Make your own free website on Tripod.com

 

Ranma 1/2. Segunda Temporada:

Parte 1. La transformación de Ryoga.

Número 1.
Noche cerrada; llueve; Ryoga, protegido por su paraguas llega al gimnasio Tendo, sólo pensando en acabar con Ranma-h; habitación de Genma y Ranma; duermen Ranma-h y el panda; Ryoga llega y murmura a Ranma-h: "Despierta, Ranma; soy yo, Ryoga; ¡lucha conmigo!"; Ranma-h no se despierta y Ryoga se enfada y le va a dar un puñetazo..., pero Ranma-h se gira entonces y empieza a dormir de otro lado; Ryoga vuelve a intentarlo con el mismo resultado; al final coge aire y grita: "¡Despierta, maldito!". Ranma-h y el panda se despiertan sobresaltados y el panda, con un cartel de "Silencio", los lanza fuera de un golpe; Ryoga se cubre con el paraguas, pero Ranma-h cae al estanque del jardín. Al darse cuenta de que es lo que pasa, Ranma-m le pregunta a Ryoga qué demonios hace a esas horas, y él le replica que la venganza no distingue el día de la noche; Ranma-m está ya harta de ese cuento y le dice que no hay nada por lo que vengarse, pero Ryoga insiste: "Te diré una cosa antes de mandarte al infierno; cuando escapaste de nuestro duelo te seguí hasta China..."; Ranma-m empieza a comprender: "No me digas que fuiste a la tierra de las fuentes malditas y que cuando te mojas te conviertes en algo..."; Ryoga no confirma nada y comienza a atacar.

Habitación de Akane; se despierta por el ruido y Kasumi entra a su cuarto, alarmada por el mismo motivo; ambas hermanas bajan juntas por las escaleras, sujetando Akane la vara de disciplina del gimnasio y comentando Kasumi la posibilidad de que el ruido sea a causa de un ladrón; al llegar a abajo, ven la figura de Ryoga peleando, y Kasumi confirma sus sospechas al confundir la mochila de Ryoga con una bolsa para objetos robados; cuando Akane está dispuesta a atacarle, Kasumi la para diciendo que es muy peligroso, y le da una pesa; Ryoga y Ranma-m siguen peleando, hasta que la pesa impacta en el cogote de Ryoga; a éste se le cae el paraguas y empieza a mojarse por la lluvia, pero sale con rapidez, mientras Ranma-m lo llama; cuando Akane y Kasumi oyen que es Ryoga, suspiran de alivio. Ranma-m sale corriendo por las calles mojadas, hasta que encuentra la ropa y la mochila de Ryoga, confirmando sus sospechas; escucha un gruñido tras ella, y al volverse ve un perro; "¿Ryoga?".

Akane regresa bostezando a su habitación, pero al entrar nota una presencia; grita diciendo que salga quien esté ahí, y al volverse hacia su estantería ve una figura negra con ojos de brillo infernal; Akane, asustada, la aparta de un manotazo; tanto ella como la figura resoplan, hasta que Akane se fija en que es un pequeño cerdito negro con un pañuelo atado al cuello; Akane le sonríe y le pide que se acerque; aunque al principio el cerdito retrocede, Akane acaba cogiéndole y abrazándolo contra su pecho nota lo mojado que está "¿Has estado bajo la lluvia todo este tiempo?", pregunta; luego nota un pequeño bulto en su cabeza; "¿Qué es esto? ¿Un chichón?".

Sala de estar de los Tendo; Ranma-m habla con el perro, supuestamente Ryoga, y le pide que cese los ataques, pues en esa casa es un invitado; el perro mira con sorpresa; Akane llega entonces con el cerdito, y pregunta qué hace ese perro allí, pero antes de que Ranma-m pueda contestar, el cerdito se encabrita y empieza a gruñir hacia Ranma-m; Akane lo acaricia pidiéndole que se calme y lo abraza fuerte contra su pecho, y el cerdito se ruboriza; Ranma-m se da cuenta, aunque Akane no se lo cree cuando se lo dice y lo coge para examinar su sexo; efectivamente, es un cerdo macho, y sacude pataditas a la cabeza de Ranma-m mientras ésta lo tiene cogido; Akane lo coge para curarle el chichón y vuelve a preguntar por el perro, y Ranma-m habla mentalmente: "No te preocupes Ryoga, guardaré tu secreto."; pero entonces Akane cree reconocer al perro: "¿No es "Bess", el perro de Yamane?"; el perro asiente contento con la cola al oír su nombre; Ranma-m no se lo cree y entra a la cocina por una tetera; al volver gira la cabeza a Akane y derrama el agua caliente sobre el perro, el cual se sacude sorprendido. Ranma-m no se lo puede creer, y dice que se siente idiota; Akane le pregunta a dónde va, y Ranma-m le dice que va a darse un baño caliente, pues está muerta de frío; el cerdito estornuda, y Akane le pide a Ranma-m que lo bañe con ella; "¿Bañarme con un cerdo?", dice Ranma-m.

Baño; Ranma-m se está desnudando mientras aguanta al cerdito con el pie, el cual gruñe, y piensa dónde narices puede estar Ryoga; el cerdito se resiste a bañarse, pero Ranma-m lo coge fuerte y lo lanza a la bañera llena de agua caliente... de la cual sale Ryoga.

Nuevos personajes: El cerdito P-chan

Parte 2. Él tiene una queja.

Número 1.
Baño de casa de los Tendo; Ryoga en la bañera frente a Ranma-m, que murmura: "Ryoga, eres un..., ¡un cerdo!"; Ryoga le lanza un puñetazo diciendo que la va a matar, pero Ranma-m lo detiene con el escobillero del wáter; Ryoga comienza su historia:

"Recorrí toda China persiguiéndote; caminé durante días, hasta que un día fatídico...", y recuerda como un panda corría hacia él; lo consigue esquivar pero una chica con coleta que viene por detrás lo derriba; "... una extraña chica me tiró del acantilado y caí a una fuente..."; Ryoga cae a la fuente y se transforma en el cerdito; "...entonces cambié; lo que siguió fue un horror detrás de otro."; un panda se acerca a la fuente, coge al cerdito y se lo lleva a la casa del guía; una vez allí el guía propone comérselo, mientras el cerdito chilla de horror; lo cuelga sobre una caldera de agua hirviendo mientras prepara los utensilios y explica la historia del la fuente del cerdo negro, trágica historia de un cerdito negro que se ahogó en una fuente mil doscientos años atrás, y dice mirando al cerdito que podría ser alguien caído a la fuente; "Un chiste divertido", dice mientras arroja al cerdito al agua hirviendo; y de ella sale Ryoga pataleando y abrasado; "Oh, ser una pobre persona; ahora no poder comernoslo", dice el guía.

Ryoga habla con rabia a Ranma-m: "Este maldito cuerpo que estuvieron a punto de devorarme; ¡y todo por tu culpa, por huir de nuestro duelo!"; Ranma-m le recrimina que no toda la culpa es suya, pues un panda y una chica le tiraron a la fuente; por tanto, debería estar enfadado con "ese panda y esa ch...", y Ranma-m se da cuenta. Entra entonces el panda al baño, y al ver la escena sale con un cartel de "P...perdón"; Ryoga está sorprendido: "Un... panda?"; y al ver a Ranma-m cae en la cuenta: "¡Fuiste tú!", y se lanza sobre Ranma-m que huye a gatas; Ryoga le va a dar el golpe definitivo: "¡Ahora morirás!", pero Ranma-m consigue abrir a tiempo el grifo del agua fría, con lo que Ryoga se transforma de nuevo en cerdo; "Enfríate los ánimos, Ryoga, y discutamos esto a fondo."; pero el cerdo no quiere discutir y pega un mordisco a Ranma-m.

Akane mira curiosa el escándalo que se ha formado, y ve correr por el pasillo al cerdito, perseguido por Ranma-m que lo increpa; Ranma-m le lanza una jabonera que impacta en el cerdo; Akane coge al cerdito y pide explicaciones a Ranma-m, que sólo recrimina al cerdo que se esconda tras una chica; esto solivianta al animal, que salta encabritado hacia Ranma-m, la cual lo aplasta contra el suelo mientras lo increpa. Pero Akane para la pelea apretando fuerte un pecho de Ranma-m, y coge al cerdito preguntándole si está bien; el pobre cerdo está llorando a lagrimones; Akane lo coge al brazo y se va hacia su habitación; Ranma-m pregunta que a dónde se lo lleva, y Akane responde que dormirá con ella; Ranma-m trata de decirle quién es el cerdo, pero antes de que lo diga, Akane besa al cerdito para consolarlo. Ranma-m da un grito de horror y y le da un ataque de celos, mientras al cerdito los ojos se le llenan de una inmensa felicidad; "¡Idiota! ¡Fíjate lo que me importa!", dice Ranma-m y sale corriendo. Akane queda un tanto desconcertada.

Ya en su habitación, Akane piensa en lo raro del comportamiento de Ranma-m, y piensa en la ridícula posibilidad de que estuviera celoso por un cerdo, pero descarta el hecho; poco después duerme profundamente. En la ventana de su habitación, Ranma-h espera con una tetera y entra al percibir que Akane ya duerme; el cerdito empieza a gruñir al ver a Ranma-h, pero ante la amenaza de éste de descubrirle echándole el agua caliente calla; Ranma-h lo coge por el pañuelo, pero justo entonces Akane agarra al cerdo y se lo aprieta contra ella; Ranma-h, con cara de auténtico enfado, vuelve a coger al cerdo del pañuelo, pero éste le da un tremendo mordisco en la mano que hace que se le salten las lágrimas; lanza al cerdito contra la pared, y éste sale corriendo por todo el cuarto; Ranma-h lo persigue como puede, hasta que en su persecución se ve impulsado hacia la cama de Akane, y un último empujón del cerdo lo precipita sobre ella. Akane abre los ojos y ve a Ranma-h sobre ella; "No es..., no es lo que parece,", trata de explicarse Ranma-h, pero Akane le da una sonora bofetada y sale persiguiéndole mientras le golpea con la vara de disciplina; Ranma-h sigue intentando explicarse: "¡Espera...! ¡Ryoga...!"; "¿Y dónde demonios ves a Ryoga, pervertido?", grita Akane mientras lo lanza por los aires a través de la ventana de su cuarto.

