persigue, hasta que caen en la bañera de agua caliente; y Ranma-h queda sorprendido al ver salir a Shampoo de la bañra, completamente desnuda; está demasiado sorprendido para reaccionar; Shampoo le saluda. Mientras, Akane viene por el pasillo, pensando de nuevo en que Ranma-h habría besado a cualquiera, sin importarle que fuera ella. Shampoo mientras está emocionada: "¡Oh, Ranma! Eres un hombre."; Ranma-h ya reacciona: "¿Y tú... por qué eras... un gato?"; Shampoo no le da tiempo a reaccionar y se abraza a él diciendo "¡Yo muy feliz!". Y Akane pasa justo entonces por la puerta y ve a Shampoo y Ranma-h abrazados en la bañera, y casi se queda en el sitio.

Nuevos personajes: Shampoo-gato.

Escenas inolvidables: Ryoga, Gosunkugi y Kuno atacando a la vez al "Animal" de Ranma-h.

Parte 6. Shampoo cabalga de nuevo.

Número 3.
"¡Escucha! ¡Soy inocente!", exclama Ranma-h ante una caricaturizada Akane, que llora mientras dice cosas incomprensibles; señalando un dibujo donde muestra el incidente con Shampoo, dice que las pruebas son sólo circunstanciales, y abofeteando a Akane dice que no hay más que decir.

"Bien; lo haré así.", dice Ranma-h, que estaba pensando todo lo anterior, rodeando de una serie de objetos rotos; va botando hacia donde está Akane, pensando en que se no actúa así, Akane podría creer que puede pisotearlo. Cuando se se aproxima a ella, la llama: "¡Akane!"; y Akane le da los buenos días con la mejor de sus sonrisas mientras riega las plantas. Ranma-h se queda un poco parado y comienza a titubear: "Eh..., en cuanto a lo de anoche..."; Akane mientras se hace la sueca; "... en el baño..."; y Akane reacciona: "Ah, eso. Mira, no me importa...", y vacía la regadera sobre Ranma-h, "... nada!!!", y lanza a Ranma-m hacia el cielo. Mientras vuela, Ranma-m dice que sigue sin parecerle guapa; pero entonces nota una figura que va saltando de tejado en tejado y se acerca a ella; una anciana la ataca con una vara; Ranma-m la esquiva y cae en postura de guardia sobre un tejado; "¿Quién eres tú?", pregunta sorprendida; "No estás mal... yerno.", dice la abuela, y se despide y se va saltando y riendo sobre los tejados."¿Yerno?", piensa Ranma-m sorprendida.

Casa de los Tendo; Shampoo saluda y Nabiki y Kasumi la reciben sorprendidas; los cuencos de comida están sobre la mesa; "¡¿Que vas a... vivir aquí?!", dice sorprendida Ranma-m, ante la cual se arrodilla Shampoo ofreciéndole un plato; Akane está de espaldas, ignorando al resto de su familia que come de los platos de Shampoo; Kasumi le dice a Ranma-m que Shampoo ha abierto una tienda en el barrio. "Shampoo me lo ha contado todo; sé hombre y cásate con ella.", dice la vieja de antes; "¡La vieja loca!", dice Ranma-m; "Es bisabuela.", dice Shampoo; Soun se encara con ella diciendo que Ranma-h es el prometido de Akane, y la bisabuela dice que la costumbre de su tribu es casarse con un hombre fuerte. Kasumi observa su dominio del japonés, y la bisabuela ríe diciendo que no en vano ha vivido cien años; Nabiki dice que parece más joven. Mientras, Ranma-h, aún echándose agua caliente por encima dice que no considera siquiera la posibilidad de casarse con Shampoo. Y Shampoo le llama.

Ambos van al baño y Shampoo se desnuda; Ranma-h se avergüenza, pero dice que no le engañará con esas tretas; Shampoo le pregunta de qué habla, y cogiendo el teléfono de la ducha se moja mientras le dice: "¿Qué opinas de este cuerpo?"; Ranma-h cae desmayado, mientras Shampoo-gato le toca la cara. Shampoo cuenta la historia.

Manatiales de Jusenkyo; la bisabuela está en una de las cañas, diciendo a Shampoo, en otra caña, que ha violado las leyes de la tribu al volver a China sin matar a Ranma-m, y dice que debe volver a entrenarla; mientras, el guía y el padre de Shampoo observan la escena, mientras el guía comenta que últimamente todos quieren entrenarse en estos manantiales; al primer asalto, la bisabuela golpea a Shampoo y la lanza hacia el suelo, cayendo a un manantial. "Oh, ha caído en el manantial del gato ahogado.", dice el guía, mientras el padre de Shampoo mira preocupado; el guía cuenta la trágica leyenda del gato que se ahogó hace ochocientos años, y que todo el que cae en ella toma cuerpo de gato; y al salir Shampoo-gato, se confirma la leyenda, ante la desesperación de su padre.

"Y así fue.", llora Shampoo en la bañera de agua caliente, y acusa a Ranma-h de ser el culpable; Ranma-h protesta, pero llega la bisabuela y le da con el bastón en la cabeza, acusándole también. Ranma-h se enfada: "¡Estoy más que harto de vuestras chifladuras!", dice mientras ataca a la bisabuela; ésta lo esquiva y contraataca; Ranma-h consigue esquivarla pero pone el pie sobre el jabón y resbala cayendo de cabeza, y la bisabuela le sacude otro bastonazo en el cráneo; "¡Será... vieja loca!", dice Ranma-h furioso, y sale tras ella por las calles de Tokio. "Crio mocoso. ¿Por qué no me atrapas, si puedes?", le replica la bisabuela mientras sube a un poste de la luz.

Sobre un tejado, la bisabuela sonríe satisfecha: "Lo que pensaba; está a cien años de atraparme."; pero una voz tras ella la sorprende: "Has tardado lo tuyo, abuela.", dice Ranma-h; la bisabuela está igualmente satisfecha: "No esperaba menos del novio de Shampoo."; Ranma-h vuelve a negar que sea su novio, y la bisabuela dice que en dos o tres días le suplicará que sea el novio de Shampoo; y con la punta de su bastón toca el pecho de Ranma-h y lo aprieta fuerte, frente a la extrañeza de éste.

Nuevos personajes: La bisabuela.

Parte 7. El ataque del Mousse salvaje.

Número 3.
Shampoo va en bicicleta recordando las palabras de su bisabuela: "Hice un trabajito en el cuerpo de tu novio. Pronto vendrá a suplicar que te cases con él."; Shampoo llega con la bicicleta al Furinkan donde Ranma-h juega al fútbol y lo saluda ante la sorpresa de éste y de Akane. "Corre, dile que me case contigo.", dice Shampoo a Ranma-h, y éste responde que le diga a la vieja que nunca que ha encontrado mejor; "¿Y cuanto durará eso?", dice la bisabuela, que corre junto a Ranma-h sirviéndose del bastón y dejando a Ranma-h de piedra. La bisabuela salta despidiéndose y se va riendo, y Ranma-h, enrabiado, coge el enorme rodillo de aplanar la arena y se lo lanza diciéndole vieja bruja. Pero otra figura aparece por el aire, corta el rodillo en dos mitades, ante la sorpresa de todos, y cae elegantemente al suelo; es un muchacho vestido con una especie de túnica y con el pelo largo. Y las dos mitades del rodillo le caen encima y lo tumban.

La gente contempla extrañada la escena, y se sorprenden al ver al muchacho levantarse sano y salvo; "¡Shampoo!", es lo que dice; y abrazándose a Ranma-h comienza a llorar emocionado: "¡Oh, Shampoo!", mientras Shampoo mira con cara de extrañeza. Ranma-h le pega una patada en la cara al muchacho, preguntando a quién llama Shampoo; el muchacho se ajusta unas gruesas gafas que llevaba sobre la cabeza y mira a Ranma-h; "¡¿Quién eres tú?!", dice dando un puñetazo a Ranma-h; se vuelve a quitar las gafas y ahora abraza a Akane; la patada de Ranma-h y el puñetazo de Akane no se hacen esperar, y le preguntan quién es. El muchacho responde: "Soy Mousse, y yo iba a ser el prometido de Shampoo."; Shampoo lo mira confundida: "¿De qué hablas? Nosotros sólo amigos desde niños."; la bisabuela vuelve a aparecer: "Mousse, ¿no te despreció Shampoo ya una vez?", le pregunta; y Mousse responde airado: "¡Pero sólo teníamos tres años.", dice recordando la patada que una pequeña Shampoo da al pequeño Mousse. La bisabuela responde que la edad no importa y que está decidido que Ranma-h va a ser el novio de Shampoo, mientras Ranma-h dice que si su opinión cuenta, no será así. Y Soun Tendo llega con un megáfono y grita al oído de la bisabuela: "¿No tiene orejas o qué? ¡Ranma está comprometido con Akane!"; Akane pide a su padre que no haga eso.

Mousse se solivianta: "Tienes prometida... y a pesar de eso, Shampoo y tú...", y se lanza hacia él llamándolo enemigo de las mujeres; Ranma-h intenta explicárselo, pero Mousse respone lanzando el "Golpe del puño de cisne", que tumba a Ranma-h contra la pared; la gente está sorprendida de no haberle visto ni las manos; Akane adivina que Mousse lleva un arma y Shampoo, junto a Ranma-h, le dice que tengo cuidado, pues Mousse domina el arma oculta. Mousse sonríe y confirma las palabras de Shampoo: "Al igual que el cisne que nada tranquilo y oculta sus patas batiendo bajo el agua, así es imposible ver ¡lo que llevo entre las manos!", y ataca a Ranma-h; "¿Imposible? ¡Ja!", dice Ranma-h repeliendo su ataque cogiendo con los pies el arma que usa Mousse. Y todo el mundo se queda de piedra al ver que es un orinal de patito; "Un orinal infantil; ¡Qué insulto!", dice la gente; Ranma-h lo aparta enfadado, y Mousse le pregunta su acepta su desafío. "Estas son mis condiciones; si gano yo...", "... no te quedarás con Shampoo.", dice la bisabuela que se hace la sueca mientras Mousse la mira; Mousse señala a Akane: "...me quedo con tu mujer!"; Akane va a replicar pero Ranma-h se le anticipa: "¡Hecho! ¡Pues pelearemos!"; a Akane le entran ganas de hacerle algo a Ranma-h. "¿Tengo tu palabra de hombre?", le dice Mousse a Ranma-h. Mientras, la bisabuela piensa: "Su palabra de hombre; eso es.", y sonríe malévolamente.

Noche; casa de los Tendo; Akane habla airada con Kasumi: "¡No tiene gracia! ¡No me pidieron permiso!"; Kasumi le dice que Ranma-h no puede perder; pero entonces escuchan gritos de dolor desde el baño; Ranma-m está echándose desesperada cubos de agua fría por encima. Kasumi toca el agua de la bañera y dice que le parece tibia, mientras Ranma-m le asegura que estaba hirviendo. Aparece entonces la bisabuela y le dice que desde ahora, hasta el agua tibia le abrasará, pues el punto de presión que tocó con su bastón hace a todo su cuerpo tan sensible como la lengua de un gato, y le ofrece curarle a cambio de casarse con Shampoo; Ranma-m se niega mientras le saca la lengua. Akane la envuelve con una toalla y le pregunta: "¿Y ahora qué vas a hacer con tu 'palabra de hombre'?", y a Ranma-h se le contrae la cara.

Nuevos personajes: Mousse.

Parte 8. Mágica exhibición de artes marciales.

Números 3 y 4.
Instituto Furinkan; todo el alumnado corre hacia el patio de deportes al conocer que Ranma-h va a pelear contra Mousse; mientras, Shampoo y su padre aprovechan el espectáculo para hacer negocio vendiendo pastelillos; unas chicas comentan maravilladas que el premio es Akane. Mientras, Akane dice que esto parece un carnaval, y la bisabuela, junto a ella, dice que el novio llega tarde, comentando que al no soportar el agua caliente no podría luchar de hombre a hombre aunque quisiera. Akane recuerda a Ranma-m cosiendo un extraño vestido y recuerda sus palabras: "Tengo un plan genial. No me costará nada que piensen que soy un chico."; y Akane piensa: "Claro, que cuando Ranma se pone genial...".

La voz de Mousse resuena: "¡Ah, Saotome! Al fin llegas."; Akane dice alegre que lo sabía, pero se quedan de piedra al ver que Mousse agarra a un pobre muchacho que no sabe lo que pasa; la bisabuela golpea a Mousse con el bastón diciéndole si cree que habla con Ranma-h; Mousse se vuelve y comenta que le ve muy arrugado; la bisabuela le pide que se ponga las gafas, y al ponérselas y verla bien Mousse exclama: "¡Una bruja!"; y la bisabuela le da un puñetazo en la cabeza.