A la mañana siguiente, todos los habitantes de la casa de los Tendo dan consejos a Ranma-h sobre en incidente; Nabiki: "Si vuelves a entrar en la habitación de una chica, ¡hazlo en silencio!"; Kasumi: "Personalmente, ¡no creo que sea en absoluto correcto entrar!"; Soun: "Esto sólo demuestra que es un chaval sano."; el panda (en un cartel): "Más, por favor". Ranma-h, mientras tanto, con la cabeza sobre la mesa, sólo dice: "No, no...", mientras Akane, que da de comer al cerdito, piensa: "¿Cómo puede ser esta mi familia?".

Escenas inolvidables: Cuando Ranma-h cae sobre la cama de Akane es algo que merece ser recordado.

Parte 3. Kodachi, la rosa negra.

Número 2.
Mercado; "¡Qué nenita tan mona! Toma, otro bollito y no te lo cobro."; la "nenita mona" es Ranma-m, que, agradeciendo el regalo, sale comiéndose los bollos y pensando lo bien que le viene el cuerpo femenino a la hora de comer; luego sube a una valla y observa una curiosa escena; tres personas con las caras vendadas y unas mazas de gimnasia rítmica rodean a una chica con uniforme de un colegio femenino, alta y con coleta; la chica dice que no hace falta que la persigan, pues si son del instituto Furinkan se enfrentarán antes de una semana, pero las tres personas vendadas atacan. La chica saca una cinta de gimnasia y, diciendo que parecen no haberla entendido, la usa como un látigo contra sus rivales, ensañándose con ellos; hasta que una mano agarra la cinta por un extremo; es Ranma-m que le dice que pare, pues ya ha ganado; la chica dice que parando la cinta de esa forma no debe ser una chica vulgar, y Ranma-m le confirma que no va muy desencaminada; la chica dice que se alegra, pues no le gusta tratar a las chicas de manera vulgar, y mientras dice esto levanta una de las mazas con el pie y la usa para golpear a Ranma-m, pero golpea aire; Ranma-m le da una patada en los pies que la obliga a saltar y dar una voltereta sobre el suelo, cayendo de pie y quedando Ranma-m en posición de guardia; la chica está admirada: "Eres muy buena; me llaman la Rosa Negra del colegio femenino San Baco, Kodachi la Rosa Negra; no lo olvides por favor.", dice mientras lanza a Ranma-m una rosa negra; luego se marcha saltando y riendo. Mientras, los de las cintas lloran por la humillación sufrida, y cuando Ranma-m les dice que no lloren, que son hombres, se quitan las vendas y aparecen tres chicas, que Ranma-m reconoce como compañeras de su clase, diciendo que son el equipo de gimnasia rítmica del Furinkan.

Casa de los Tendo, habitación de Akane; sus tres compañeras le cuentan a ella lo sucedido: todas las miembros del equipo están heridas a causa de una emboscada, y sólo Akane puede suplirlas al ser la siguiente competición lucha libre de gimnasia rítmica; Ranma-m, también presente, se interesa por esa competición, y las chicas del equipo muestran un dibujo y explican que las competidoras pelean con técnicas de gimnasia rítmica; Akane no cree haberlo comprendido del todo, pero acepta y promete que las vengará.

Gimnasio de los Tendo; Ranma-h dice a Akane que no debía haber aceptado tan deprisa y le pregunta si sabe manejar los aparatos; Akane le dice que sólo mire, pero antes de empezar se escucha un ruido y vemos al cerdito entrar al gimnasio; Akane lo abraza feliz preguntádole dónde ha estado: "Me tenías preocupada, P-Chan."; Ranma-h cree no haber oído bien: "¿P-Chan?"; Akane le explica que le ha puesto ese nombre por P de puerco y Chan de pequeño; Akane deja a P-Chan junto a Ranma-h y le dice que no se meta con él. Ranma-h se inclina hacia P-Chan y lo saluda, diciéndole que ya hasta su cerebro está al nivel del de un cerdo; P-Chan muerde a Ranma-h y Akane, diciendo que no se meta con él, le da con una maza en la cabeza. Akane pide a Ranma-h que mire lo que hace; Akane lanza las mazas al aire mientras salta y al caer al suelo... cada maza cae en una esquina del gimnasio; "Lo de que se te caigan, ¿es adrede?", pregunta sacástico Ranma-h mientras Akane se ruboriza; coge la cinta para probar... y acaba con ella enrollada por todo el cuerpo; "Lo de que se te enrede, ¿es adrede?"; luego lanza el aro al aire, lo coge, lo hace rodar por el suelo y al cogerlo pasando su cuerpo por dentro de él... lo rompe; "Lo de que se te rompa el aro, ¿es adrede?"; "¡Ya estoy harta!", grita Akane lanzando todos los aparatos de manera desgarbada; "¿Y no deberías tener... un poquitín de elegancia?".

Baño de los Tendo; Soun está dentro de la bañera de agua caliente; P-Chan entra por la puerta, se lanza a la bañera y aparece Ryoga, que desaparece por la puerta; y Soun ni se inmuta.

Akane llora desesperada delante de Ranma-h: "¡Soy una patosa! ¡Soy una patosa!"; Ranma-h le dice qué quiere que le haga, y una voz dice entonces que le puede ayudar; Akane mira y es Ryoga; "¿Qué ha pasado con P-Chan?", pregunta Ranma-h extrañado; Ryoga, ruborizado, coge a Ranma-h por el cuello de la camisa: "¿Quién es P-Chan?"; "Eso, quién es P-Chan.", replica Ranma-h con cara de condescendencia; Akane le agradece a Ryoga el interés, y Ryoga se ruboriza aún más, y Ranma-h lo nota; Ryoga coge la cinta y para hacer una demostración la usa como látigo sobre Ranma-h; Ranma-h se enfada, mientras Akane dedica palabras de admiración a Ryoga, el cual vuelve a ponerse como un tomate.

En el exterior de la casa, vemos una figura con una coleta al viento y una rosa en la boca; "Así que han pedido ayuda; estas gimnastas del instituto Furinkan no saben perder."; y quitándose el abrigo que la cubre, vemos a Kodachi en maillot de gimnasia, con una rosa negra en la boca y un enorme martillo de madera en una mano, lanzando una amenaza: "Akane Tendo, Kodachi la Rosa Negra ¡te hará pedazos!".

Nuevos personajes: Kodachi la Rosa Negra

Escenas inolvidables: las habilidades gimnásticas de Akane son divertidísimas; igual de increíble es la escena del baño entre Soun y P-Chan/Ryoga.

Parte 4. El amor de la rosa negra.

Número 2.
Gimnasio de los Tendo; vemos los aparatos de gimnasia por el suelo y escuchamos los resoplidos de Akane; Ryoga le dice que ya basta de entrenamiento, y que ha progresado mucho con la cinta; Akane le pregunta si lo dice en serio, y Ranma-h contesta: "¿No irás a creerte esa tontería?", mientras observamos que Akane tiene la cinta enrollada por el cuerpo, y con cara de rabia dice a Ranma-h que se calle, mientras Ryoga se rasca la cabeza preocupado por la incompetencia de su alumna. Akane, ya en un baño de agua caliente, piensa que aunque de verdad esté progresando, una semana es poco tiempo y no debía haber aceptado el reto. Mientras, Ranma-h y Ryoga están junto al estanque, y Ranma-h le dice que es un pelota y que tiene mucha cara; "Cara tendrás tú, Ranma, además de celos."; Ranma-h responde que quién tiene celos, pero sólo se escucha un chapuzón y vemos salir a P-Chan del estanque; Ranma-h se enfada: "¿Y ahora qué, Ryoga? ¡¿Piensas volver a meterte en la cama de Akane?!", y le lanza la pelota de gimnasia y sale persiguiéndolo.

Akane entra en su habitación y se deja caer sobre la cama completamente molida, pero al volverse boca arriba ve a Kodachi agarrada al techo con una rosa negra en la boca y aguantando el martillo tras su espalda; y Kodachi ataca con el enorme martillo: "¡Prepárate, Akane Tendo!"; Akane consigue esquivarla, y adoptando la posición de guardia, le pregunta quién es; Kodachi se presenta y dice que será su rival la próxima semana, y pide, mientras sigue lanzando martillazos, que hagan lo posible por mantener un combate limpio; Akane se solivianta más aún y ataca, diciendo que ella fue la que tendió la emboscada a su equipo; Kodachi dice que eso es una grosera manera de plantearlo, pues considera adecuado un combate limpio antes de la competición; Akane dice que jamás había oído tontería mayor. Entonces entra Ranma-h, persiguiendo a P-Chan, y le da un portazo a Kodachi, que estaba tras la puerta, dejándola a cuadros; Ranma-h y P-Chan pegan unos cuantos saltos y luego salen de la habitación, mientras Akane grita le que lo deje en paz. Akane siente entonces como el martillo de Kodachi se acerca para golpearla y se lo quita de las manos con una patada; Kodachi sonríe: "Es cierto lo que dicen; eres muy buena; ¡pues volveré!", dice mientras coge la cinta y esparce pétalos de rosa negra por toda la habitación, la cual queda hecha un desastre. "¿Quién...?", murmura Akane, cada vez más irritada, "¿...quién limpiará ahora esta habitación?"; y promete que Kodachi pagará caro esto en la competición.

Kodachi está sobre el tejado de la casa, pensando en que debe acabar con Akane antes de la competición; sale corriendo y ve a P-Chan correr hacia ella, y después la figura de Ranma-h con una tetera en la mano llamando a P-Chan; y se escucha un golpe; Ranma-h se para, creyendo que la tetera chocó con algo, y ve a Kodachi caer hacia el suelo; salta a tiempo para cogerla en sus brazos y volver al tejado; "¿Estás bien?", le pregunta, y entonces se da cuenta: "Si es ella; la petunia negra..., o como fuera."; los pensamientos de Kodachi son completamente distintos: "¡Oh! ¡Es guapísimo!"; Kodachi se ruboriza, mira a Ranma-h y... se abraza con fuerza a él; "¡Dios mío, que miedo he pasado!"; Ranma-h está más nervioso que un flan, y empieza a sudar a chorros. Kodachi, mientras, sigue con su rubor mientras piensa: "Que vida tan triste y gris, la de un colegio femenino."; y mientras llora y parece jurar al cielo: "¡Yo que había desesperado de encontrar a un hombre al que amar!"; y se imagina a Ranma-h sobre un caballo llevándola en brazos: "¡Y pensar que me aguardaba tan maravilloso encuentro!". Aún ruborizada, pero ya sin estar abrazada, le pregunta el nombre a Ranma-h, el cual, aún nervioso y desconfiado, le contesta; Kodachi le da un enorme ramo de rosas negras, del cual sale un gas paralizante, que hace que Ranma-h caiga al suelo mientras Kodachi ríe satisfecha; acaba por tumbar a Ranma-h sobre el tejado y echándose sobre él y con mirada de devoradora de hombres, dice: "Sé valiente, ¡y toma mis labios!"; la cara de Ranma-h expresa un horror tremendo.

Pero justo entonces llega Akane y le da una patada a Kodachi: "¡Y aún está sobre mi habitación!"; Kodachi, sorprendida y apesadumbrada por la inoportuna entrada de Akane, se va saltando por los tejados diciendo a Ranma-h que volverán a verse. Éste sigue paralizado en el tejado y Akane lo mira con mirada condescendiente; le pone su batín y le pide disculpas por haber interrumpido la escena de amor; "¡Buenas nooocheees!". Una ráfaga de viento arrebata a Ranma-h el batín y éste empieza a morirse de frío; mientras, Akane está en la cama con P-Chan pensando que no dejará que Kodachi la derrote.

Escenas inolvidables: El primer encuentro entre Ranma-h y Kodachi es MONUMENTAL, con todas las letras.

Parte 5. Cuidado con mi hermana.

Número 3.
Mañana siguiente; Akane y Ranma-h van entrando al instituto Furinkan junto con otros compañeros a los que van saludando, cuando Akane siente peligro; efectivamente, es Kodachi que la ataca con una vara de disciplina; Akane consigue pararla con la mano y le dice que deje de tenderle emboscadas; Kodachi dice que no hace nada de eso, sino que viene a ver a Ranma-h; Akane coge entonces la vara y, gritando que vaya a verlo de cerca, lanza a Kodachi por los aires hacia Ranma-h, que ya ha salido corriendo; Kodachi lo persigue. Mientras, Ranma-h ve a Kuno caminar con su sempiterna espada y un ramo de rosas rojas; Kuno piensa en Akane en toda su "elegancia gimnástica", y piensa en animarla con las rosas; y gritando "¡Te quiero, Akane!", con los ojos cerrados, pega un espadazo que casi parte a Ranma-h por la mitad; Ranma-h le pega una patada en la cara preguntando qué hace; Kuno agarra a Ranma-h del cuello de la camisa preguntándole qué tiene contra él; pero entonces llega Kodachi y abraza a Ranma-h por detrás: "¡Oh, Ra...n...ma...mío!"; Kuno observa la escena y dice: "Sí, tienes mi permiso para seguir adelante."; Kodachi dice que es muy feliz, pero Ranma-h dice que no quiere seguir adelante.

Pero Kodachi, mordisqueando un pañuelo y llorando a lágrima viva, lo impresiona demasiado; "Ah, así que ¡me detestas!"; Ranma-h retrocede riendo nerviosamente y acercádose a Akane se agarra a ella y dice que están prometidos; a Akane no le hace mucha gracia esto, y dice a Ranma-h que da hasta pena; Kodachi pide confirmación a Akane, y viendo lo interesante del asunto saca la cinta y, tras latiguear en vano a Akane, dice que qué le parece que se jueguen a Ranma-h en la competición; Ranma-h está sorprendido y Akane pregunta si está chiflada; Kuno aparece tras ella y dice que es buena idea, pues sólo tiene que dejarse perder para librarse de Ranma-h; Kodachi asegura que Akane perderá de todas formas, y se despide de Ranma-h diciendo que tras la competición será de ella; y se marcha dejando el patio lleno de pétalos de rosa negra. "Esta chica es una auténtica salvaje.", dice Kuno, "Pero aún así, Ranma Saotome, cuidado con mi hermana."; Ranma-h no cree haber oído bien: "¿Qué acabas de decir?"; Kuno responde: "Que tengas cuidado con mi hermana. Aunque sea su hermano, la admiro porque es malvada, odiosa, despreciable y espantosamente retorcida."; se acerca a Akane y le da el ramo lagrimeando: "Por favor Akane, no dejes que te haga daño; cuando Kodachi quiere a un hombre no se anda con tonterías; no me extrañaría que intentara una vileza en la competición."; y se aleja hacia la entrada del instituto entre las nubes de polvo que levanta el viento. Ranma-h y Akane aún están atónitos: "¿Es la hermana de Kuno?", dice Ranma-h; "Ahora que lo pienso, son idénticos.", dice Akane.

La noche previa a la competición, vemos a Akane en el gimnasio Tendo practicando con los aparatos: ataca a Ranma-h con las mazas, luego lo latiguea con la cinta, después le lanza la pelota...; Ranma-h, agarrado al techo, le dice que ha progresado mucho; Akane dice entonces que quiere que quede claro que no pelea por él; Ranma-h dice que lo sabe, y Akane le recuerda que necesita practicar con alguien; entonces suspira y dice que hace días que Ryoga no aparece y contaba con él; a Ranma-h le da un punto de celos; escuchan entonces un ruido y ven entrar a P-Chan; "¡P-Chan! Tú también habías desaparecido."; el cerdito lleva varias cajas sobre la espalda, y Ranma-h las examina: "Galletas de canela de Hirosima, pastas de té de Kyoto... ¿A dónde querías ir, P-Chan? ¡Qué mala orientación!"; Akane dice que no es Ryoga para tener esa mala orientación, y Ranma-h lo confirma, y dejando a P-Chan a un lado, le pide que sigan el entrenamiento; Akane ataca con las mazas; luego coge la cinta y al ir a atacar... pisa la bola y cae.

Vemos el pie de Akane vendado; estamos en su habitación con sus hermanas y Ranma-h; Nabiki se lamenta de la torpeza de su hermana y Kasumi dice que no debe de andar, y que deberá retirarse de la competición; Akane no está dispuesta a aceptarlo y trata de levantarse, pero el tobillo le cruje y se rinde a la evidencia; Akane se lamenta, pues no conoce otra chica que sea ágil, esté en buena forma y sepa artes marciales..., hasta que las tres hermanas miran al unísono a Ranma-h. Éste, nervioso y con cara de no creérselo, dice que no piensa ir por ahí en leotardos, pero un cubo de agua fría cae sobre él y Ryoga aparece por detrás cogiendo a Ranma-m y diciendo que habrá que entrenar toda la noche.

Parte 6. Me encargaré de que pierdas.

Número 3.
Gimnasio Tendo; Ranma-m está vestida con un traje de gimnasia, mientras Ryoga le informa que en la lucha libre de gimnasia rítmica está prohibido atacar con las manos; Akane observa sentada. Ryoga dice que sólo peleando en serio toda la noche puede dominarse la técnica; Ranma-m se muestra dispuesta y ataca, dando una patada en la cara a Ryoga: "¡Bah! Está tirado."; Ryoga la tira con la cinta y grita enfadado: "¡Usa los aparatos! ¿Eres una persona o un animal?"; a Ranma-m no le convence mucho, pero sigue el asalto usando los aparatos: latiguea con la cinta, golpea con el aro y las mazas...; Ryoga también responde, y hacen auténticas maravillas durante el combate; Akane está impresionada, y cuando Ranma-m va a jactarse de su calidad, una bola le da en la cara; Akane dice que no necesita entrenarse, pero Ranma-m, mirando enfadada a Ryoga, dice que sí, y que se vaya a dormir; ante el rechazo inicial de Akane, se inclina ante ella y le pregunta si tiene miedo de que la hieran; Ryoga llega entonces y dice que se vaya a dormir y que él se encargará de todo; Akane se acuesta pensando que si Ranma-m lucha así no puede perder. Mientras, Ryoga dice a Ranma-m que se ha enterado de que si pierde, deberá seguir adelante con Kodachi; latiguea a Ranma-m cortádole las mallas en ciertos puntos, y dice que se encargará de que pierda; Ranma-m dice que le extrañaba su amabilidad y que ahora lo entiende, pero dice que no piensa salir con Kodachi, y que no piensa perder; así, Ryoga comienza a atacar diciendo que acabará con ella antes de la competición, y Ranma-m responde que lo intente. Y ya no vemos más que un maremágnum de polvo, golpes y aparatos de gimnasia.