En ese momento una voz grita: "¡Al cuadrilátero, Mousse!", y aparece una figura rodando por el aire y que va a caer sobre el ring; es Ranma-m, vestida con el holgado traje y con unas gafas oscuras; Akane suda incrédula: "No puede creer que colará ese truco.", piensa; la gente murmura que lleva mucha ropa, y no tiene claro que sea Ranma-h; "¡Ah! ¡Has llegado, Ranma!", dice Mousse. Y la gente ya parece creer que si Mousse lo dice, sí que lo será; Akane mientras se seca el sudor.

"¿:Empezamos ya?", dice Ranma-m, y lanza de las holgadas mangas de su vestido un montón de banderitas, palomas y conejos; Mousse está sorprendido; "¿No te quedan más trucos en la manga, Mousse?", le pregunta Ranma-m; a Mousse no le gusta que Ranma-m llame "trucos" a sus técnicas, pero Ranma-m insiste en que eso es lo de "arma oculta": "¿Una exhibición de magia barata? Como si esto fuera una fiesta de cumpleaños.", insiste Ranma-m. Mousse replica que ahora va a ver el auténtico horror del "arma oculta": "¡El golpe del huevo de gallina!", dice Mousse adoptando una extraña postura que a todos sorprende. Y coge una gallina en una mano de la que van saliendo huevos que lanza a Ranma-m; los huevos explotan al caer al ring; Ranma-m los va esquivando. "¡Otro truco!", insiste Ranma-m; "¡Retira eso!", dice Mousse mientras de debajo de su túnica surgen cadenas que agarran a Ranma-m y le desgarran el vestido. "¿Se te han acabado ya los trucos tontos?", pregunta Mousse; Ranma-m dice que sólo se calentaba y salta diciendo que ahora va el gran final. Y estalla en el aire ante la atónita mirada de todos; los objetos que componían su traje van cayendo en pequeños paracaídas.

Y la sorpresa de todos se hace mayúscula al aparecer Ranma-m vestida de conejita en unas ajustadas mallas y con un sombrero de copa en la mano del que sale un conejo: "¡Me convierto en mujer!", dice ante la sorpresa y admiración de todos los chicos del instituto. Ranma-m reta a Mousse, diciendo que hasta vestido de chica puede derrotarle; Mousse le dice que si pretende dejarle en ridículo disfrazándose así. Mientras, la bisabuela y Shampoo comentan incrédulas como todo el mundo cree que es un disfraz; Akane está admirada: "¡Lo logró! Así se hace, Ranma."; pero la bisabuela sigue pensando si ese cuerpo de mujer podrá derrotar a Mousse. Éste, mientras, se despoja de su túnica diciendo que ya sabe lo que quiere Ranma-m: una pelea sólo con los cuerpos. Shampoo comenta asustada que Mousse se ha enfadado y Akane dice que ahora Ranma-m no puede perder; Mousse ataca mientras Ranma-m lo esquiva; el doctor Tofu aparece entonces con el panda y comenta que si Ranma sigue siendo chica, perderá; y en ese momento, ambos contendientes dan una patada cruzada en el aire, pero sólo Mousse alcanza su objetivo, confirmando lo dicho por el doctor. "Los brazos y piernas de una chica son más cortos.", dice la bisabuela; "No se da cuenta... puede ser un error fatal."

Ranma-m cae al ring; Mousse le dice que si quiere conservar a Akane que luche de hombre a hombre, y de una parada desgarra el traje de baño de Ranma-m por delante; "Es muy bueno.", piensa ella; "De chica no puedo vencerle.". Mientras, todos los chicos del Furinkan alzan sus manos hacia Ranma-m: "¡Que cuerpo tan convincente!", exclaman; Ranma-m intenta zafarse de ellos ante la mirada atónita de Akane. El panda saca un cartel donde hace una recomendación: "Continúa luchando".

Parte 9. ¿Se te ha comido la lengua el gato?

Número 4.
El público jalea soliviantado: "¡Qué patada! Le ha arrancado el vestido a Ranma sin siquiera tocárselo."; Ranma-m ya está sólo cubierta por unas mallas en forma de bragas; los chicos lloran de la emoción: "¡Qué pelea! Es una auténtica belleza."; Mousse anuncia su patada final, pero Ranma-m consigue cogerle el pie y le arranca el zapato, mostrándoselo enfadada: "¡¿Qué es esto?!", y enseña una aguja en la punta del zapato; Akane increpa a Mousse: "¿Qué pasó con lo de luchar cuerpo a cuerpo?"; Mousse sonríe mientras de detrás de su cabeza saca un rollo de hilo de pescar con un anzuelo: "Soy Mousse, señor de las armas ocultas. Mis armas, ¡son mi cuerpo!", y lanzando el anzuelo desgarra el último pedazo de tela que cubría a Ranma-m. Los chicos gritan emocionados: "¡Lo logró! !D-d-del todo!".

Pero Akane llega y pone instantáneamente un mono a Ranma-m; los chicos se quedan con la miel en los labios y lloran recriminando a Akane: "Akane Tendo, ¿cómo has podido?"; Akane replica enfadada: "¡Cerrad el pico!". El doctor Tofu pregunta entonces a Ranma-m por qué pelea con cuerpo de mujer; Ranma-m le dice que pregunte a la bruja, y la bisabuela replica a quién llama bruja; Akane le explica entonces al doctor lo que ha pasado; "¿Cuerpo de lengua de gato? Haberlo dicho antes.", y hace crujir sus dedos y acercándose al ring presiona en la espalda de Ranma-m. Akane pregunta al doctor qué ha hecho, y el doctor le explica que le ha presionado en un punto que lo hace resistente al calor máximo: "El punto abuelo Tokio."; la gente comenta que a esas personas les gustan las cosas al rojo, y comentan lo maravilloso del shiatsu.

Akane se pone en acción y coge una tetera, pero la bisabuela se la rompe antes de que pueda lanzársela a Ranma-m; mientras, entre la multitud se extiende el rumor de que con agua caliente el disfraz femenino de Ranma se fundirá, y todos los chicos acuden en masa a impedir que Akane pueda lanzar la tetera. "La multitud se pone agresiva.", dice Mousse, "Acabemos con esto."; y da la espalda a Ranma-m; el público se distrae al verlo y Akane aprovecha para lanzar la tetera, pero Mousse da un nuevo golpe: "¡El golpe de la pata de avestruz!", y Ranma-m lo esquiva pero a la vez debe evitar la tetera, que queda partida por la mitad. "¡Idiota, no esquives el agua caliente!", grita Akane; "Esquiva la patada, Akane.", dice el doctor. Y Ranma-m aprovecha un descuido de Mousse para asestarle una patada en la cara, saliendo despedidas sus gafas al suelo del ring.

"¡No verá nada! ¡Ranma lo tiene vencido!", comenta la gente; pero Mousse guarda un nuevo as en la manga y lanza gases lacrimógenos: "Ahora estamos en igualdad de condiciones."; Ranma-m cierra los ojos y al escuchar una tos tras sí, pega una patada: "¡Te tengo!", grita; pero el panda sale y le pega una colleja; Akane llega tosiendo y le vacía el agua de la tetera.

"¡Disponte a morir, Ranma!", grita Mousse desde el cielo, y va cayendo sobre él con unos zapatos provistos de garras: "¡La garra del halcón!", grita Mousse; pero Ranma-h responde con una patada en la cara de Mousse: "¡El shishkebab!"; Ranma-h le coloca las gafas a Mousse: "¡Vuelves a ser un hombre!"; Ranma-h sonríe: "Esas gafas funcionan. ¡Pues mira esto!", y le sacude una patada en la cara que tumba definitivamente a Mousse. La gente mira sorprendida: "Vuelve a tener su propio cuerpo.".

"Es impresionante, novio.", dice la bisabuela mientras Ranma-h la mira desde el borde del ring; mientras, unos truenos indican el comienzo de una tormenta. "Me alegra que te guste, vieja bruja, porque ahora que he superado tu lengua de gato, las cosas no irán como querías.", dice Ranma-h sacandole la lengua; pero mientras caen las primeras gotas, el doctor Tofu le revela la verdad: "Siento decepcionarte, Ranma, pero el punto abuelo Tokio solo funciona una vez."; y Ranma-m se queda de piedra.

Ranma-m corre despavorida ante Shampoo-gato, mientras la bisabuela corre tras ellos diciendo que le convertirá en hombre y se casará con Shampoo; Mousse se ha despertado y abraza a Akana llamándola Shampoo, y Akane le pega en la cabeza diciendo que no es Shampoo.

Escenas inolvidables: Los chicos llorando de pena cuando Akane viste a Ranma-m desnuda; siempre pensando en lo mismo.

Parte 10. La píldora Fénix.

Número 4.
"¡Esa vieja bruja!", grita Ranma-m furiosa saltando desde el trampolín y cayendo a la piscina; unas chicas preguntan a Akane cuando volverá Ranma a ser normal, y unos chicos dicen que mejor si se queda así Akane responde que mejor no le preguntan a ella. En la piscina, Ranma-m está pensando cómo vencer a la bisabuela para recuperar la normalidad, cuando siente un golpecito en el hombro; y al volverse ve a Shampoo-gato y sale despavorida nadando a toda velocidad. "¡Cómo nada ese Ranma!", comenta un chico, y Akane se da cuenta de lo que pasa; Ranma-m deja de nadar al estrellarse contra la pared de la piscina.

En la sala de equipamiento, un chorro de agua caliente cae sobre Shampoo-gato; Akane, aún sosteniendo la tetera, pregunta a Shampoo qué quiere, mientras Ranma-m observa atenta y Shampoo se cubre con una toalla; "Noticias muy buenas; hay píldora nueva, cura shiatsu 'Cuerpo de lengua de gato'"; Ranma-m salta frente a Shampoo: "¡Es eso cierto!"; "¿Mienten estos ojos?", dice Shampoo señalándoselos; "Píldora Fénix.", repite Ranma-m; "¿Como el pájaro que renace de las llamas?", pregunta Akane; "Campeón de resistencia al calor.", confirma Shampoo, y les dice que la tiene la bisabuela; Akane sin embargo sigue intrigada: "Shampoo, ¿por qué nos dices esto?"; y Shampoo contraataca: "¿Quieres que Ranma siga así, chica perversa?"; "¿Cómo que perversa?", replica Akane lívida.

Café Gato, local de comidas de Shampoo y su bisabuela; Ranma-m entra dando una patada a la puerta y llamando a la bisabuela, que está tras el mostrador: "Por fin has decidido casarte con Shampoo, ¿eh?"; Ranma-m dice que se olvide de eso, y al ver que tiene la píldora colgada del cuello, echa mano e intenta cogérsela; pero la bisabuela la esquiva y de un bastonazo en la frente la manda fuera volando, cayendo en el cubo de la basura, mientras Akane mira asustada y Shampoo niega con un 'tch,tch'. Ranma-m vuelve a entrar y sale de la misma manera; Shampoo le dice que no puede derrotar a la bisabuela, y cuando Ranma-m va a decirle que espere y vea, se da cuenta de un cartel: "Se necesita camarera. Razón: Café Gato."; "¡Ajá!", dice satisfecha.

"Tomémos algo en el Café Gato.", viene diciendo un grupo de alumnos del Furinkan; "Yo me tomaría a esa camarera nueva que tienen.", dice otro, pero al entrar se sorprenden: "¡Si es Ranma!"; Ranma-m, sonriente, le invita a pasar mientras sirve platos; la bisabuela le llama para que sirva más, y al acercarse piensa también en llevarse la píldora, pero al echar mano, la bisabuela le va poniendo un cuenco encima de las manos una vez tras otra; la gente se sorprende al ver el cuenco flotar por encima de sus manos; el padre de Shampoo llega con cinco raciones más, muy calientes, y la bisabuela las va echando sobre el cuerpo de Ranma-m, que acaba con un cuenco en la cabeza, dos apoyados en cada brazo y uno sostenido con un palo en la boca; la gente aplaude el espectáculo, la bisabuela dice que lo lleve pronto o le caerá caldo hirviente por encima y Ranma-m maldice a la vieja.

Una semana después, Akane entra al Café Gato saludando; y se sorprende al ver a Ranma-m llevando los cuencos en equilibrio sobre palos donde los hace girar; Akane pregunta por qué no se rinde, pues ya ha ganado algo sabiendo llevar así los cuencos; Ranma-m ríe forzadamente diciendo que aún no ha visto nada. La bisabuela la llama entonces y la saca al patio junto con Akane; también está Shampoo; la bisabuela enciende una hoguera y le pide a Shampoo una bolsa de castañas que vacía en el fuego; les pide que observen con atención y... comienza a sacar las castañas con la mano del fuego. Tras sacarlas todas les invita a probarlas; Shampoo comenta: "La legendaria técnica de las 'castañas asadas al fuego vivo'"; "Ni siquiera le veía las manos.", dice Akane impresionada. La bisabuela concluye la lección: "Si dominas esta técnica, apoderarte de la píldora Fénix será un juego de niños.", dice marchándose.