Mañana siguiente; Akane se levanta diciendo lo mucho que ha dormido y notando el frío que hace; escuchan ruido en el gimnasio y, cojeando, va hacia él, y casi se cae de la impresión cuando ve a Ranma-m y a Ryoga, con los ojos hinchados por la falta de sueño, aún peleando; Akane les pregunta si llevan así toda la noche, y ambos se sorprenden de que ya sea de día; en el desayuno, Ranma-m confunde la servilleta con la comida y Akane no se lo puede creer: "¿Y tú me vas a sustituir?", piensa.

Colegio San Baco; la megafonía anuncia el combate de Kodachi. "¿Una sustituta?", pregunta Kodachi a Akane; Akane le explica lo de su lesión, y Kodachi reconoce a Ranma-m; le va a estrechar la mano pero Akane la para y le obliga a mostrar la palma; "Vaya, ¿cómo es que tengo chinchetas en la mano?"; en el vestuario, Akane y Ranma-m ven un ramo de rosas negras con una tarjeta de Kodachi deseando buena suerte; Akane coge una rosa y la echa a un acuario del cuarto, y al cabo de un momento los peces se han dormido.

"¿Seguro que esto es el colegio femenino San Baco? ¿Se... seguro?", dice una voz incrédula; es Ryoga, que con lágrimas en los ojos piensa que cómo es posible que el amor pueda hasta con su mal sentido de la orientación; y recuerda a Akane; pero se quita los sentimientos de encima y dice que debe encontrar la forma de que Ranma-m pierda; pero un cubo de agua fría que le cae por encima, echado por unas alumnas, estropea sus planes; otras chicas llegan, y al ver al cerdito lo cogen y lo abrazan encantadas, hasta que llega Kodachi y lo coge: "Este cerdo me será de gran ayuda.".

Gimnasio del San Baco; las gradas están abarrotadas; Kodachi entra y saluda a su hermano, que está en primera línea; las chicas del San Baco comentan lo guapo que es Kuno, y al preguntar un chico a otro si lo ha oído, responde que en la ignorancia está la felicidad; la árbito de la competición presenta a Kodachi Kuno como la representate del San Baco, y al ir a presentar a la representante del Furinkan le pregunta el nombre; "Ranma Saotome", responde Ranma-m; Akane le pregunta por qué ha dado su nombre real, y Ranma-m dice que no pasa nada; y cuando la árbitro lo dice en alto y Ranma-m se presenta levantando los brazos, la reacción no se hace esperar: "¡La chica de la trenza!", dice Kuno, "¡Debo apuntar su nombre antes de que se me olvide!", y lo escribe en una libreta mientras llora de emoción; Kodachi está incómoda: "Es raro que el mismo nombre en una chica sea tan repugnante."; los alumnos del Furinkan: "Cosas que pasan: el mismo nombre y apellido", "Pero, ¿no se parece un poco a Ranma?", "Bueno, muchas personas se parecen.". Ranma-m señala a Akane el efecto, pero ésta aún está un poco flipada.

La árbitro llama a las campeonas al centro y les hace darse la mano; de repente Kodachi dice: "¿Qué es aquello?", y señala tras Ranma-m; aprovechando el descuido de Ranma-m, Kodachi le encadena algo a la mano; "Con esos descuidos no llegarás lejos.", dice Kodachi; Ranma-m mira al final de la cadena, pero es Akane quien se da cuenta: "¡P-Chan!"; Ranma-m estira de la cadena, y mientras el cerdo le muerde el traje le habla: "Condenado Ryoga..., ¡tu misión en la vida es fastidiarme!".

Escenas inolvidables: Lo hechos polvo que quedan Ranma-m y Ryoga tras estar toda la noche peleando.

Parte 7. Competición al rojo.

Número 4.
El ambiente es excelente en el gimnasio del San Baco; las jueces de mesa recuerdan las reglas: sin límite de tiempo, no son válidos los ataques con las manos y la pelea acaba por KO o por salida del cuadrilátero de una de las dos; Ranma-m mientras dice a P-Chan, que no para de gruñir, que se calle o le estampa los sesos; Ranma-m piensa que como no le gusta pegar a una chica, sacará a Kodachi del ring antes de hacerle daño; esto último lo dice en voz alta, y Kodachi ríe agradeciéndole si preocupación, y ataca a Ranma-m con la cuerda; la comentarista dice que la maneja como un palo, como es habitual en "la flor de la gimnasia marcial"; P-Chan mientras se enrolla alrededor de Ranma-m y la inmoviliza, con lo que Kodachi la golpea en la cabeza y entonces caen en la cuenta: es realmente un palo; Akane protesta, pero la árbitro dice que no ataca con las manos. Después Kodachi ataca con las mazas, y de una de ella salen unas púas que casi dan a Ranma-m; Akane se lo dice a la árbitro, pero ésta no las ve al esconderlas Kodachi dentro del bolo; Kuno comenta lo ingenioso del invento de su hermana. Kodachi dice entonces que pelea así por salir con Ranma-h, y que puede llegar muy lejos; Ranma-m, aún enrollada por la cadena, coge a P-Chan entre sus pies y salta, dando en la cara a Kodachi con el cerdo, diciendo que no quiere salir con ella; las jueces aceptan el uso del cerdo como arma.

Kodachi se duele del golpe y Ranma-m se desenrolla la cadena; P-Chan está KO; Kodachi dice que quién quiere salir con ella, y Ranma-m le pide que si pierde no se presentará ante Ranma Saotome; Kodachi se intriga y se acerca a Ranma-m: "Tú también quieres a Ranma. ¡Serás asquerosa! ¡Serás...!", dice Kodachi mientras la ataca con una maza; Ranma-m contesta mientras se defiende con la cadena: "¡Yo soy Ranma Saotome!"; Kodachi dice que es una mala excusa, y, pidiendo el aro a su ayudante, dice que apopiarse del nombre de Ranma-h es una insolencia, y que se lo hará pagar; le lanza el aro, y Ranma-m lo consigue esquivar, pero el aro secciona uno de los postes del cuadrilátero con su filo; Kodachi lanza la cinta, atacando a Ranma-m y cogiendo el aro, que Ranma-m vuelve a esquivar y después desvía con la cadena. Ranma-m cae sobre las cuerdas y Akane le lanza las mazas; Ranma-m empieza a manejarlas como nunchakos, sorprendiendo al público, y diciendo a Kodachi que tendrá que hacerla perder; a Kodachi le parece muy gracioso, y ataca con su técnica secreta: el golpe de las mil manos; parece atacar a Ranma-m como si tuviera veinte bolos; Ranma-m se defiende; Akane le pasa la bola y, saltando, la lanza contra Kodachi, a la que se le caen... veinte mazas; la gente comenta que ha llevado el juego sucio a nuevos extremos de bajeza.

Kodachi dice que sólo es el principio, y que la esencia de la gimnasia rítmica marcial es dominar un arsenal infinito; así, lanza la cuerda y consigue coger la campana, con la que ataca a Ranma-m, y ésta para el ataque con P-Chan; el cerdito gruñe enfadado, mientras Ranma-m le dice que no podía hacer otra cosa; Kodachi vuelve a atacar usando esta vez una silla; Ranma-m se lanza y coge con la cinta la mesa de las jueces, que miran incrédulas; pero Kodachi enrolla a Kuno y lo lanza contra la mesa, a la que parte de un espadazo; las jueces dan por válido el uso del hermano. Akane siente entonces que alguien la toca en el hombro; se vuelve y es el panda, que con una tetera de agua caliente la invita a tomar una taza de té; Akane dice que no es momento; mientras la pelea sigue en el ring, sin que ninguna de las dos retroceda; Kodachi piensa que Ranma-m es muy testaruda, y que necesita algo especial; entonces se percata de la presencia de la tetera, y la coge con la cinta: "Hasta una cucaracha se rendiría ante el ataque del agua hirviendo."; las caras de Ranma-m y P-Chan reflejan la sorpresa y el miedo.

Kodachi hace un primer intento de mojar a Ranma-m con el agua caliente, pero Ranma-m consigue esquivarla; Kodachi ríe satisfecha, pues ha encontrado el punto débil de su rival; P-Chan gruñe aterrorizado, y Ranma-m sólo piensa en lo vergonzoso que le resultaría convertirse en chico vestido con mallas; Ranma-m salta por los aires, diciendo que no permitirá que le eche eso, pero Kodachi, al grito de "¡Idiota!", le lanza la tetera que impacta sobre Ranma-m y P-Chan. El panda saca un cartel con un mensaje muy significativo: "¡Oh, oh!".

Parte 8. Renuncio.

Número 4.
A Ranma-m y P-Chan les ha caído toda el agua caliente de la tetera; el vapor forma una nube alrededor de ambos, y en la nube la gente comienza a distinguir la figura de dos personas; efectivamente, son Ranma-h y Ryoga; éste dice: "¡Ja, ja! ¡Un chico vestido de chica!", y Ranma-h contesta: "¿Y tú? ¡Un chico completamente desnudo! ¡Ja, ja!"; pero un chorro de agua fría les impacta; es Akane que ha cogido una manguera y está mojándolos; la gente vuelve a ver a la chica y al cerdo, preguntándose si habrá sido un truco; Ranma-m y P-Chan suspiran aliviados. Pero poco dura el alivio, pues el chorro de la manguera los arrastra fuera del ring; Ranma-m se pone a nadar contracorriente furiosamente para llegar al ring de nuevo, "con una tenacidad que roza lo irracional", como dice la locutora; Kodachi acusa a Ranma-m de tramposa por haberle ayudado Akane, y con el aro afilado corta el chorro de agua; Ranma-m y P-Chan caen sobre la lona, y Kodachi acusa furiosa a Ranma-m de querer quitarle a "mi Ranma"; "¿Y desde cuándo Ranma es tuyo?", dice Ranma-m; Kodachi ataca con el bolo con púas, pero Ranma-m la esquiva y agarra la maza por los pies poniéndose cabeza abajo, y consigue lanzar a Kodachi por los aires hacia afuera del cuadrilátero.

Parece que todo haya acabado, pero Kodachi sopla de un pequeño silbato que lleva colgando al cuello, y Ranma-m nota como se mueve el ring, el cual se desplaza, ante la incredulidad del público, hacia donde va a caer Kodachi; Akane no da crédito, y el panda está comiendo una bolsa de papas; Kodachi cae sobre el ring, diciendo que para ella nada se acaba, y Ranma-m arranca la lona, apoyándose en uno de los postes de las esquinas; y debajo del ring aparece una multitud de chicas con trajes de gimnasia, que sale corriendo; "Ahí estaba el secreto del movimiento del ring: el poder de la mujer. ¡Todo el equipo de gimnasia femenina del San Baco!". Ya no queda lona; Akane traga saliva; el panda bebe su taza de té, y Ranma-m y Kodachi se observan desde las esquinas; Ranma-m sonríe confiada, pues el combáte aéreo es la especialidad Saotome; Kodachi ataca con la cinta y Ranma-m salta para esquivarla, pero se queda a mitad de camino; P-Chan se ha agarrado a una de las cuerdas, y Ranma-m está a punto de caer; va a alcanzar la cuerda donde está el cerdo, pero Kodachi la rompe antes con el aro; Ranma-m, desesperada, consigue lanzar a P-Chan contra un poste y enrollar la cadena en él, consiguiendo acabar encima; Ranma-m recrimina a P-Chan, diciendo que no se meta o lo mata; pero la cinta de Kodachi coge entonces a Ranma-m por el cuello.

Kodachi lanza a Ranma-m por los aires, y ésta se precipita hacia el centro del ring, sin lona; Akane grita desesperada; el panda sigue comiendo papas sin inmutarse; el público sigue extasiado el combate; pero Ranma-m consigue lanzar la cinta y engancharla en una de las vigas de los focos, y se lanza hacia Kodachi co intención de darle una patada... pero queda corta; Ranma-m retrocede por un efecto péndulo; Kodachi lanza una maza que parte la cinta, y Ranma-m cae sobre una cuerda para tomar impulso y lanzarse hacia Kodachi; ésta rie y ataca a Ranma-m lanzando mazas, y recordándole que no puede atacar sin armas; "El arma...", dice Ranma-m, "...¡está bajo tus pies!", y rompe el poste en el que se apoya Kodachi de una patada. El silencio se hace en el público; Akane mira sudando; y el panda bosteza aburrido; Kodachi está sentada, y Ranma-m agarrada a un poste... pero Kodachi ha caído al suelo y Ranma-m se aguanta, con el cuerpo arqueado, cogida con los brazos a un poste y apoyando sus pies en un pedazo de otro. "Kodachi Kuno ha salido del cuadrilátero. Vencedora:¡Ranma Saotome!"; la árbritro levanta el brazo a Ranma-m, que tiene la cara destrozada por el golpe.

Kodachi empieza a llorar; "Me ha derrotado; por tanto, como prometí, renunciaré a mi pasión por Ranma."; Ranma-m se acerca para consolarla, pero Kodachi aún no ha terminado: "A partir de hoy, Kodachi arderá en una nueva pasión por Ranma. ¡¡Ranma!!"; Ranma-m cae al suelo de la impresión, y Akane comenta: "¡Ranma si que está que arde!".

Parte 9. Querida Charlotte.

Número 5.
Pista de patinaje sobre hielo; Akane está patinando cuando sus amigas le proponen ir a descansar; mientras descansan y comen algo, le proponen que se apunte al equipo de patinaje, y que en poco tiempo será la representante de la escuela; entonces Akane se da cuenta de algo: "¡Me he dejado a P-Chan en la pista!". El cerdito está en la pista de hielo, cuando de repente una voz exclama: "¡Charlotte!"; una chica muy mona se queda mirando a P-Chan y le dice: "Mi chiquitina Charlotte, ¿quiere volver a casa con mami?"; P-Chan está sorprendido, y al ir la chica a cogerlo trata de escapar, pero la chica le da un golpe que lo deja KO, ante la sorpresa de la gente que mira la escena; después lo abraza diciendo: "¡Eres taaaan mona!".

Una casa de comida china; vemos unas fotos de Ranma-m de su combate con Kodachi; es Ranma-h quien las observa, mientras dice: "¿Así que quereis saber que tiene que ver conmigo esta chica?"; está con sus amigos del instituto, que le dicen que no se haga el tonto, pues esa chica se hace llamar Ranma Saotome, lleva una trenza como la suya y pelea tan bien como él; le preguntan si es su hermana o su prima, y dicen que se la presenten; Ranma-h se levanta diciendo que no la conoce, pero sus amigos le recriminan que ya que es el novio de Akane, les deje esa chica para ellos y no sea acaparador; a Ranma-h no le sienta eso muy bien, y responde: "¡Eso es absurdo! Para empezar, ¿quién quiere "pescar" a Akane? ¡Tiene un atractivo menor o igual que cero!"; y justo entonces entra Akane por la puerta gritando su nombre, con cara de enfado; Ranma-h retrocede asustado pensando que Akane quiere pelea, pero cuando la ve llorar piensa que no es eso; creyendo que la ha ofendido, empieza a hablar: "¡No llores! ¿Quién soy yo para decir si tienes o no..."; pero Akane lo corta: "¡Encuentra a P-Chan!"; Ranma-h queda cortado: "...atracti... P-Chan?". Las amigas de Akane cuentan que el cerdito desapareció en la pista de patinaje, un posible secuestro; una voz de fondo pregunta si prepara un almuerzo para tres; Ranma-h empieza a preguntar tonterías, hasta que ve a P-Chan en brazos de la chica anterior y lo señala.

Akane se lanza hacia la chica llamando a P-Chan, el cual despierta y trata de ir con Akane, pero la chica se lo impide, diciendo que es su pequeña Charlotte; "¡Es mi pequeño P-Chan!", grita Akane, y la chica vuelve a replicarle, pero una mano arrebata al cerdo de los brazos de la chica; es un chico alto y muy guapo que acaba de entrar; la chica llora diciendo que se lo devuelva, y la voz de fondo pregunta si hace un almuerzo para uno; las amigas de Akane no pueden creer que estén viendo un chico así. El chico le devuelve el cerdo a Akane y le pide que disculpe a su compañera; explica que es aficionada a coleccionar cosas; mientras, la chica le golpea con el puño en la cabeza, diciendo que le devuelva a "Charlotte"; el chico sigue explicando que cuando ella encuentra algo bonito le pone nombre y se lo lleva a casa; mientras, la chica golpea ahora con un cenicero; y sigue con una silla; y el chico le grita que pare antes de que ella siga con el mostrador. Con lágrimas en los ojos, la chica mira con rabia a Akane y la desafía, pero no a una pelea, sino a una competición de patinaje, y quien gane se queda con "Charlotte"; una amiga de Akane dice entonces que ya sabe quienes son esta pareja: son los campeones de patinaje estilo libre del instituto Kolkhoz, y se presentan: ella es Azusa Shiratori y él Mikado Sanzenin. Mientras, los dueños del local, que están detrás de ellos, preguntan con cara agria si alguien quiere comer.

Las amigas de Akane le recomiendan que no se enfrente a ellos, pues son los mejores; a Akane le da igual, y Azusa le dice que si se retracta, que sea ahora; Akane dice que la ladrona es ella, y ambas empiezan a hablar con el cerdo: "Mi Charlotte chiquitina, mami te hará una camita y te esperará."; "Tranquilo, P-Chan, no tengo intención de perder."; Ranma-h, mientras, se apoya en la mesa y piensa con desprecio: "Chicas. ¡Bah!"; Mikado se acerca entonces a Akane, y diciendo que como su compañera le ha causado problemas, a modo de disculpa... y se acerca a Akane para besarla ante la mirada de horror de todos... pero no llega a hacerlo al impactar un buñuelo en su mejilla; se vuelve y ve como ha sido Ranma-h quien lo ha lanzado, aunque éste mira hacia otro lado; ambos enfrentan sus miradas, mientras Akane mira sorprendida; Mikado se acerca a Ranma-h y dice que acepta su desafío y que lo reta dentro de una semana en el instituto Kolkhoz; Azusa está contentísima: "¡Qué bien! ¡Que mooono será el desafío!"; y empieza a llamar "Françoise" al buñuelo que Mikado lleva en la mano; Ranma-h acepta que el desafío sea por parejas y se levanta para marcharse; mientras, Azusa sigue insistiendo, ahora golpeando a Mikado con el cenicero; éste se enfada y acusa a Azusa de romper la tensión dramática; mientras, el dueño del local, con cara de auténtico enfado, les pregunta si van a comer o no. Ranma-h, Akane y los demás se van.