"Castañas asadas al fuego vivo.", piensa Ranma-m; y grita: "¡Nada me detendrá! ¡Dominaré las técnica!"; pero hace una mueca de dolor al sentir que ha metido un pie en la hoguera; "Mejor que no empieces hoy.", le dice Akane; mientras, Shampoo apaga la hoguera diciendo: "Es peligroso pisar fuego.".

Parte 11. Una feria muy seria.

Número 5.
"¿Todos preparados?", pregunta Soun; Akane, Nabiki y Kasumi están enfundadas en sus kimonos; la primera dice que está lista; Kasumi pregunta donde está Ranma-m, y Nabiki le dice que aún sigue en el jardín encendiendo hogueras. Ranma-m, con la cara llena de hollín, está acuclillada frente a una hoguera; aparece entonces la bisabuela preguntádole si ya domina la técnica, y le muestra la píldora Fénix; Ranma-m intenta arrebatársela en un juego de manos invisibles, en el que sólo se escucha un 'pap,pap'; al acabar, Ranma-m se ve las manos cubiertas con el símbolo de 'Fallo'; "Sigues siendo muy lento.", le sonríe la bisabuela, y comienza ella a sacar las castañas de la hoguera ante la impresión del resto de la familia que acaba de salir. Kasumi y Nabiki aplauden, mientras la bisabuela carraspea orgullosa mostrando las castañas y luego se va saltando y riendo. "Con menuda mujer te has ido a enfrentar, Ranma.", dice Soun; Ranma-m dice que para ser hombre debe conseguir la velocidad para poder sacar las castañas, pero Akane le dice que con su sensibilidad al calor no puede, y Ranma-m lo confirma arrimando las manos al fuego y llorando del dolor que le causa el calor. Ranma-m golpea impotente el suelo; Soun se le acerca y dice que venga con ellos a la feria para encontrar un remedio; "¿En serio?", le pregunta Ranma-m; "Pues claro; la feria te ayudará a olvidar esta locura."; Ranma-m comenta irónica que olvidando se arregla todo.

Pero finalmente, Ranma-m y Akane en sendos kimonos pasean por la feria; Akane le dice que no le pasará nada por divertirse un poco; Ranma-m juega en una caseta de tiro diciendo que no es momento de diversiones, y luego va de una caseta a otra riendo de manera forzada; Kasumi comenta apenada que Ranma-m se esfuerza en fingir que lo pasa bien, y Akane dice que 'fingir' no es la palabra adecuada. Akane se acerca a una caseta donde un hombre ofrece atrapar un pez por 100 ptas. (?), y dice a Akane que si los atrapa todos se los lleva gratis; Akane coge una especie de palita de tela e intenta atrapar uno, pero la palita se rompe; el hombre le deja probar de nuevo, pero tras varios intentos todas las palitas acaban rotas; "¡Estos chismes están defectuosos!", dice Akane enfadada, mientras el hombre comprueba que están bien; Ranma-m coge una palita y diciendo que Akane es una inúntil, comienza a coger los peces, llenando un cuenco tras otro ante la mirada atónita del público de la feria y desesperada del dueño: "¡A este paso me va a arruinar!"; Akane le recuerda que si los atrapa todos son suyos, y Ranma-m le dice que tranquila.

El dueño sin embargo propone un último reto: pescar pirañas con las manos; el trato es que si no las atrapa todas le devuelve los peces; Akane replica que no es justo, pero Ranma-m se ve atraída por el reto; Akane le dice que le morderán; "Tendré que atraparlas antes;", dice Ranma-m, "es cuestión de velocidad...", y entonces cae en la cuenta: "¡ Eso es! ¡Es... es lo mismo que las 'castañas asadas al fuego vivo'! Si puedo conseguir velocidad suficiente como para atrapar las pirañas antes de que me muerdan podré dominar la técnica de las castañas. ¡Es un entrenamiento especial!".

Shampoo está en la puerta de la "casa encantada", promocionada por la asociación de vendedores de ramen. Ranma-m llega corriendo llamándola: "¡Shampoo!"; "¡Nihao, Ranma!", responde ella, y Ranma-m le pregunta por la bisabuela diciendo que viene por la píldora; un golpe de bastón por detrás y una voz le hacen volverse para encontrarse con la bisabuela, que entra corriendo en la casa encantada; Ranma-m va tras ella, y al verse atacada por dos monstruos de la misma, los aparta sin contemplaciones; la llama de un dragón le ataca, pero arrebata una vara a otro monstruo y con ella se defiende del dragón y salta sobre él. Ranma-m cae frente a una piscina de agua caliente; en un barril dentro de ella está la bisabuela, que le muestra la píldora y dice que cruce el lago si la quiere. "¡Pues allá voy!", dice Ranma-m saltando hacia ella y dando un manotazo al pasar por su lado, pero va a caer a la piscina al perder el equilibrio; la bisabuela sonríe: "Quema, chico; quema mucho."; pero Ranma-m la sorprende al sostenerse sin problemas sobre el palo; "Has picado.", le dice, y le enseña la píldora; a la bisabuela parece darle un pasmo; Ranma-m abre el medallón que lleva la píldora: "Me la tragaré y así cuando caiga al agua no me dolerá.", dice dejándose caer; "Parece un caramelo.", comenta al metérselo en la boca. "Es un caramelo.", dice la bisabuela mientras Ranma-m cae, lívida, al agua.

"¡Quema!¡Quema!¡Quema!", se escucha por toda la feria; "¡Ranma!", grita Akane con una pecera en las manos, y al llegar a ella se la echa por encima. "Cambié el contenido por si acaso.", dice la bisabuela; "Por fin has dominado la técnica; desde luego, eres el hombre adecuado para Shampoo."; Ranma-m, mientras, está siendo mordisqueada por todas las pirañas mientras Shampoo se alegra porque las haya cogido todas y Akane comenta que menos mal que llevaba el recipiente.

Parte 12. Guerra de sandías.

Número 5.
Ranma-m mira cogida a un palo una playa llena de gente; "¿Dónde se habrá metido esa bruja?", se pregunta mientras recuerda que el Café Gato se ha trasladado a la playa este verano y la alegría de la familia Tendo cuando, "por el bien de Ranma", se trasladaron a la playa. "Así que huye de mí.", piensa Ranma-m, "Pues cuando la encuentre la voy a...", y la ve saltando con una caja de comida; sale tras ella y le pregunta si le va a dar la píldora; "Ni lo sueñes, novio.", contesta ella.

Mientras, en otro punto de la playa, se anuncia una competición: partir sandías. "Es una carrera. Es un arte. Es una guerra.", comenta el locutor; "Los competidores corren y tratan de partir la sandía del rival, y gana el primero que llegue a la meta con su sandía entera."; la gente se va yendo, comentando lo estúpido de la competición. Pero el locutor continúa: "Y el premio para el ganador es... ¡la señorita Shampoo!", y sale Shampoo en bañador sobre una sandía gigante, e inmediatamente toda la población masculina de la playa cambia de opinión; pero Ranma-m se fija en un detalle: "¡La píldora Fénix!", dice al verla colgada de la mano de Shampoo. "Si quieres esa píldora tendrás que ganar.", le dice la bisabuela; "Había llegado a pensar que eras lista.", responde Ranma-m.

En otro punto de la playa, los niños juegan con el panda y Akane se pregunta donde está Ranma-m; entonces escucha a un montón de chicos hablar de la competición de sandías y de que el premio es una tía. Shampoo mira ilusionada: "¿Lucharás por mí, Ranma!", y la abraza sobre la sandía gigante ante la sorpresa del resto del público y la mirada celosa de Akane.

Se da la señal de salida: "A sus puestos. Listos. ¡Ya!"; y Ranma-m sale arrasando, partiendo sandías a diestro y siniestro; ve una figura caer hacia ella; es la bisabuela, a la que esquiva a duras penas; "¿Tú también participas?", le pregunta Ranma-m mientras para sus golpes; "Estoy recordando cuando jugaba en la playa de niña.", responde la bisabuela; "¿Cuántos siglos hace de eso?", ironiza Ranma-m. Y en ese momento son Soun y el panda quien la atacan: "¿Cómo eres capaz, Ranma? Eres el prometido de Akane."; pero Akane llega corriendo sobrepasando a todos y diciendo: "Déjalo, padre; no me importa si Ranma quiere a Shampoo."; pero corre arrasando sandías a su paso. "Por como se comporta, nadie lo diría.", comenta Nabiki, mientras Kasumi anima a su hermana.

"Sólo quedan cuatro!", dice el locutor, "La niña de la trenza, el hombre del bigote,", que pelean entre ellos, "el panda,", que está jugando con la sandía," y la momia viviente." que le pega un bastonazo diciendo que a quién llama momia. De repente, el locutor se da cuenta de la presencia de Akane, y comenta que toma la delantera; pero de repente, Shampoo se planta delante de Akane: "Nadie me gana. ¡Sólo Ranma!"; el locutor alucina: "¡El premio entra en el combate!". Akane va a atacar a Shampoo y se escucha una sandía romperse..., pero son las de ambas, cortadas por Ranma-m. "¡Las chicas no deben jugar con espadas!", grita; y el panda llega con un cartel de "¡No seas fanfarrón!"; y Soun, crecido, le dice a una Ranma-m que se asusta que debe elegir; le acercan a Akane y a Shampoo, y dicen que a la que elija, que la bese. "Esta competición toma un rumbo inesperado.", comenta el locutor; "¿Quién de las dos chicas recibirá el beso?"; Shampoo habla mentalmente: "Si no me besas, no tendrás píldora. ¿Quieres ser mujer para siempre?"; pero Ranma-m se vuelve hacia Akane, tras la que está Soun, y le empieza a latir el corazón fuerte; Akane retrocede mientras se la acerca Ranma-m, buscando palabras para pararle, pero finalmente cierra los ojos y grita: "¡Somos las dos chicas! ¡Y hay gente mirando!"; pero al abrir los ojos sólo ve a Ranma-m partiendo la sandía de Soun y diciéndole que tiene una mente sucia. Akane lanza a Ranma-m por los aires deseándole la muerte.

La casualidad quiere que vaya a parar por el aire cerca de la línea de meta, pero la bisabuela llega y da un golpe que Ranma-m esquiva y la obliga a retroceder; ambas se plantan frente a frente junto a la meta; "No te dejaré ganar si no prometes que elegirás a Shampoo.", dice la bisabuela; "¡Vieja bruja! Es hora de que arreglemos esto.", concluye Ranma-m.

Parte 13. Compromiso naval.

Números 5 y 6.
Ranma-m ataca: "¡Se acabó, bruja!"; Ranma-m y la bisabuela pelean encarnizadamente; "La carrera se ha transformado en una batalla ante la línea de meta. La primera sandía en romperse perderá."; y ambas contendientes parten sus sandías a la vez. "¡Imposible, un empate! ¡Ambas concursantes quedan eliminadas!". Pero ni Ranma-m ni la bisabuela dejan de pelear; "Increíble, has roto mi sandía. ¿Desde cuando lo haces tan bien?", pregunta la bisabuela; "Te debo mucho por el entrenamiento al que me has sometido.", contesta Ranma-m, y asestando un golpe que arrebata el bastón a la bisabuela termina: "¡Y te lo pienso pagar ahora!". Ranma-m aguanta el bastón con un pie; "Te vuelves lenta; ¿por fin notas los años?", dice Ranma-m apuntándola con el bastón; Akane se huele algo: "No puede vencer a esa anciana con tanta facilidad.", piensa. Ranma-m le exige a la bisabuela que si gana le dará la píldora Fénix; la bisabuela parece resignarse a aceptar resollando, pero le dice que si gana ella, Ranma será el novio de Shampoo; y Ranma-m acepta, ante la felicidad de Shampoo y la desesperación de Akane: "Pero recuerda...", dice la bisabuela y tomando la punta del bastón lo empieza a sacudir agitando también a Ranma-m, "... un trato es un trato.", y la estrella en la arena.

La gente se sorprende: "La anciana... ¡ha recuperado su juventud!"; Soun cae en la cuenta: "Estaba fingiéndose derrotada."; "Tiene sabiduría de edad.", dice admirada Shampoo; "Y Ranma tiene la estupidez de la juventud.", dice Akane enfadada, y a continuación comienza a decirle: "¡ Tonto tonto tonto tonto tonto tonto!"; "Ha quedado muy claro, Akane.", dice Kasumi, mientras Ranma-m replica que se calle.

"¡Tengo que ganar!", dice Ranma-m atacando; la bisabuela la esquiva y comienza a provocar un torbellino de arena girando alrededor de Ranma-m; "Creo que podrás ganarme dentro de cien años.", replica; la arena ciega a Ranma-m, que la llama momia tramposa, y un nuevo golpe de bastón de la bisabuela la lanza por los aires, cayendo al mar. La bisabuela la sigue: "Como estamos en el océano, te enseñaré un truco con agua.", y sumegiéndose comienza a hacer girar el bastón con rapidez, provocando un remolino que sube como un geiser; la gente lo observa asombrada, y perciben en el remolino las figuras de Ranma-m y la bisabuela, que aprieta el cuello de su rival con el bastón. "¿Renndlllirrrmm?", pregunta la bisabuela; "¡Jlaaammmss!", responde Ranma-m. "Una llave de cabeza; !es el fin!", dice Soun; Shampoo le grita que se rinda, y Akane piensa que como pierda lo mata. Pero Ranma-m saca fuerzas y parte el bastón de la bisabuela y la lanza al mar.

Y todo el mundo queda sorprendido al ver a la anciana de pie sobre el agua sin hundirse; "¡Imposible!", grita Akane; Soun dice que si alguien puede hacerlo es ella: "Para un auténtico maestro de las artes marciales es posible apoyarse hasta en una ramita que flote sobre el agua.". Pero lejos de eso, un tiburón salta del agua y es sobre él sobre el que estaba la bisabuela. Todo el clan Tendo se queda más patidifuso; "Es un tiburón.", dice Akane; "¿Verdad?", dice Soun; Akane reclama que eso es trampa, y Shampoo le dice que no lo es. La anciana realiza un nuevo ataque diciendo que ha usado el tiburón sólo para apoyarse, e impulsa el agua con las manos d´ndole forma de tiburón: "¡Puño tiburón!". El agua golpea a Ranma-m con fuerza brutal; Ranma-m queda sumergida; la bisabuela da un golpe más y Ranma-m sale impulsada hacia arriba por el agua en forma de tiburón.

"¡No! ¡Lo va a matar!", grita Soun; Akane corre desesperada: "¡Alto!"; y se lanza al agua pensando: "¡Ranma! ¡Ya voy!". Sus hermanas miran curiosas; "¿Recuerdas si Akane sabe nadar?", pregunta Kasumi; "¿Estás loca? Es una negada.". Y Ranma-m se queda sorprendida al ver a Akane hundirse hacia el fondo del mar agitándose de manera desordenada; a duras penas la alcanza y la consigue sacar. Mientras la aguanta a flote le increpa: "¡¿Qué demonios te crees que haces?!"; Akane, tosiendo, trata de replicar: "P-pero t-tú... cof, cof.". "Una pobre chica se ha cruzado; lástima.", dice la bisabuela sobre el tiburón, y se lanza hacia ellas en una escena que recuerda mucho a una famosa película. "Tendré que librarme de ella.", termina por decir.

Parte 14. El gatito de los mares.

Número 6.
El tiburón persigue a Ranma-m, que carga con Akane; Soun está desesperado, pues ve que al cargar con Akane, Ranma-m lleva las de perder; "Se acabó el juego.", dice Shampoo. La bisabuela vuelve a usar el puño tiburón que golpea con fuerza a Ranma-m, que cubre con su cuerpo a Akane y ambas van a caer sobre la playa, donde la gente se aparta asustada. Y ambas caen, Akane en los brazos del panda y Ranma-m en los de Shampoo; "Ranma, es hora de rendirte. No puedes vencer a la bisabuela.", le dice Shampoo. Ranma-m la mira con fijeza: "Puedo ganar. Si estás conmigo, Shampoo, puedo vencer a cualquiera. ¿Me ayudarás? ¿Verdad?"; Shampoo suspira: "¿De verdad me necesitas, Ranma?"; Ranma-m se lo repite, y Akane se encara con ella: "¡Ranma! Y yo no haría más que estorbar, ¿verdad?"; y Ranma-m le contesta: "Me alegra que lo reconozcas.". En la siguiente escena, Ranma-m con las mejillas enrojecidas por sendos bofetones de Akane trata de atarse a Shampoo a la espalda; "Promete que no me soltarás.", le dice Ranma-m, y Shampoo lo promete, mientras Kasumi le dice a Akane que no debía haberle pegado tan fuerte.

"¡Allá voy, bruja!", dice Ranma-m lanzándose al agua; la bisabuela dice que, aunque meta a Shampoo, no va a ser más blanda; mientras, Akane llora apartada y piensa: "¡Vale, sí, yo soy una negada en el agua! ¿Y Shampoo qué? En el agua se transforma en...", y cae en la cuenta mientras Ranma-m y Shampoo caen al agua, Shampoo se hace gato y Ranma-m comienza a sentir pánico. "¡Ranma va a utilizar el puño de gato! La técnica invencible de convertirse en gato y luchar con ferocidad de gato. ¡Puede ganar!". Pero Ranma-m lo único que hace es nadar gritando de terror, mientras la bisabuela le pregunta qué le pasa. "¿Técnica invencible, eh?", dice irónicamente Nabiki mientras a Akane se le pone cara de vergüenza ajena; cuando Ranma-m se acerca a la orilla, se encara con ella: "¿Quieres hacer el favor de cambiar deprisa? ¡Me estás avergonzando!", y le pone a Shampoo-gato en la cara.

Soun increpa a Akane que sabe de sobra que los gatos asustan a Ranma, pero calla sorprendido al oír a Ranma-m maullar y adoptar la postura a cuatro patas; la bisabuela se queda lívida: "No puede ser... esa postura... ¿es posible?"; y Ranma-m se lanza hacia ella rugiendo; la bisabuela contraataca con otro puño tiburón, pero Ranma-m desgarra el agua con la mano ante la sorpresa de todos y llega al tiburón, fundiéndose con él en un mortal abrazo que hace que todo el grupo caiga al mar y se hunda. La tranquilidad se apodera de la superficie. "¡Qué silencio!", dice Soun, mientras el resto de la gente se pregunta qué puede haber pasado.

Y de repente el mar estalla de nuevo y la gente se aparta despavorida y... ¡Ranma-m salta sobre la arena con el tiburón en la boca! La gente no se lo puede creer, y Ranma-m continúa jugando arañando al pobre escualo que suelta lagrimones de dolor y asusta al resto de bañistas; Akane la llama entonces: "¡Ranma! ¡Ya basta!", y la llama, ignorando las advertencias del resto de la gente. Y, efectivamente, Ranma-m salta hacia ella y se posa con tranquilidad en su regazo, mientras Akane la acaricia diciéndole: "Gatito bueno.". "Vaya, el novio conoce el puño de gato.", dice una voz familiar; "Hacía cincuenta años que nadie me causaba tantos problemas."; Akane le azuza a Ranma-m preguntándole si quiere seguir luchando. Pero la bisabuela le lanza la píldora Fénix: "Premio al espíritu combativo. Volveremos a vernos.", y se va saltando y riéndose.

Posada; "Akane, cgg... cgg... cariño.", apenas consigue decir Ranma-h, "Cuando te lanzaste al agua y casi te mataste por salvarme, me dieron ganas de pegarte, digo besarte; bueno... gracias, en serio."; está en un baño caliente y piensa con cara de fastidio: "Esto no es lo mío, pero tengo que decirlo."; y vuelve a hablar en alto: "Gracias por lo que hiciste."; y Shampoo salta desnuda y se abraza a él: "De nada. Yo tenía que ayudar a mi novio, claro."; y Ranma-h pega un grito asustado.

Ranma-h permanece inconsciente, mientras Shampoo le acaricia la frente: "Pobre Ranma; me ve y se desmaya."; Kasumi habla a Shampoo: "Tú y yo vamos a tener que hablar sobre hombres y bañeras."; Genma mientras pregunta a Ranma-h si no le da las gracias a Akane, y ésta, partiendo una sandía con sus manos, concluye: "¿Para qué? Al fin y al cabo, ¿soy algo para él?". Y Soun mira asustado a la bisabuela que se asoma por el balcón: "Esto acaba de empezar, novio.", piensa.

Escenas inolvidables: Ranma-m con el tiburón en la boca, y el pobre bicho llorando de dolor.

Parte 15. ¿Quieres unirte a mí?

Número 6.
Casa de los Tendo; el cartero llega con correo para Ranma-h; "¿Un desafío? ¡Ajá, de Ryoga!", dice Ranma-h mientras lee el texto de la carta: "He estado entrenándome en las montañas; mañana llegaré al gimnasio Tendo. Te enfrentarás con tu destino.".

Una semana después, la bisabuela entra al Café Gato; Shampoo la saluda y la bisabuela dice que están de suerte: "He encontrado un cerdo que parece delicioso.", dice enseñándoselo, y efectivamente es P-Chan; "¡Mucha suerte hoy, bisabuela!", y la anciana entra a la cocina mientras el cerdito gruñe desesperado; Shampoo piensa para sí misma: "Ese cerdo suena de algo a Shampoo."; en la cocina, la bisabuela está frente a una sartén con agua hirviendo diciendo al cerdo que se va a convertir en un plato de rechupete, y que algún día se lo agradecerá. Shampoo cae entonces en la cuenta, y entra en la cocina diciendo que no cocine al cerdo, pero llega tarde, pues Ryoga ya sale abrasado de la sartén. Se encara a la bisabuela: "¿¡Cómo osas, anciana!?", pero la bisabuela la tumba y Shampoo se cubre el rostro ante la desnudez de Ryoga.

Salón del Café Gato; "Eres amigo del novio.", dice la bisabuela; "¡No soy su amigo!", replica airado Ryoga, "Ranma Saotome tiene la culpa de que me convirtiera en cerdo."; entonces la bisabuela le hace la proposición: "¿Te unes a mí?"; Ryoga no se lo cree: "¿Qué quieres decir?"; "Me ofrezco a entrenarte.", le dice la bisabuela; Ryoga sonríe de manera autosuficiente, y le dice que no es tan débil para eso y se despide. "Si cambias de opinión, vuelve."; "No me esperes levantada.", responde Ryoga. La bisabuela come tranquila, ve un rato la televisión y al salir al pasillo ve a Ryoga. "¿Aún estás aquí?", pregunta sorprendida; "Eh..., ¿Dónde está la puerta?", pregunta Ryoga avergonzado, mientras Shampoo informa a su bisabuela de que Ryoga no tiene sentido de la orientación.

Clínica del doctor Tofu; "¡Uau! ¿Y esas anguilas?", dice admirado Ranma-h; "Me las regaló un paciente, y quisiera darle una al señor Tendo. ¿Te importa llevársela?". Ranma-h vuelve a casa con una pecera con una anguila dentro cuando siente una presencia; "¡Disponte a morir, Ranma!", grita Ryoga al atacarle; Ranma-h consigue esquivar su patada y comenta: "Hola, Ryoga; llegas una semana tarde; no es mucho siendo tú."; "Así has vivido una semana más. ¡Ahora, pelea!", responde Ryoga, que ataca sucesivas veces; Ranma-h esquiva sus puñetazos y le dice que debe llevar la pecera; Ryoga dice que acabará con ella para que no se preocupe; Ranma-h consigue esquivarlo varias veces y con la pecera sobre la cabeza se queda a dos centímetros de su cara: "Te haces lento, Ryoga.", le dice; Ryoga está impresionado pero replica, pero Ranma-h lo esquiva y le golpea con la misma mano con la que después coge la pecera que caía hacia el suelo: "¡Pero que lento eres!", le dice. "Es... es imposible.", piensa Ryoga mientras cae.

"Ah, hola, Ryoga.", dice Akane al verlo; Ryoga se ruboriza y... se da cuenta de que va a caer a una fuente al mismo tiempo que Ranma-h. Pero Ranma-h lo salva en el último momento cogiéndole de la nariz. "¿Ya os estáis peleando otra vez?"; Ranma-h replica que es Ryoga el que no deja de atacarle; mientras, Ryoga se ve humillado delante de Akane por Ranma-h y saca fuerzas para atacarle de nuevo; pero Ranma-h es más rápido y con cuatro golpes lo inmoviliza llamándole cretino desagradecido. Luego se vuelve a Akane: "Por cierto, ¿has encontrado ya a tu cerdito?"; "¿A P-Chan? Pues lo he estado buscando. ¿Por qué lo dices?", y Ranma-h suelta a Ryoga diciendo si quiere verlo, pero lo vuelve a coger con el pie in extremis; sonríe a Ryoga diciendo que era una broma. Akane mira la cara de Ryoga y se acerca a Ranma-h... y lo lanza por los aires, cogiendo a Ryoga y diciendo que deje de meterse con él. Desde el aire, aún trata de replicar, pero Akane le lanza su raqueta y le da en toda la cara.

Ranma-h piensa sobre la rama de un árbol lo extraño de la debilidad de Ryoga para haberse entrenado tanto; y cae en la cuenta: "¿Puede... que Ryoga no sea peor... sino que yo sea mejor?".