De vuelta a casa, Ranma-h caminado por la valla y Akane por la calle con P-Chan al brazo, Ranma-h dice a Akane que no lanzó el desafío por estar celoso o algo así, sino porque no puede dejar vivo a tal pervertido; Akane dice que no necesitaba su ayuda, y Ranma-h se enfada y se planta de un salto ante ella: "¡Un momento! ¡Encima que me tomo la molestia de...!", pero la mirada de Akane le hace parar; "¿Te gusta ese tipo?"; "¡Qué tontería!", grita Akane, "Si tu buñuelo hubiera tardado un segundo más, le hubiera roto la mandíbula de un puñetazo."; Ranma-h concluye: "Es cierto, no tienes el menor atractivo."; y Akane contesta: "Quizás lo tuviera si algún chico me gustara."; ya en casa de los Tendo, Nabiki pregunta curiosa si para una competición de ese tipo no tienen que estar en armonía las parejas, y Kasumi comenta que Ranma-h y Akane se llevan bien. Ranma-h dice que le da igual lo que le pase al cerdo, y en ese momento entra Ryoga a la sala de estar de los Tendo, diciendo a Akane que si quiere un patinador de verdad, que haga pareja con él; "¿Y tú que sabes de patinaje, Charlotte?", pregunta irónico Ranma-h; Ryoga le da un puñetazo mientras pregunta: "¿A quién llamas Charlotte?"; "Además...", replica Ranma-h, "...fui yo quien lanzó el desafío."; y Ryoga propone: "Decidiremos quien compite, ¡enfrentándonos entre nosotros!".

En la pista de patinaje, Ranma-h y Ryoga ponen un pie en el hielo y acaban con la cabeza en el suelo; "¿Por qué no empezáis por aprender a manteneros en pie?", les dice Akane.

Nuevos personajes:Azusa Shiratori, Mikado Sanzenin

Escenas inolvidables: Azusa golpeando a Mikado con la mano, un cenicero, una silla y casi con el mostrador; y los pobres dueños del restaurante, viendo que nadie quiere comer.

Parte 10. Un beso en la pista.

Número 5.
Pista de patinaje; Akane está con Ranma-m y le pregunta que qué postura es esa, pues Ranma-m está encogida y asustada, tratando de mantener el equilibrio; "¡Levántate!", dice Akane, "¿Eres un hombre o no?"; "A...ahora mismo soy una mujer.", responde Ranma-m, que comenta que un hombre que no sabe patinar queda ridículo; y Akane le dice que también en una mujer. En ese momento, Akane recibe un golpe en la espalda y cae de rodillas soltando a Ranma-m; se vuelve y es Azusa, que le pide disculpas, aunque Akane no se cree que haya sido accidental, pero Azusa dice que no discuta y que mire a su amiga; y es que Ranma-m ha salido disparada de espaldas y con mirada de terror; hasta que unos brazos la cogen; es Mikado, que le pregunta si está bien; Ranma-m reconoce a Mikado y dice su nombre, y éste se sorprende, pues no recuerda que se la hayan presentado y el recordaría sin duda a una chica tan bella. Pero Azusa rompe de un rodillazo en la cara a Mikado la escena, y dice que deje de galantear que hay que practicar el ataque de los cien enemigos; y efectivamente, rodeando a los cuatro aparecen cien tipos con uniforme de hockey sobre hielo; Mikado le da Ranma-m a Akane y les pide que se aparten para que no las hieran; Azusa y Mikado se ponen en posición de guardia y piden que se inicie el ataque; y los del hockey comienzan el ataque, pero uno a uno Azusa y Mikado los van tumbando ante los ojos incrédulos de Ranma-m y Akane, y en sólo nueve segundos. "Por eso son la pareja de oro del patinaje marcial", comenta uno de los derribados.

A Ranma-m se le ilumina la mirada al oír esto; "¡Si es marcial podemos ganar!"; y Akane, con mirada cínica, dice que seguro, pero si aprende a patinar. En ese momento, en la pista se escucha un revuelo: "¡Un cerdo! ¡Qué bonito! ¡Quiero abrazarlo!"; es P-Chan, que va corriendo perseguido por un montón de chicas; tanto Azusa como Akane lo ven, y Akane suelta a Ranma-m, ante la desesperación de ésta, para ir por él, pero Azusa llega antes y le pone un collar que lleva un corazoncito donde se lee "Charlotte"; "¡Ooooh, que mono!", dice Azusa entusiasmada; pero Akane le arrebata a P-Chan y, diciendo lo espantoso que es el regalo, trata de quitárselo, pero casi ahoga al pobre bicho hasta que Azusa le dice que va con llave y sólo se la dará si le gana. Akane grita que le da igual que sean la pareja de oro del patinaje marcial: "¡Cuando Ranma y yo formamos pareja...!", pero debe callarse al oír las súplicas de Ranma-m: "¡Ayyy! ¡Akane, si no me agarrás me caigo!", y Akane pone cara de estar acabándosele la paciencia.

Pero llega Mikado y coge a Ranma-m, y dice que le puede enseñar a patinar; Ranma-m se lo agradece pero no quiere y le pide que la suelte; Mikado parece decepcionarse, y dice: "Bueno, por lo menos dame las gracias por el rescate de antes."; e inclinándose hacia Ranma-m le da un beso en la boca; Akane y P-Chan miran con ojos como platos; Ranma-m queda paralizada en los brazos de Mikado y le parece como si se hiciera pedazos; y luego sale corriendo, llorando como una descosida; Mikado le pide que espere, y achaca su llanto al hecho de ser una chica pura e inocente; Akane mientras piensa que no le extraña que llore habiéndole besado un chico.

Unos baños públicos; Ranma-m entra corriendo en la parte masculina ante la sorpresa de todos los usuarios; se lanza al agua caliente, pensando: "¡Qué asqueroso! ¿Cómo se ha atrevido? ¿Cómo se ha atrevido? ¡Y además delante de Akane!"; la figura de Ranma-h sale del agua caliente, completamente enfurecido y ante la sorpresa del resto de hombres. "¡¡Esto no quedará así!!".

Mikado está comiéndose la cabeza: "¡Pobre chica! La hice llorar sólo por divertirme, con un beso."; una voz lo llama entonces: "¡Sanzenin! ¡Lucharemos aquí y ahora! ¡No te dejaré vivo!"; es Ranma-h con una cara que expresa auténtica furia; Mikado no entiende lo que pasa, pero Ranma-h está demasiado enfadado como para dar razones: "Por primera vez en toda mi vida... ¡estoy realmente furioso!", y pega un puñetazo al hielo, provocando una grieta en la pista. Mikado responde: "No sé por qué estás enfadado, pero por el pecado de destrozar la sagrada pista... ¡debes morir!"; Ranma-h, con una llamarada de furia en los ojos, responde: "¡Genial! Yo te lo haré pagar... ¡con la vida!".

Escenas inolvidables: El beso (como no) de Mikado a Ranma-m, y la posterior reacción de todos los presentes.

Parte 11. Cuestión de labios.

Número 6.
Ranma-h y Mikado están frente a frente; Ranma-h sólo puede pensar en el beso de Mikado, y se lanza hacia él diciendo que le devolverá por cien la humillación; pero Mikado con un sutil movimiento se aparta y Ranma-h estrella su cabeza contra el hielo, partiendo la pista ante la mirada asombrada de los presentes. Mikado fanfarronea: "Ha sido un ataque suicida..."; pero Ranma-h aparece detrás suyo y lo sorprende con un golpe en el pecho que no consigue esquivar del todo; Ranma-h cae de cabeza y con la cara y un pie se desliza hasta una de las paredes de la pista, de donde se levanta con la cara lastimada y enrojecida; Mikado lo ha decidido: "No me gusta usar esta técnica contra un aficionado, pero...", y comienza a girar sobre sí mismo mientras Ranma-h corre hacia él; la gente comenta: "¡Es la invencible danza de la muerte!"; Akane se sorprende al escucharlo y se fija más; Mikado sigue girando a endiablada velocidad y ve como sacude una vez tras otra patadas y puñetazos a Ranma-h, sin que éste parezca poder defenderse; "Nadie ha escapado jamás a ese giro.", comenta uno de los del equipo de hockey. Y Ranma-h sale despedido, cayendo de cabeza contra la pista; Mikado para en su giro y queda en la posición de una bailarina; "Se acabó.", comentan todos; pero Akane se acerca a Ranma-h y le pregunta si se puede mover, a lo que Ranma-h responde tratando de levantarse, pero volviendo a caer ante su incapacidad de mantener el equilibrio; la gente está muy sorprendida. Azusa se acerca y pregunta a Akane si han empatado, y Akane dice que Ranma-h ha ganado, y se lo lleva a rastras. Azusa se acerca entonces a Mikado, que está inconsciente y, riendo, le pinta unos bigotes de gato; el resto de la gente, al darse cuenta de lo que pasa, se lanza en tromba hacia Mikado: "¡Dejadme escribir a mí también!", es el grito unánime.

Casa de los Tendo; Akane le recrimina a Ranma-h que está en baja forma; "¿No podrías haberle ganado sin darle 518 puñetazos?"; "¿Crees que al tipo que me hizo eso me iba a conformar con darle un puñetazo?", responde Ranma-h, aún pensando en el beso; Kasumi pregunta intrigada que fue lo que hizo, y Ranma-h responde que nada especial. Pero se escucha una voz diciendo: "Fue patético. Yo no habría dejado que me pasará eso."; es Ryoga; Ranma-h se encara con él: "¡Cállate! Si no hubiera llevado los malditos patines no me habría... ", y Ryoga acaba la frase: "...besado?". Kasumi y Nabiki se sorprenden y preguntan intrigadas quién fue; y es Ryoga quien responde: "Vamos, díselo; no todos los días lo besa a uno un chico tan guapo."; "¡Serás hi...!"; la sorpresa de Nabiki y Kasumi es mayúscula, y tratan de darle un cierto consuelo, diciendo que si es un chico no cuenta, pero lo fastidian al decir: "Claro que si hubiera sido tu primer beso sería toda una tragedia. Pero como no es el caso... ¿verdad, Ranma?"; pero a Ranma-h el corazón se le ha hecho migas, y es incapaz de responder mientras aprieta los puños y su aura manifiesta la rabia interna.

Gimnasio; Ranma-h está en cuclillas pensando: "Toda la ciudad se está riendo de mí. A nadie le importa cómo me siento."; Akane llega entonces y le da una colleja, diciendo que ha bajado la guardia; le pregunta cuánto tiempo va a seguir haciendo pucheros, tan hombre que se cree; Ranma-h le vuelve la cara y le dice que se ría si le parece gracioso; y Akane ríe, mientras Ranma-h se enfada con ella y le pregunta de qué se ríe; Akane se le acerca: "¿De verdad fue tu primer beso?"; Ranma-h gira la cara avergonzado, diciendo que eso no importa, y Akane lo deja pasar mientras abre el botiquín que traía consigo. Mientras cura a Ranma-h, le dice que no debía haberse dejado besar así como así, y que es por lo desentrenado que está, a pesar de todo lo que presume. Ranma-h la mira; y Akane siente como la mano de Ranma-h le empuja el hombro mientras la otra la coge por detrás de la espalda y la lleva al regazo de Ranma-h; Akane grita de sorpresa; "Mira quién fue a hablar...", dice Ranma-h mientras se inclina hacia ella; pero para a escasos centímetros de su cara dándose cuenta de lo que hace. Los dos se separan; a Akane le late muy fuerte el corazón, y Ranma-h dice que no le malinterprete, que no iba a besarla. Akane le pica: "Total, si no tienes agallas para hacerlo."; "¡Cómo sigas hablándome así lo hago!", responde Ranma-h; "¡Venga, prueba!", le dice Akane. Ambos se miran con cara furibunda y respiración pesada; Ranma-h habla con voz entrecortada: "V-v-vale, pero cierra los ojos."; Akane le hace caso, aún con la expresión de enfado; Ranma-h se acerca hacia ella..., pero se vuelve a alejar para hablar: "Supongo... que esto hay que hacerlo... con alguien que te guste."; Akane parece captar el mensaje y abre los ojos: "Ya; por eso no puedes hacerlo conmigo."; Ranma-h responde soliviantado: "¡Yo no he dicho eso!". Y Akane lo mira con sorpresa; Ranma-h, ahora con mirada tímida y ruborizado, vuelve a hablarle: "Si a ti no te importa... a mí tampoco."; Akane queda sorprendida y azorada, y el silencio se hace entre ambos. "Pero bueno, ¿os vais a besar o qué? ¡Que no tenemos todo en día!", dice Nabiki, que junto con Kasumi, Soun y el panda están observando la escena desde hace un buen rato en la puerta del gimnasio; la cara de Ranma-h y Akane refleja una descomunal sorpresa.

Entretanto, en la pista de patinaje, Mikado Sanzenin ha vuelto en sí y se siente mortificado al ver que le han pintarrajeado como a un payaso, escribiéndole que es un maníaco sexual, pervertido, cretino, perdedor y ladrón de chicas; "Espera, Ranma Saotome; ¡el día de nuestra competición será el día de tu muerte!".

Escenas inolvidables: Todo lo que pasa desde que llegan a casa de los Tendo es magistral: como reacciona Ranma-h cuando Kasumi y Nabiki le dicen lo que le dicen, el juego de miradas y gestos entre Akane y Ranma-h en el gimnasio, Mikado pintarrajeado... TODO.

Parte 12. Labios en guerra.

Número 6.
Instituto Kolkhoz; el alumnado está muy animado ante la perspectiva del combate de patinaje; un gran cartel anuncia el combate por el trofeo "Charlotte"; Ryoga, con el collar de "Charlotte" al cuello, lo observa indignado: "¿Trofeo "Charlotte"? Serán hijos de... Sea como sea, hoy formaré pareja con Akane y venceremos."; pero Ranma-h llega por detrás y le lanza un cubo de agua fría; agarra a P-Chan y le dice que mire y no se preocupe.

En el vestuario masculino, Mikado Sanzenin saluda a Ranma-h al entrar; éste le pregunta si se encuentra mejor de la herida del anterior combate, y Mikado dice que fue un descuido y que hoy todo será distinto, y dice que aún no le ha dado su saludo formal a Akane; Ranma-h se sorprende, y Mikado le lanza un reto: "En algún momento de la competición de hoy, ¡robaré los labios de Akane Tendo!"; Ranma-h, incrédulo, le pregunta si sólo sabe pensar en eso, y Mikado le dice que en su mente sólo caben esos pensamientos; "Este tipo está chiflado.", piensa Ranma-h. Mientras, en el vestuario femenino, Akane estornuda; "alguien debe estar hablando de mí", piensa.

Pista de patinaje de Kolkhoz; excelente ambiente; el locutor anuncia el combate entre el Kolkhoz y el Furinkan por el trofeo "Charlotte"; y vemos a P-Chan encadenado a la copa y gruñendo impotente; los focos disminuyen en intensidad para luego estallar en luz a la elegante entrada de Azusa y Mikado; los chicos corean el nombre de ella y las chicas el de él. Ranma-h y Akane miran; "Es pura pose.", dice Ranma-h, "¡Pues les daremos poses!", y se pone a Akane al hombro, a pesar de las súplicas de ella; "¡Les vamos a dejar de piedra!", dice Ranma-h. Y la entrada los deja de piedra, pues Ranma-h se arrastra sobre la cabeza y los pies girando como una peonza mientras Akane está sobre él haciendo el mismo giro. Vemos el rostro de Azusa riendo a carcajada limpia, y la vemos en la cara de Akane riéndose de ella por su ridícula entrada; "A este paso yo diría que Charlotte es mía."; "¡P-Chan nunca será tuyo!", responde Akane.

Comienza en combate mientras se anuncia que sólo acaba por KO absoluto; los oponentes se lanzan unos contra otros; Akane lanza a Ranma-h hacia delante para que pegue una patada, pero Mikado aprovecha el hecho para rodear a Akane entre sus brazos: "Hoy estás más guapa que nunca."; Ranma-h se gira a tiempo y le coge la cabeza con los pies, pero Azusa cae sobre él, y de nuevo quedan Mikado y Akane cara a cara; pero ahora Akane se tumba en el suelo y lanza a Mikado por los aires. Éste va a caer junto a su compañera, diciendo que Akane es muy tímida por rechazar su beso; "Creo que le das auténtico asco.", le dice Azusa. De nuevo se lanzan unos contra otros; Mikado usa a Azusa como un molinete, y Ranma-h coge a Akane y la lanza por encima de ellos; Ranma-h esquiva a Azusa y golpea a Mikado, el cual acusa el golpe; Ranma-h sigue patinando y Akane le cae en su espalda; se dirigen disparados hacia la valla; "¡La valla!¡La valla!", dice Akane; "¡Lo sé!", responde Ranma-h; "¡Para"; "¡No puedo!"; y al llegar a la valla salen disparados hacia arriba, dan varias volteretas por el aire y caen de pie sobre la pista; ambos resuellan aliviados, empapados de sudor. Mientras, en el centro de la pista, Azusa pregunta a Mikado si le duele, mientras le toca en un sitio; y sigue dándole puñetazos en el mismo lado: "¿Te duele aquí?"; Mikado se vuelve furioso: "¡Claro que me duele ahí! ¡Así que deja de darme golpes, idiota!"; "Es que tu Azusita se preocupa por ti.". Ambos se vuelven ahora hacia Ranma-h y Akane, y Sanzenin comenta irónico: "Pensar que un aficionado ha hecho caer a Mikado Sanzenin..."; Ranma-h le contesta: "Como vuelvas a intentar eso con Akane, no me limitaré a hacerte caer, te mandaré directo al ataúd. ¡Akane es mi prometida! Ponle un labio encima y te mato.". Akane no se lo puede creer, y el corazón empieza a batirle fuerte mientras el rubor se le sube a las mejillas y piensa: "¡Oh, no! Y delante de todo el mundo.".

Mikado sonríe cínicamente; "Tu prometida, ¿eh? Esos lazos son frágiles, y haré cuanto esté en mi mano por romperlos."; mientras, Azusa les saca la lengua.

Escenas inolvidables: La entrada de Akane y Ranma-h, y Azusa riéndose en sus caras.

Parte 13. Jamás te soltaré.

Número 7.
Las palabras de Ranma aún suenan en la cabeza de Akane: "Akane es mi prometida. Ponle un labio encima y te mato."; Akane mira a Ranma-h, preguntándole mentalmente si lo ha dicho en serio; mientras, Azusa y Mikado se lanzan hacia ellos, diciendo que también se les conoce por los anticasamenteros, pues todas las parejas con las que se han enfrentado han quedado separadas; "¡Menos humos! ¡Adelante, Akane!", grita Ranma-h mientras coge a Akane y se lanzan hacia ellos; mientras, el locutor habla del ataque: "¡La cuchilla de pareja!". Akane y Ranma-h atacan con una patada, pero Azusa salta sobre ellos; Mikado coge a Ranma-h de un pie y Azusa al caer lo abraza y le besuquea la nariz; Akane se vuelve, experimentado una nueva sensación (¡celos!), gritando a Azusa que qué hace; Azusa aprovecha que Ranma-h va a estornudar y lo lanza de cabeza al hielo cogiéndolo por los pies, pero Akane llega a tiempo y evita que se estrelle cogiéndolo con las manos; Mikado coge ahora a Azusa por los pies y, con cara de terrible esfuerzo, los levanta a todos hasta dejar a Azusa sobre él y a Ranma-h y Akane al aire, y comienza a girar sobre sí mismo; el locutor vuelve a hablar: "¡Ahí está! La temible cuchilla de pareja: ¡el tornado del adiós!".