Mientras, Akane trata de recomponer a Ryoga, diciéndole que Ranma-h no debía haber sido tan bruto; hace crujir una articulación de Ryoga, preguntándose si va como la ha puesto o al reves; luego vuelve a hablarle: "Ryoga, será mejor que no vuelvas a desafiar a Ranma. No lo sabe, pero de tanto pelear con la bisabuela de Shampoo se ha vuelto más rápido. Es mejor que te vayas."; y al ver la mirada de Akane a Ryoga se le hunde el mundo: "¡No! ¡No quiero ver piedad en esos ojos!", piensa; "¡No lo toleraré!", grita ya en alto escapando con los brazos al tener las piernas inmovilizadas gracias a la "recomposición" de Akane.

Un golpe tras otro y un agujero tras otro en un muro, mientras se escucha un "¡Maldito!", repetido insistentemente; "¡Maldito seas, Ranma!", grita definitivamente Ryoga; "Vaya, por lo visto te han puesto en ridículo.", dice la bisabuela tras él; "Me apetecía volver a charlar contigo.", continúa. "Vaya,", sonríe Ryoga, "yo estaba pensando en lo mismo."

Escenas inolvidables: Ryoga saliendo sobre sus brazos tras la "habilidosa" recomposición de huesos de Akane.

Parte 16. Comidas de entrenamiento.

Número 7.
Bosque en plena montaña; Akane está partiendo leña con la mano; "Desde luego, si estamos de vacaciones, ¿por qué me toca hacer esto?", dice mientras recuerda como su padre la mandó con Ranma-h y Genma en el viaje de entrenamiento para cocinarles, y como Kasumi le dijo que se lo tomara como un entrenamiento para cuando se casara; Akane hace una mueca de desprecio mientras sigue partiendo leña.

En el bosque, Ranma-h y el panda van botando de rama en rama y peleando; Ranma-h recrimina a su padre que no se negara a que Akane les acompañara, pues lo va a molestar en su entrenamiento; "Cocinas de pena", responde el panda en un cartel; "¡Y tú eres un gourmet! ¿no?"; en ese momento la bisabuela llega y toca con el bastón a Ranma-h en la espalda: "¡Qué sorpresa, novio! ¿Tú también te estás entrenando?"; Ranma-h responde con una patada, maldiciendo su presencia, pero la bisabuela la esquiva y dice que no va a pelear con él, pero que le sugiere que se entrene bien; y se va riendo saltando de rama en rama, mientras Ranma-h queda sorprendido.

Junto a una cascada, la bisabuela habla con Ryoga: "Antes de nada, quiero verte destrozar esta roca.", dice señalando un enorme peñasco; Ryoga, con risa autosuficiente, comenta irónico que no era ese el duro entrenamiento que esperaba, y de un puñetazo parte la roca por la mitad; la bisabuela lo mira y dice que no quiso decir que la partiera, sino que la destrozara; y acercándose a una de las mitades, pulsa con un dedo... y la roca se desintegra en pedacitos; Ryoga está más que perplejo. "¿Quieres aprender el truco?", le pregunta la bisabuela; "Creí que nada tuyo podría sorprenderme más que tu cara.", responde Ryoga, y la bisabuela le sacude un puñetazo.

Campamento del otro grupo; sobre la hoguera, una cazuela con su contenido hirviendo; Ranma-h dice que se muere de hambre, y Genma nota que van a cenar curry; Akane prepara un plato diciendo que no tiene muy buena pinta, y ofrece un plato a cada uno. "El olor es... interesante.", dice Ranma-h; Akane responde que le ha puesto vino blanco; Genma ríe mostrando su satisfación por haber traído a Akane; Akane, un tanto azorada, ríe diciendo que no sabe si estará bueno; Ranma-h dice que con el hambre que tiene se comería hasta una caca de cerdo, y Akane le amenaza con un cuchillo, mientras Ranma-h le asegura que no ha querido decir nada malo. Genma y Ranma-h prueban la primera cucharada... y sus caras reflejan algo parecido a haber recibido una paliza; Akane mientras sonríe y mira a ambos; Genma se levanta: "Bueno, Ranma, es hora de volver a entrenarse."; "Sí, señor.", responde éste alzándose a la vez; ambos salen corriendo dando gracias por la cena. Akane mira curiosa el plato, prueba una cucharada y casi se desmaya; "¿Será el vino?", piensa mientras rebusca en la mochila buscando la botella; "¿Qué clase de...?", y encuentra la botella: "Vinagre.".

Ranma-h y Genma se agarran respectivamente del cuello de la camisa: "¡Te dije que no la trajeras!"; "¡Eres su prometido! ¡Haz que aprenda a cocinar!". Akane mientras habla junto al río: "No tenía por qué marcharse; al fin y al cabo, hice todo lo que pude."; y cogiendo una roca la lanza a la espesura llamando idiota a Ranma-h; y la roca va a parar a la cabeza de Ryoga, que cae de los árboles. Mientras, en la rama de un árbol, Ranma-h recuerda las últimas palabras de su padre: "Bajaré de la montaña a buscar provisiones."; Ranma-h se queja de su padre, pero piensa que nadie puede comer esa porquería; pero al gruñirle el estómago, se rinde; "Condenada Akane...", va pensando mientras se dirige al campamento. Pero al llegar ve a Ryoga junto a Akane; ésta le pregunta si también se está entrenando, y Ryoga se lo confirma; Akane le prepara un plato de una nueva comida y se lo ofrece; Ryoga llora de la emoción: "La vida es bella; ¡comer de la comida casera de la hermosa Akane! ¡No hay hombre más feliz!", y dándole las gracias prueba la primera cucharada. Una lechuza surca el aire; Akane mira curiosa a Ryoga, y le pregunta si está bueno; Ryoga, con la cara completamente desencajada y los ojos llenos de lágrimas, responde: "¡N-n-nunca en mi v-v-vida he probado... algo t-t-tan exquisito!"; Akane sonríe contenta: "¡Bien! Sabía que era buena idea mezclar el azúcar con la mayonesa.".

En ese momento, Ranma-h cae tras ellos, con un plato en una mano y una cuchara en la otra, y con una cara muestra de tener arcadas; Akane le arrebata el plato preguntándole quién le ha dado permiso; Ranma-h le pregunta si lo prueba; "¿Insinúas que está malo?", pregunta Akane; "¡Pruébalo y verás!". En ese momento, Ryoga lanza su cuchara a la cabeza de Ranma-h, diciendo que no se va a quedar parado oyendo eso; Ranma-h le pregunta si quiere pelea, y Akane dice a Ryoga que le basta con que le haya dicho que está bueno. Ranma-h provoca más a Ryoga: "No me gusta enfrentarme a gente más débil."; Ryoga se solivianta y va a atacarle... pero la bisabuela llega por detrás y lo deja KO; "Pelearéis dentro de una semana.", dice a Ranma-h, y dice que tendrá un adversario formidable. Akane mira de reojo a Ranma-h y se dirige tras la bisabuela: "Tengo que cuidar de Ryoga."; y cuando Ranma-h le dice que espera, Akane se encara a él: "Resulta que a Ryoga le gusta como cocino.".

Ranma-h llora a lágrima viva comiendo la comida de Akane: "Ya verás, Akane. También yo conseguiré que me guste esta caca."; mientras, Genma le dice que pare, que parece al borde de la muerte.

Escenas inolvidables: La cara de todos los que son víctimas de los experimentos culinarios de Akane; es la primera vez, pero no será la última.

Parte 17. Punto de ruptura.

Número 7.
Montañas; Ryoga, atado colgado de un árbol de manera que sólo un brazo le queda libre y sólo uno de sus dedos le es útil, espera hasta que ve precipitarse hacia él una enorme roca; presiona con el dedo sobre ella... pero la roca le golpea de lleno y queda colgando boca abajo; la bisabuela le vuelve a decir, ya exasperada, que debe golpear en el punto de ruptura, y subiendo sobre la roca que aún cuelga de una cuerda, la destroza. Akane mira sorprendida; piensa lo que pasaría si Ryoga dominara la técnica mientras vigila la comida; y se imagina a Ranma-h estallando por efecto de la técnica. Pero entonces ve a Ranma-h, arrastrado por el suelo y con cara de angustia mientras prueba la comida que está vigilando Akane; Akane le pregunta que hace, y ante el "puajjj" de Ranma-h, lo agarra del cuello y le pregunta por qué se lo come si no le gusta; "No te falta razón.", le responde Ranma-h. Cuando va a golpearle con la bandeja, la bisabuela llega arrastrando a Ryoga y saludando y Ranma-h, y al ver a Ryoga KO, Akane se abalanza sobre él estampando la bandeja el la cara de Ranma-h.

Akane coge a Ryoga por detrás de los hombros, mirándolo de manera compasiva; Ranma-h mira la escena desencantado, y la bisabuela se le empieza a reír en sus narices, diciendo que su chica le da de lado; Ranma-h también se ríe sarcásticamente, y se levanta diciendo que sólo venía porque estaba preocupado; Akane se gira incrédula: "¿ De verdad?"; Ranma-h la mira con pena: "Akane..."; ella le devuelve la mirada; y Ranma-h se acerca a Ryoga y dándole palmaditas en el hombro le acaba de decir: "No lo envenenes con tu comida. Tiene que pelear conmigo."; Akane lo mira con rabia y gritando su nombre lo lanza de una patada al cielo. "Ya se va. ¡Qué joven tan inconstante! ¿No prefieres a Ryoga?", le dice a Akane. Pero Ryoga, ya despierto, dice que deje de hacer de casamentera, y con ardor en los ojos, dice que sólo piensa en derrotar a Ranma-h. Akane adivina que lo dice en serio, y se pregunta qué le va a pasar a Ranma-h.

"¡¿Rompe las rocas con un sólo dedo?!", dice atónito Genma; "Debe ser la técnica secreta del punto de ruptura."; Ranma-h le pide a su padre que se explique, y éste le dice que toda cosa viva o inerte posee el llamado punto de ruptura, incluyendo el cuerpo humano. Ranma-h sonríe autosuficiente: "Tranquilo, si no me toca no puede hacerme ningún daño.". Genma le suelta entonces un avispero y dice que noquee a todas las avispas sin que le piquen y entonces no tendrá por qué preocuparse por el punto de ruptura; Ranma-h comienza a golpearlas, pero al cabo de unas horas, hinchado de picaduras y arrastrándose por el suelo, su padre le dice que lo deje. Ranma-h, recordando a Akane abrazando a Ryoga, piensa: "Ya verás, Akane, estúpida. No pienso perder. ¡Ni hablar!".

Mientras, en el campamento de Ryoga, de nuevo cuelga del árbol sólo con un dedo libre, y una roca, con la bisabuela encima, se abalanza sobre él; Ryoga la golpea varias veces, sin romperla pero deteniendo su trayectoria; la bisabuela da la vuelta a la roca y le grita exasperada: "¡No encontrarás el punto de ruptura si tienes otra cosa en mente!"; Ryoga dice que no tiene otra cosa en mente, pero la bisabuela de nuevo le da la vuelta a la roca y Ryoga ve que sus golpes han marcado una palabra en la misma: Akane. Akane, mientras, duerme en la tienda.

El día de la pelea, Ryoga y la bisabuela por un lado, el pando y Ranma-h por el otro, y Akane en medio colgando de un árbol preguntando que tiene que ver ella en esto; la bisabuela le dice que pensó que esto sería más emocionante con un premio en juego. "¿¡Premio!?", dice Akane incrédula. "¡Disponte a morir!", es el reto que se lanzan mutuamente los rivales. "Eh... disculpad...", murmura Akane desde lo alto con cara de hastío.

Parte 18. El hombre inmortal.

Números 7 y 8.
Akane observa el combate desde el aire; Ryoga es el primero en atacar con el dedo en punta; Ranma-h lo esquiva y comenta, dándole una patada que hace caer a Ryoga, que deja muchos huecos en defensa a pesar de haberle entrenado la bisabuela; Ryoga cae de manos y se incorpora, diciendo que le va a cerrar la boca para siempre, y hace el punto de ruptura sobre el suelo; Ranma-h va recogiendo los pedazos de roca preguntando si es una cortina de humo, y se confirma su sospecha cuando esquiva a Ryoga en el último momento; el dedo de Ryoga impacta en otra roca que estalla. Mientras, la bisabuela piensa risueña: "El novio no tardará en comprender el aterrador poder del punto de ruptura."; Ryoga sigue atacando a Ranma-h, que le esquiva y le dice que si sigue recibiendo pedradas lo pasará mal; Ranma-h decide acabar rápido, y dándole una patada lo manda por el aire.

"¿Ya está?", piensa Akane; "Con esta técnica, la ventaja es para Ranma; Ryoga siempre está en el centro de la explosión y le golpean todas las esquirlas, mientras que Ranma lo tiene mucho más fácil. ¿Por qué la anciana le ha enseñado eso? Creí que quería que ganara Ryoga."; Ryoga ha ido a estamparse contra una roca, y al caer al suelo se ve atrapado por peñascos desprendidos de la roca contra la que se ha estrellado. "Más fácil de lo que pensaba.", dice Ranma-h; pero la roca se agrieta bajo sus pies y salta a tiempo de que no le pille la explosión, agarrándose de la cuerda de la que pende Akane; Ryoga ríe diabólicamente al salir de la roca viva: "¡Te has vuelto debilucho, Ranma! ¡Tu patada fue como el roce del pie de un bebé!". Ranma-h no se lo puede creer.

Akane cae entonces en la cuenta: "¡Claro! El entrenamiento de Ryoga lo ha hecho resistente a los impactos."; la bisabuela habla ahora a Ranma-h desde el árbol en el que están, y le pregunta si cree que podrá derrotar a Ryoga; "¡Ni lo dudes! ¡Yo también me he entrenado!"; "Seguro que sólo practicastes esquivas.", le dice Akane; y Ranma-h se queda lívido al darse cuenta de que es cierto; "¿Aún crees que puedes ganar?", le pregunta Akane con mirada irónica; "Te recuerdo que en esta competición yo soy el premio."; Ranma-h le saca la lengua mientras le dice que no pelea por ella y Akane se enfada. La bisabuela corta la cuerda que sostiene a Akane, y ambos caen; Ranma-h coge a Akane en el aire preguntando por qué ha hecho eso, y Akane le da una patada diciendo que no le toque y mandándolo por los aires.

Ranma-h va a caer hacia Ryoga, que pone su dedo en posición; pero Ranma-h coge con dos dedos el dedo de Ryoga, bloqueando el punto de ruptura primero en esa mano y después en la otra, y comienza a patear a Ryoga en el estómago; Ryoga sonríe apaciblemente: "Como te dije, tus patadas son... ¡como el roce de un bebé!", y le da un cabezazo que tumba a Ranma-h. Ryoga se abalanza sobre él diciendo que no tiene fuerza para detenerle; Ranma-h consigue esquivarlo y le habla: "No quería usar esto, Ryoga; ¡la técnica secreta Saotome!"; Ryoga se queda sorprendido. El panda saca un alarmante cartel: "¿Se atreverá a usarla?".

Parte 19. Desplazamiento veloz.

Número 8.
"¡La técnica secreta Saotome!", se dicen aún todos sorprendidos; ante el ataque de Ryoga, Ranma-h lo esquiva, le da la espalda y grita: "¡Desplazamiento veloz!"; y sale corriendo.

Todos se quedan demasiado asombrados; "¿Eso... era la técnica... secreta Saotome?"; Ryoga sale corriendo tras Ranma-h: "¡Vuelve aquí, cobarde!". Mientras, en la cabeza de Ranma-h, que salta entre los árboles, resuenan las palabras de su padre: "Atiende bien, hijo; la ténica secreta Saotome se basa en los dogmas de 'Movimiento', 'Contemplación' y 'Oposicón'."; "En definitiva, huir para pensar un plan para atacar al enemigo.", dice Akane; "Premio", responde el panda en un cartel; "¡¿Y eso es una técnica?!", dice ella indignada; "¡Oye! No es tan fácil como parece.", responde el panda.

Dentro del bosque, Ryoga murmura que no va a ganar nada con huir; Ranma-h llega saltando: "El que seas más duro, no significa que seas invulnerable.", dice impulsándose en una rama y yendo a golpear a Ryoga en el estómago; "¡Me haces cosquillas!", responde él golpeándole con el puño; pero de repente acusa el golpe. Akane, el panda y la bisabuela miran atentos; "¡Eso hace el retroceso de una rama!", se sorprende ésta última; "Cosquillas, ¿eh?", comenta Ranma-h; Ryoga vuelve a atacarle y Ranma-h responde y le hace retroceder de un puñetazo; "¡Esta vez sin rama!", dice Akane, y se da cuenta: "Un momento, parece un solo puñetazo, pero golpea cientos de veces en el mismo punto."; la bisabuela recuerda el entrenamiento de velocidad que estuvo dando a Ranma-m, y observa que ha dado sus frutos.

Ryoga parece destrozado; Ranma-h resopla preguntándose si se ha acabado; pero la bisabuela dice que cuanto más dure el combate, más seguro es que pierda Ranma-h; Akane se sorprende, pues cree que Ranma-h ya ha ganado; pero Ryoga vuelve a levantarse: "Al menos has hecho que la pelea valga la pena.", comenta; Ranma-h está ya asustado; Ryoga vuelve a atacar y Ranma-h responde de la misma manera; pero se está agotando, y Ryoga se lo hace notar. "Tiene razón; ¡sólo me quedan fuerzas para otro ataque, y debe ser el definitivo!", piensa mientras esquiva los continuos golpes de Ryoga; Ranma-h cae; Akane le increpa por su torpeza; y Ryoga le va a hacer el punto de ruptura sobre la cara... pero Ranma-h lo esquiva y ambos salen despedidos por el aire. Ranma-h se pone sobre Ryoga y comienza a golpearle continuamente; "Dime que tal ¡esto!", grita Ranma-h dando el golpe definitivo al estrellar a Ryoga contra el suelo; Ryoga hace una mueca de dolor y se desmaya. "Ya te...", murmura Ranma-h; y la roca sobre la que han caído se resquebraja; "¡¿... tengo?!". Y ambos caen al vacío ante el grito desesperado de Akane y el lamento de la bisabuela por la torpeza de Ranma-h.

Ranma-m sale a duras penas del río llevando consigo a un P-Chan inconsciente; se tumba cansada sobre la hierba, maldiciendo a Ryoga por causarle tantos problemas. La bisabuela llega entonces: "Quería que Ryoga ganara la pelea para que se llevara a tu chica."; "¡Serás bruja!", le dice Ranma-m; "¿Cómo se te ocurre enseñarle a Ryoga una técnica tan peligrosa?". "¿Peligrosa, dices?", dice la bisabuela aplicando el punto de ruptura sobre Ranma-m que grita de terror; "Tranquilo, el punto de ruptura sólo vale para las rocas."; pero Ranma-m ya está en coma mientras la bisabuela le insiste que no vale para las personas y P-Chan, ya despierto, gruñe enfadado.

Ranma-h recuerda las palabras de Ryoga: "Por esta vez acepto mi derrota con elegancia, Ranma. Despídete de Akane en mi nombre.". Y en casa de los Tendo, Ranma-h increpa a P-Chan: "¡Eh, cerdo! ¿No te ibas a marchar?"; P-Chan le saca la lengua y Akane dice a Ranma-h que le de la bienvenida, que acaba de llegar.

Parte 20. El camino del té.

Número 8.
Llueve en las calles de Tokio; a lo lejos se escucha un galope, y la gente se aparta espantada al paso de un caballo desbocado; la gente se sorprende más al ver quien lo monta: "¡Un cadáver! No, sólo está inconsciente; seguro que va borracho.". Por la misma calle en sentido contrario, Ranma-m huye despavorida de Shampoo-gato, mientras la gente la advierte a gritos; pero Ranma-m, en su terror, arrolla al caballo y lo hace saltar por los aires, dejando parada a Shampoo-gato; en su carrera, se estrella contra una farola mientras el caballo y su jinete caen al suelo.

Las gotas de lluvia despiertan a Ranma-m, y al ver al jinete tendido inconsciente en el suelo se le acerca y lo abofetea mientras le pregunta si está bien; el joven se despierta... e inmediatamente empieza a preparar un té bajo la sombrilla que transportaba, que también cubre a Ranma-m: "El más profundo agradecimiento por salvar esta indigna vida. Este té es mi indigno gesto de gratitud."; Ranma-m se rasca extrañada: "La verdad, no hice nada importante."; el joven se inclina: "Cierto; sólo impediste mi humilde muerte. Por ello te ruego patéticamente que saborees mi gratitud."; Ranma-m se rinde y prueba el té, y de repente comienza a sentirse extrañamente mal; el joven sonríe satisfecho: "Una droga paralizante."; Ranma-m no se lo puede creer, mientras el joven la coge en brazos y llora de la emoción: "¡Por fin conozco a una mujer fuerte!".

Akane escucha un galope y se vuelve intrigada, y ve al joven montado en el caballo pasando junto a ella perseguido por Shampoo-gato; se fija que Ranma-m va inconsciente en la grupa del caballo y le lanza el paraguas al joven, pero algo impacta en él y engancha a Akane de la capucha del impermeable, clavándose en un poste. Akane examina intrigada el objeto: "¿Una cucharilla de la ceremonia del té?".

El viento arrastra una hoja de un árbol, que va a caer sobre el rostro de Ranma-m, aún dormida, que estornuda aparatosamente; se incorpora y no puede creer lo que lleva puesto: "¡Un kimono de boda!"; entonces entra el joven: "Ya te has despertado. Suplico perdón por mi execrable rudeza."; y Ranma-m le responde con una patada en la cara; el joven le pide que le escuche, pero Ranma-m está indignada y se marcha indignada mientras el joven se aferra a su kimono pidiendo que le haga caso. Y una abuela, de aspecto gigantesco y arrodillada, se encara con ambos: "¡Sentaro! ¿Ya le has vuelto a poner ese kimono a otra pobre chica?"; Ranma-m se queda impresionada, mientras Sentaro trata de explicarse: "Abuela, no es otra chica, es la chica con la que me casaré."; Ranma-m lo mira y dice: "A ver... intentaré plantearlo claramente: ¡qué demonios dices!", y le pega un puñetazo que lo manda al infinito. La abuela se le acerca: "Eso no ha estado bien; es mi único heredero.", y con ayuda de una servilleta tumba a Ranma-m, la cual se queda sorprendida, preguntándose cómo lo ha hecho; "El golpe de la servilleta de la ceremonia del té de la escuela de artes marciales Daimonji.".

Sentaro habla en otra sala con Ranma-m: "Soy el único heredero de la escuela Daimonji y se ha decidido casarme para que nazca otro heredero; por desgracia, la mujer elegida no despierta amor en mi indigno corazón.", dice sollozando, mientras Ranma-m le pide menos lloriqueo; Sentaro dice que sólo puede salvarse casándose con otra mujer que venza a su prometida en la ceremonia del té de las artes marciales; Ranma-m dice que no cuente con ella, y la abuela entra por la puerta diciendo que una debilucha así no podría ganar tal competición. Eso hiere el orgullo de Ranma-m, que se encara a ella y dice que nunca ha perdido un combate y que no va a perder éste. "Como quieras.", dice la abuela, "Si ganas tendrás mi consentimiento para casarte con Sentaro."; y Ranma-m se da cuenta de que ha metido la pata mientras Sentaro llora agradecido cogiéndola por la cintura.

Nuevos personajes: Sentaro Daimonji, la abuela Daimonji.

Parte 21. Se presenta Miss Satsuki.

Número 9.
"Por favor, Ranma, siéntate.", dice Sentaro, mientras Ranma-m palpa el agua caliente en el hornillo y nota que está en su punto; Sentaro sigue sonriente mientras dice que cuando acabe el combate será su prometida. "¿Y si no me queda bien el vestido?", le pregunta Ranma-h con la cazuela aún sobre la cabeza; Sentaro grita aterrorizado al verlo; luego se acerca para verlo mejor y vuelve a gritar; le palpa el pecho y vuelve a gritar; se arrodilla y vuelve a gritar; "¡Ya vale!", le dice Ranma-h. Sentaro aún llora, diciendo que creía haber conocido a la mujer que le haria escaparse de su espantoso destino; Ranma-h le dice que se case con la chica, y Sentaro le dice que sólo quien no conozca a Miss Satsuki puede decir eso.

En ese momento se escucha una escandalera en el pasillo de la casa; ambos se asoman y ven a Akane, que llama a Ranma-h y va con la cucharilla en la mano; Sentaro se anticipa y la coge de las manos: "Es la cucharilla del té que tan descuidadamente dejé caer.", le dice, mientras Akane lo mira con ironía pensando en lo "descuidadamente" que lo hizo; y Sentaro la abraza dándole las gracias; el puñetazo de Akane y la patada de Ranma-h en la nuca no se hacen esperar.

Akane acepta la proposición de Sentaro de sustituir a Ranma-h en el combate, diciendo que tiene cierta experiencia; Ranma-h comenta irónico que seguro; Sentaro se emociona; Ranma-h no puede creer que él se lo crea, mientras Akane le dice que Kasumi le enseñó a hacerla de pequeña; y se pone manos a la obra con un Sentaro plenamente ilusionado al pensar que Akane será su futura prometida. En el primer paso, Akane tira el bote del té; al echar líquido al cuenco lo derrama todo; después comienza a hacer la infusión batiendo sin ton ni son y tirándolo todo fuera; al final acaba gritando desesperada y lanzándolo todo por los aires. "¿Que bien lo hace, no?", le dice Ranma-h a Sentaro, que llora desesperado, comentando que a pesar de todo es muy bonita. Ranma-h aparta entonces a Akane y dice a Sentaro que peleará él, a no ser que crea que puede entrenar a tiempo a la mayor manazas de todo Japón; Akane replica a Ranma-h dándole con el puchero en la cabeza; Sentaro se rinde a la evidencia: "Esta bien, ¡pero me niego a casarme contigo!"; y Ranma-h responde que él tampoco tiene intención.

Sentaro explica a Ranma-m, enfundada en un kimono y de rodillas junto a él en un largo pasillo, que la ceremonia se basa en sentarse; Akane mientras observa. "Sígueme.", dice Sentaro, y sin aparente esfuerzo, totalmente arrodillado, se empieza a mover a lo largo del pasillo; Ranma-m le sigue a duras penas ayudándose de las manos, y Sentaro le dice que no haga eso; Ranma-m dice que va a su ritmo, y Sentaro, dándole un golpe, le dice que no es buena idea ayudarse de las manos pues puede no poder usarlas cuando le sean necesarias; Ranma-m se levanta enfadada y Sentaro vuelve a arrodillarla con un pucherazo en la cabeza, diciendo que siempre debe estar sentada. Una risa resuena por el pasillo: "Esa torpe no sabe ni sentarse."; Akane y Ranma-m se quedan de piedra al ver a la abuela boca abajo en el techo, mientras le sigue diciendo a Sentaro que el combate es mañana y que siendo Miss Satsuki una maestra de la ceremonia, pocas posibilidades tiene "su Miss Torpe". La abuela se marcha corriendo por el techo, y entonces Ranma-m se da cuenta de que se impulsa con los pies mientras se agarra a las cañas que forman el techo; y comienza a correr de rodillas. Mientras, Sentaro estalla: "¡Mañana! ¡Tienes que entrenarte, entrenarte hasta el agotamiento!".

Toda la noche, Ranma-m se somete al doloroso entrenamiento, pues Sentaro pierde pronto la paciencia: "¡Eso no es lo que te enseñé! ¿¡Cómo que no puedes moverte con tanto peso!? ¿Y dices que eres un hombre?"; Ranma-m se solivianta: "¡Desde que supiste que soy un tío no has dejado de atacarme!"; y así continúan toda la noche mientras Akane bosteza y se duerme. A la mañana siguiente, ambos están destrozados y harapientos; Sentaro dice que ya ha dominado la técnica; Ranma-m responde que le ha dado una buena.

Ya aseados, Ranma-m, Akane y Sentaro se dirigen hacia el lugar del combate; Akane pregunta a Sentaro que clase de chica es Miss Satsuki; Sentaro responde que es hija del director de la escuela Miyakoji y que fue Miss Ceremonia del té un par de años atrás; Ranma-m piensa entonces que debe estar buenísima; Akane le dice que debe tener una personalidad odiosa, pero Sentaro les dice que es muy lista y simpática; Ranma-m se solivianta, y le pregunta por qué no le gusta. Y la respuesta se da cuando Sentaro les presenta a Miss Satsuki; Ranma-m y Akane casi se quedan en el sitio: "¿Una... mona?"; Sentaro mientras dice que su presencia no inflama su indigno corazón.

Nuevos personajes: "Miss Satsuki".

Parte 22. Declaración aceptada.

Número 9.
Ranma-m se levanta diciendo que ella no pelea con una mona; Sentaro dice que no se vaya, mientras la mona bosteza; Sentaro se vuelve a fijar en Miss Satsuki y pregunta a Ranma-m si en serio es una mona; Ranma-m les une las manos y les dice que sean muy felices. Pero cuando va a irse recibe un pucherazo en la cabeza; se vuelve y ve a la mona reír, y acto seguido le lacera la cara con las escobillas de té; Ranma-m sonríe... y se lanza hacia ella: "¡Date por muerta, bola de pelo!"; la abuela de Sentaro le recuerda las reglas y con una cinta le anuda las piernas para que mantenga la posición correcta, y ambas contendientes empiezan a usar la variada gama de golpes de la disciplina: cucharillas dardo por parte de Ranma-m; niebla de polvo de té por Miss Satsuki, seguida de un golpe de puchero; contraataque de puchero de Ranma-m; golpe de cazo de Ranma-m a Satsuki que se proteje con el puchero... La abuela de Sentaro reconoce la valía de Ranma-m: "Sería una digna prometida para ti, Sentaro... ¿Sentaro?"; Sentaro no está en la casa, y Akane tampoco.

"¿Por qué diantres estás prometido a una mona?", pregunta Akane a Sentaro en el jardín; Sentaro reconoce que no tiene ni idea, y aprovecha para decir a Akane que si tanto Ranma-m como Miss Satsuki quedan mortalmente heridas en el combate, nada les impedirá casarse; "¡No lo dirás en serio!", responde Akane. El tejado de la casa salta entonces por los aires y Ranma-m cae sobre la cabeza de Sentaro: "Ahora lo veo claro...", dice; pero Satsuki no le deja acabar al empujarla con el puchero y continuar peleando contra ella; "Han optado por un torneo al aire libre.", dice la abuela Daimonji; "Lo libre es el espacio que debería ocupar su cerebro.", comenta Akane.

Ranma-m persigue a Satsuki saltando de rama en rama, hasta que lanza un cazo y rompe la rama de la que se coge la mona, la atrapa enganchando su vestido a una rama con cucharillas y va a darle el golpe de puchero definitivo... pero una sombrilla se interpone en su trayectoria; Sentaro prepara bajo ella un té; le pregunta a Ranma-m si quiere, y cuando ésta le contesta, aprovecha y se lo introduce en la boca, diciendo que es poción paralizadora: "Ahora, puedo acabar con las dos, y tomar como esposa a la noble Akane.", dice mientras se abalanza con una cucharilla que va a clavar en el pecho de Ranma-m... pero Akane le da la patada definitiva que lo lanza al cielo: "¡Ni lo sueñes!", le grita.

Un caballo desbocado con un jinete que pide socorro viene por el camino, llamando la atención de todos; y Sentaro va a caer sobre ese caballo, tumbando al animal y a su jinete; Sentaro pregunta si está bien, y el jinete, una hermosa joven, consigue alzarse, y la mona al verla corre hacia ella llorando; la joven abraza al animal llorando: "Oh, Sanae; siento haber pedido que ocuparas mi lugar; ¡habrá sido espantoso para ti!"; Sentaro y el resto parecen comprender: "Entonces, tú eres la auténtica Miss Satsuki.", y la joven lo confirma; Sentaro está que no cabe en sí de alegría. La abuela Daimonji le pide que explique la situación: "Bueno,", dice Satsuki, "anhelaba conocer a mi futuro esposo, pero... cuando por fin llegó el día...", y se ruboriza, "¡me dió tanta vergüenza!", termina diciendo y rompe a llorar; "Cuan pudoroso y modesto por tu parte.", suspira Sentaro. "¿¡Y te dió menos vegüenza mandar una mona en tu lugar!?", concluye Ranma-m.

En una postal, Satsuki y Sentaro saludan a la cámara sobre un caballo; el texto refleja el agradecimiento de Sentaro y se despide con un "probablemente, no volveremos a vernos; nos vamos de luna de miel."; "O eso pensaba yo...", dice Sentaro mientras mira como su caballo pisa la cabeza de Ranma-h en el porche de los Tendo; "Vaya, ¿es un caballo desbocado?", pregunta Kasumi.

Nuevos personajes: Miss Satsuki (esta vez, la auténtica).

Parte 23. ...o le devolvemos su dinero.

Números 9 y 10.
"¡Oh, Primera Línea Kuno!", exclaman a la vez Akane y Ranma-m, muy ligeritas de ropa; "Umm... ¡la chica de la trenza y Akane Tendo!", dice Kuno sorprendido; "Tienes que decidirte, Primera Línea; ¿a cual de nosotras dos amas?", le preguntan; Kuno se abalanza sobre ambas: "Os quiero a las d...", pero una patada de cada una en la cara frena sus palabras; "Tendrás que decidirte por una de nosotras.", le dicen alegres, Akane con una sandía y Ranma-m con una calabaza a punto de lanzarlas sobre Kuno.

Se escucha un golpe; un cuadro con una foto de Ranma-m en mallas de gimnasia ha caído sobre la cabeza de Kuno, que se ha despertado por el impacto; se incorpora... y sale corriendo por las calles de Tokio con un ramo de rosas, llega a la casa de los Tendo, sobrepasa a una sorprendida Kasumi y se sienta a la mesa en la que están Soun y Akane; ambos se sobresaltan con la inesperada presencia. "Akane Tendo, he venido a traerte tu respuesta.", dice Kuno, y Akane está más que sorprendida. Ranma-h salta sobre la cabeza de Kuno: "¡Eh, Kuno! ¿Qué tal, tío?"; y Genma cae sobre Ranma-h: "¡No he dicho que acabara el entrenamiento!"; ambos salen al jardín donde siguen peleando; Kuno desincrusta su cara de la mesa rota. "Como iba diciendo...", continúa, "... lo he decidido; es hora de elegir a mi verdadero amor."; y le da las rosas a Akane, la cual se las pasa inmediatamente a su padre; Kuno se encara con él: "No es a ti a quien entrego mi amor."; Soun responde: "Yo tampoco estoy lo que se dice loco por ti.".

Kuno vuelve a hablar a Akane: "En vez de desfallecer por una chica que, como el viento, va y viene y nadie la puede detener, te elijo a ti, Akane, que siempre estás a mano."; "¡Qué halagador!", dice Akane con mirada irónica mientras P-Chan muerde el dedo de Kuno. Se escucha entonces un chapuzón, y Ranma-m y el panda salen de la fuente del jardín con cara de fastidio; "¡Mira, Kuno! ¡Ahí está tu viento!", ríe Akane; al verlas a ambas, Kuno vuelve a caer en el dilema; se inclina como el pensador, y parece que va estallar hasta que divide el ramo en dos y le da una mitad a cada chica: "¡No quiero perder a ninguna!", grita exaltado; Ranma-m mientras pregunta a Akane qué le pasa y se quita la camisa para escurrirla; Kuno tiene una idea: "Ya lo tengo. Las dos vendréis a mi casa el domingo; la que primero llegue me tendrá."; y abraza a ambas: "Perdonadme, pero no tengo más remedio.", llora Kuno; Ranma-m se levanta y de un puñetazo lo lanza al cielo, preguntando qué demonios dice.

Café Gato. "¿Miss Artes Marciales a domicilio?", pregunta intrigada la bisabuela; "¿Pelea entre mujeres?", pregunta Shampoo mientras lleva los platos a las mesas; dos hombres hablan con la bisabuela: "Eso es; la primera que llegue a la casa meta, gana."; la bisabuela sonríe y dice que no le gusta alardear, pero que Shampoo es muy buena en artes marciales, y le lanza una docena de palillos afilados mientras Shampoo sirve unos platos... y Shampoo hace que todos reboten contra la bandeja sin siquiera volverse y sin tirar el resto de cuencos. Se acerca a la mesa de los dos hombres, que está con cara de susto al verse enganchados por los palillos a la pared y les sirve. "¿Seguro que queréis que compita?", pregunta la bisabuela, mientras Shampoo dice que no le divierte una carrera fácil; los hombres sonríen mientras comen diciendo que sus chicas tampoco son mancas.

Casa de los Tendo; "¿Que participe en el concurso de Miss Artes Marciales a domicilio?", pregunta Akane, y al ver a su padre comer a dos carrillos, le increpa: "Claro, vendes a tu hija por una ración de teriyaki de anguila."; Soun dice que no ha sido eso: "Eran cinco raciones; no me podía negar.", dice mostrando al resto de la familia, que invita a Akane a comer y Kasumi da las gracias al hombre que se las ha regalado, uno de los que estaba con la bisabuela; Akane quita su ración a Ranma-h: "¿Tú tambié me vendes?"; Ranma-h dice que debería querer participar, y cuando Akane le pregunta por qué no lo hace él, responde que es para chicas... pero un cubo de agua fría le cae encima; el panda está con el otro hombre y muestra un cartel: "Si gana nos dan ramen para todo un año, ¿no?"; el hombre dice que la chica parece muy saludable y Ranma-m dice que la mitad del ramen es suyo.

Domingo; todas las participantes están en la línea de salida; Shampoo saluda a Ranma-m: "¡Oh, Ranma! Shampoo sabía que vendrías."; Ranma-m le comenta que no tenía nada mejor que hacer; una amiga le dice a Akane que está muy guapa. La bisabuela llama a Shampoo, y le dice que debe aprovechar la competición para derrotar a Ranma-m y demostrarle que las artes marciales a domicilio no son tan sencillas; a Ranma-m le intriga la presencia de la bisabuela. Los organizadores llaman entonces la atención de las participantes, y anuncian cual es la casa, elegida al azar, donde tendrán que hacer la entrega todas las preciosas chicas de reparto, y la señalan en un mapa.

Y en esa afortunada dirección... Tatewaki Kuno pide a la chica de la trenza y Akane Tendo que no le deteste la que pierda.

Parte 24. La vista fija en el premio.

Número 10.
Se dicen las últimas reglas de la carrera: "¡Todo vale!", y se da la salida. Ranma-m y Shampoo salen literalmente volando, ante la sorpresa de todos los espectadores; Shampoo se sitúa junto a Ranma-m y le propone una apuesta: "Si Shampoo gana, Ranma sale con Shampoo. Somos las únicas con posibilidades de ganar."; Akane las rebasa en un monopatín y le pregunta si no se olvida de alguien; Shampoo, recordando que es legal atacar, trata de presionar con un dedo la caja de Akane, pero la esquiva a tiempo y va a dar a una caja de una chica que va en bicicleta... y la caja estalla por dentro; al abrirla, ven el plato esparcido por el interior; Akane y Ranma-m se sorprenden, y la bisabuela llega por detrás diciendo que es su golpe anti-cajas patentado, y que no va a poder derrotar a Shampoo. Ranma-m sonríe y dice que ya se verá y acepta la proposición de Shampoo ante el enfado de Akane.

E inmediatamente, Shampoo trata de reventar su caja, pero Ranma-m la esquiva; Shampoo lo vuelve a intentar, pero Ranma-m vuelve a evitarla e impacta en otra caja; y Shampoo sale tras Ranma-m, que va saltando y riendo a carcajadas mientras suenan cientos de explosiones de cajas; "A veces, Ranma, no puedes ser más idiota.", dice Akane a lo lejos.

En la casa de Kuno, el hombre se está comiendo la cabeza: "Akane Tendo, chica de la trenza... ¿cuál de las dos será la primera en arrojarse a estos brazos? Cierto es que no puedo vivir sin ninguna de las dos, pero... ¡he de elegir a la ganadora! ¡Perdonadme, damiselas!", grita entre lágrimas; entonces suena el teléfono y lo coge: "Felicidades, su casa ha sido elegida como meta para la carrera de Miss Artes Marciales a domicilio."; "¡¡Idiota!! ¡¿Crees que será a ti a quien entregue mi amor?!", grita Kuno al teléfono ante la sorpresa del interlocutor.

Shampoo aún persigue a Ranma-m, ahora sobre los tejados; "Ranma, ¿tú no quieres nada salir con Shampoo?", le dice sobre una azotea; "No seas tonta, sólo tienes que derramar mi cuenco.", le responde Ranma-m. Shampoo empieza a atacar, Ranma-m la esquiva, pero... Shampoo toca la caja!... pero Ranma-m tiene el cuenco en la mano: "Has picado.", dice burlona. El viento suena en sus oídos; a Shampoo empiezan a caerle lágrimas: "Ranma, ¿tanto odias a Shampoo?"; a Ranma-m se le hace un nudo en el corazón cuando Shampoo comienza a llorar a lágrima viva, y hace aspavientos diciendo que no llore. Pero Shampoo, al ver que su táctica ha dado resultado, vuelve a atacar, pero Ranma-m la esquiva... pero Shampoo ha ido a dar al depósito de agua de la azotea, y éste estalla, impulsando a Ranma-m y Shampoo por los aires, y transformando a ésta en gato.

Ranma-m salta aterrorizada por los tejados, con Shampoo-gato en la cara y aún con el cuenco en la mano, pero en un último salto lo suelta; justo entonces, Akane la ve y Ranma-m va a caer casualmente a sus brazos; le quita a Shampoo-gato de la cara y la lanza por los aires y da un par de bofetadas a Ranma-m para despertarla; en cuanto Ranma-m, vuelve a la consciencia, sólo recuerda algo: "¡Mi ramen!", y ve el cuenco volando por los aires; sale a toda velocidad a por él, mientras Akane la persigue diciendo que no la ha salvado para que la gane; Ranma-m alcanza el cuenco, y se precipita sobre la casa que también está a punto de alcanzar Akane.

"¡Entrega a domicilio!", grita Akane entrando por la puerta; "Aquí está el pedido.", dice Ranma-m tras atravesar el tejado; "¡Nihao!", saluda Shampoo atravesando la pared. Y tanto Akane como Ranma-m se sorprenden al ver la figura que está en la estancia: "Ku-kuno?". Los organizadores constatan el triple empate: "¡Ahora empiezan de verdad las artes marciales!".

Parte 25. ¿Alguien quiere fideos?

Número 10.
"¿Qué hace aquí el idiota de Kuno?", pregunta Ranma-m a Akane; "Ni idea.", responde ella; el locutor de la competición da las normas para dictaminar la ganadora: "La primera que haga que se coma su plato, gana."; Kuno, mientras tanto, llora de emoción: "Akane Tendo... chica de la trenza...", y se abraza a ambas: "¡Jamás soñé que me amarais tanto!"; Akane y Ranma-m dan sendos golpes a Kuno y lo envían a trav&eeacute;s del tejado. Shampoo salta tras él y lo alcanza, acercándole el chow mein; "¿T-tú también me amas?", dice Kuno alucinado; Ranma-m los alcanza entonces e impide a Shampoo que dé de comer a Kuno, al que le acerca el ramen; pero Kuno la coge de las manos, y diciendo que se ha decidido por ella impide que le dé de comer.

Mientras, Akane está a la expectativa viendo caer a Kuno, y cuando está cerca del suelo, le da la anguila que lleva, pero Shampoo la ataca y se lo impide; las tres contendientes se miran mientras Kuno cae de cabeza con las manos en las mangas de su traje. "Yo gano carrera, yo salgo con Ranma. Nada detiene ahora a Shampoo.", dice Shampoo, y se dispone a dar su ataque especial: "¡ Golpe chow mein!", dice lanzando los fideos hacia Kuno. La gente se sorprende al ver al chow mein moverse como una serpiente; la bisabuela comenta que esos fideos extraelásticos son la especialidad del Café Gato, y que una vez te atrapan, has de comértelos para no ahogarte.

Pero Ranma-m se interpone entre Kuno y Shampoo y es ella la que resulta con la cabeza enrollada en los fideos; Kuno cree que lo ha hecho para salvarle, y se abalanza sobre ella diciendo que se los comerá para salvarla; y Ranma-m responde con un puñetazo que lanza a Kuno por los aires; acto seguido, siguiendo el consejo de Akane, trata de comérselos, pero Shampoo desenrolla los fideos de su cara antes de que Ranma-m pueda dar el primer mordisco; "Como siempre, Ranma, eres demasiado bueno.", le dice.

Las tres contendientes notan entonces un temblor bajo sus pies, y una trampilla enorme se abre bajo ellas, yendo a caer a un gimnasio subterráneo; Kuno las saluda: "Bienvenidas a las instalaciones subterráneas de la familia Kuno. Como todas me amais tan desesperadamente, aceptar comida de una sería insultar a las otras, así que, viviremos aquí todos jun...", pero sendas patadas en la cara por parte de Ranma-m y Akane le hacen callar. "¡Una abertura!", grita Shampoo aprovechando el descuido de Akane para lanzar el plato de anguilas por los aires; Akane corre desesperada y consigue atrapar uno de los pedazos, pero Shampoo es más rápida y envía el otro pedazo al otro extremo de la estancia, donde está Ranma-m; Akane le pide que la atrape, pero antes de que pueda, Shampoo se le acerca y le maulla al oído; Ranma-m grita de terror y Shampoo aprovecha para meterle la anguila en la boca; y Ranma-m se la traga sin darse cuenta. "Se acabó la anguila. Akane descalificada.", sonríe satisfecha Shampoo.

Akane está furiosa: "¡Serás...! ¡La muy...!"; Shampoo vuelve a burlarse de Akane, que se acerca hacia un cubo de agua lo coge y se dirige a ella: "Shampoo..."; Ranma-m le llama a la calma "Akane, n-no..."; "... ¡¿Te gustaría convertirte en gato?!", termina Akane lanzándole el cubo, pero Ranma-m se interpone. "Kuno, agua.", dice Akane, y Kuno le da la manguera; Akane trata de mojar una y otra vez a Shampoo, hasta que Ranma-m la coge y la protege con su cuerpo; "¡Oh, Ranma salva a Shampoo! ¡Shampoo muy feliz!", dice ella abrazando a Ranma-m; Akane mientras la recrimina por qué la protege, y Ranma-m le responde que qué cree.

Desde arriba, la gente mira curiosa: "Las tres participantes pelean ahora entre ellas. Ha sido una carrera muy extraña.", comenta el locutor.

Parte 26. ¡No me lo trago!

Número 10.
Akane sigue dando manguerazos a Shampoo, diciendo que no se escapará; Ranma-m sigue protegiéndola; Shampoo le dice a Ranma-m que siga corriendo y diga sí a su cita; Ranma-m se acerca ahora a duras penas a Akane y se encara a ella mientras pisa la manguera: "¿Qué te ha dado?"; Akane responde: "¿Por qué te alías con Shampoo?"; sobre la cabeza de Ranma-m, Shampoo le hace rabias: "Ranma deja a Akane, ña,ña,ña."; Kuno se acerca y pide a las chicas que dejen de pelearse por él, y Ranma-m, enfadada, lo vuelve a mandar al cielo.

Y entonces se dan cuenta de que la manguera se ha hinchado descomunalmente... y estalla liberando toda el agua; Akane se queda KO, mientras Ranma-m grita aterrorizada al tener a Shampoo-gato en la mano; Shampoo-gato se agarra a su cabeza y Ranma-m corre desesperada y sin rumbo por la casa hasta llegar a una sala con una piscina de agua caliente, en la que cae con Shampoo-gato. El cuenco con el ramen flota sobre el agua; Ranma-h saca la cabeza sin saber qué ha pasado; "¡El chow mein de Shampoo ha acabado!", dice Shampoo saliendo completamente desnuda de detrás de él, y se le abraza: "Es terrible. Ahora Shampoo no saldrá con Ranma!"; Ranma-h, azorado, se quita la camisa y le dice que se la ponga; Shampoo le pregunta que si lo hace saldrá con ella, y Ranma-h dice que se la ponga y calle.

Una espada de madera está a punto de alcanzar la cara de Ranma-h: "Ranma Saotome, ", dice Kuno con cara de furia, mientras Akane mira detrás de él, "¿osas llevar a cabo tus lascivas acciones en mi baño?", y ataca con la espada, pero Ranma-h la para y la rompe; Kuno la mira con asombro, pero Akane se le acerca y le da la espada buena: "Akane Tendo, te agradezco tu ayuda.", dice Kuno emocionado; "¡Ooooh, Akane Tendo!", dice Ranma-h con ironía mientras Akane le saca la lengua. Kuno ataca, mientras Ranma-h lo esquiva y dice que esto habría terminado si se hubiera comido ya el ramen, y le dice que se lo coma; Kuno responde que no come de la mano de cualquier hombre y Shampoo se sorprende al darse cuenta de que no sabe que Ranma-h y Ranma-m son la misma persona. Kuno dice que lo único que quiere es destruir el ramen, y ataca sucesivamente a Ranma-h, que lo aguanta como puede hasta que lanza su ataque especial.

"¡Presa marioneta!", dice Ranma-h poniéndose tras Kuno y agarrádole los brazos con las manos y rodeando su torso con sus piernas, y le acerca el ramen a la boca; "Ranma simple aficionado a Artes Marciales a domicilio.", dice Shampoo; "Presa marioneta tiene un grave defecto."; Ranma-h pregunta cual, y le responde Kuno: "¿No lo ves, estúpido? Me tienes atrapadas las manos, pero no puedes hacerme abrir la boca.", y ríe satisfecho; "¡Es verdad!", dice Ranma-h, "Así que tengo mucha suerte de que la hayas abierto, estúpido.", y aprovecha la carcajada de Kuno para meterle el ramen en la boca. Kuno lo mastica; "Repugnante.", comenta, y se acerca llevando a cuestas a Ranma-h hacia el surtidor de agua, en el que pisa un botón.

El agua de la piscina se remueve y una cabeza de león gigante aparece bajo los pies de Kuno; "¡Un surtidor gigante!", se maravilla Akane, y un gigantesco chorro de agua caliente sale de la boca del león; la gente que mira fuera de la casa queda impresionada al ver el enorme géiser saliendo a través del tejado; por el aire, Ranma-h pregunta a Kuno que qué ha hecho, y Kuno responde que prefiere ahogarse antes que comer un ramen malo dado por un hombre. Ranma-h va a caer al estanque del jardín, aún con el cuenco en la mano, y sale Ranma-m medio desnuda escupiendo agua... y Kuno cae sobre su cabeza: "¡La chica de la trenza!", dice él, mientras Ranma-m está semi-KO; y luego la abraza; Ranma-m consigue apartárselo. Los organizadores deciden que hasta que no se coma todo el ramen Ranma-m no será ganadora, y Kuno comienza a devorarlo comentando que está delicioso. Al preguntarle el locutor a qué atribuye su victoria, Ranma-m responde irónica: "No sé... ¿al amor?".

 

BACK.gif (3035 bytes)Next.gif (2945 bytes)