Mikado gira a gran velocidad mientras Akane y Ranma-h se ven empujados hacia fuera por la fuerza del giro; Mikado dice a Ranma-h que suelte a Akane y dejará de girar; Akane dice que lo haga, pero Ranma-h dice que no, que se estrellará contra la pared; Mikado sonríe cínicamente mientras dice que cuanto más confíen el uno en el otro, mayor será la decepción al final; "¡No dejes que te manipule! ¡Suéltame!", dice Akane; "¡Idiota! ¿Crees que voy a dejar escapar a una boba como tú?", responde Ranma-h; "¿Cómo me has llamado?", dice Akane enfadada. Entonces Azusa comienza a resentirse del esfuerzo: "Azusita está muy cansadita. No puedo seguir.", y los suelta; ambos salen disparados hacia la pared, pero Akane va delante; Ranma-h consigue pasar por encima de ella y es él quien se estrella con tremendo estruendo y cae inconsciente sobre el hielo... pero no ha soltado a Akane. El público está extasiado: "¡Han superado el tornado del adiós!"; pero Ranma-h parece no encontrarse nada bien; Akane le recrimina que llegara tan lejos, pero Ranma-h no responde; sigue inconsciente; "¡Ranma! ¿Ranma?", le llama Akane. Mientras, Azusa y Mikado hablan por detrás diciendo que es imposible que haya sobrevivido; Akane empieza a llorar: "Todo por mi culpa... ¡Raanmaaa! ¡Idiota!", dice mientras llora contra su pecho; pero Ranma-h se levanta furioso: "¡Eh! Al menos podías decir gracias."; Akane lo mira incrédula: "Me estabas engañando. Estaba preocupada por ti."; Ranma-h dice que no ha sido nada y se incorpora de una voltereta, pero al caer al suelo sobre sus pies todo su cuerpo comienza a crujir y comienza a soltar unos lagrimones de puro dolor ante la atónita mirada de Akane. "Vaya, te has levantado.", dice Mikado; "E-e-esto... no ha hecho... más... que empezar.", dice Ranma-h dolorido.

Pero el público se da cuenta entonces de algo: "El cerdo... ¡ha desaparecido!"; efectivamente, P-Chan ya no está junto a la copa; "¿Charlotte?", piensa Azusa; Ryoga está por encima del público: "Ya es hora de que me muestre.". Mientras, Akane dice a Ranma-h que no puede seguir tal como está, y Ranma-h dice que antes tiene que hacer pedazos a Mikado; éste lo confirma, pues no quiere acabar el combate sin robar los labios de Akane, pero al ir hacia ellos, su compañera lo agarra por los pies: "¡Mi Charlotte ha desaparecido! ¡Busca a mi Charlotte!", dice Azusa llorando. Akane aprovecha la pausa y le da un golpecito a Ranma-h en las costillas, y éste cae con todos los huesos crujiendo; "¿Qué haces?", le dice a Akane; "¡No hagas más esfuerzos!", le grita ella; y, cogiéndolo de la mano, dice: "Por favor...", y queda junto a él acariciándole la mano con cariño. Pero las luces se apagan; "¡Un apagón!", murmura el público, pero vemos a Ryoga con un cubo en la mano junto al interruptor; a Ranma-h le cae el agua del cubo por encima; "Siéntate y mira, nenita.", dice Ryoga; "Y ahora, Akane, ¡tú y yo juntos!". Pero al encenderse la luz Ryoga se encuentra de cara con Ranma-m mientras que es Akane quien está fuera de la pista; "Será idiota... justo cuando las cosas se ponían bien.", piensa Ranma-m.

Escenas inolvidables: Akane cogiendo a Ranma-h de la mano por primera vez, con todo lo eso significa.

Parte 14. Quemando los puentes.

Número 7.
El público murmura extrañado: "¡El Furinkan tenía una pareja de reservas!"; mientras, Ranma-m y Ryoga se pelean: "¿Qué haces tú aquí?" "¡Tú me has traído!"; mientras Mikado reconoce a Ranma-m: "La chica de la trenza que con tanta inocencia aceptó mi beso."; y recuerda que la besó y ella lloró de la emoción al pensar que su primer beso le fue dado por Mikado Sanzenin, y salió corriendo, a pesar de los ruegos de Mikado, proclamando su felicidad. Ranma-m le da un buen golpe a Mikado: "Menos trolas, tío."; Mikado dice que se alegra de verla, y ella dice que siga el combate; pero Ryoga llega por detrás y dice a Ranma-m, mientras le hace una presa que le hace crujir todos los huesos, que no está en condiciones de seguir y que deje paso a Akane. El público abuchea la escena; el locutor sugiere que la sustitución puede ser la causante del alboroto; "¿A quién le importa eso? ¡El traje de la chica no es nada sexy!", es lo que reclama la mayoría. El club de modas del Kolkhoz entra con dos vestidores y mete en ellos a Ranma-m y Ryoga, que salen de ellos con nuevos trajes. "Tras el cambio de traje, ¡el combate se reanuda!", dice el locutor.

Ranma-m pregunta a Ryoga si ha aprendido a patinar; la respuesta es negativa, pero dice que al menos se mantiene en pie; mientras, Mikado se ha acercado a Akane y le dice que como no pudo besarla en la pelea, al acabar saldrá con ella; y le da un beso en la mano ante la repugnancia de Akane y los celos de Ryoga que lanza a Ranma-m contra la cabeza de Mikado; éste coge a Ranma-m, inconsciente, preocupado por su estado; mientras, Ryoga se acerca a duras penas a Akane y le dice que entre a formar pareja. Pero Azusa se da cuenta entonces de algo: "¡Charlotte!", y se acerca a Ryoga señalando el collar que aún lleva al cuello y recordando que se lo regaló a Charlotte; Akane mira extrañada; Ryoga intenta salir del brete: "A ver si nos aclaramos; yo me llamo...", y Ranma-m, ya consciente, aparece tras él diciendo: "¡P-Chan!"; Ryoga se revuelve y la golpea: "¿Quién es P-Chan?"; Mikado se enfada y coge a Ranma-m: "¿Qué haces con mi chica?"; Ranma-m se enfada más y lanza a Mikado por los aires: "¿Quién es tu chica?", y le cruje la espalda. Ranma-m se recupera y coge a Ryoga, ante la desesperación de Akane, pero apenas patinan un par de metros y Ryoga cae, arrastrando a Ranma-m: "¡Ya te dije que no sé patinar!"; Azusa aprovecha la situación y se pone los pies de Ryoga al cuello; Mikado la coge por los pies y comienza de nuevo el tornado del adiós. Ryoga le dice a Ranma-m que lo suelte, y ésta dice que no, mientras le da un mordisco en la mano; Ryoga responde con un puñetazo que manda a Ranma-m por los aires. "El tornado del adiós ha acabado con la confianza mutua de otra pareja.", dice el locutor; "¿A ti te ha parecido que tenían confianza mutua?", murmura el público.

Mikado suelta a Azusa, que queda por el aire con Ryoga y caen al suelo; Mikado se lanza hacia Ranma-m y la coge y empieza a decirle que el hombre en quien confiaba la ha traicionado, pero que desde ahora será su amado; y se imagina a Ranma-m abrazada a él llorando de emoción. Ranma-m le da un buen golpe: "¿Qué diantres balbuceas?"; luego se acerca a Ryoga, que está con la cabeza clavada en el hielo y le pregunta cuánto tiempo se va a quedar ahí y Ryoga pega un puñetazo que agrieta el hielo; "Si no fuera por este hielo...", dice,"...podría ganar."; y vuelve a pegar otro puñetazo que agrieta más la pista y hace que salga un chorro de agua helada, que impacta en Ranma-m; el locutor recuerda entonces que la pista de hielo se hizo helando una piscina; Ryoga se desespera: "¿Por qué no lo dijiste antes¡", mientras la pista se deshace en enormes icebergs. Ranma-m habla entonces a Ryoga: "Yo me he transformado ya; ¿qué vas a hacer?"; Ryoga piensa: "Si me transformo en ese cerdo delante de Akane..."; y lanza a Ranma-m un desafío: "Aquel de los dos que caiga antes, renunciará a Akane. ¿Aceptas?"; Ranma-m no se fía de lo que quiere hacer Ryoga, aunque acepta el desafío.

Escenas inolvidables: La forma en que Mikado idealiza su relación con Ranma-m. Para partirse.

Parte 15. ¡Ryoga explota!

Número 8.
Los cuatro combatientes se sostienen sobre los bloques de hielo; "El combate sobre patines se convierte en una batalla sobre hielo.", dice el locutor; mientras, Ryoga piensa: "Querida Akane, caeré al agua y me convertiré en cerdo o te tendré en mis brazos."; Ranma-m tanmbién piensa: "No sé en que piensa, pero no dejaré que se quede con Akane."; pero Ryoga toma la iniciativa y lanza a Ranma-m contra Azusa y Mikado; "¡Ryoga! ¿Qué haces?"; "¡Tú también eres mi enemigo!", responde mientras lanza un bloque de hielo contra ellos; todos consiguen esquivarlo, y es Ranma-m quien vuelve a hablar: "Eres imbécil, Ryoga"; "Te lo dije, Ranma; quien caiga renuncia a Akane.", responde éste; y Ranma-m le lanza un pedrusco de hielo más grande aún; Ryoga consigue romperlo, pero es una cortina de humo para que Ranma-m le dé una patada; Ryoga la coge del tobillo y la estampa contra el hielo, pero el bloque sobre el que están se inclina y ambos se deslizan hacia el agua; Ranma-m ya está dentro, pero cuando Ryoga está a punto de caer, aparece Mikado y le da una patada diciéndole que así no se trata a un chica; Ryoga coge a Mikado y lo lanza hasta el infinito: "¡No has debido meterte en una pelea entre hombres!". Ryoga coge otro enorme bloque de hielo; la gente, incluída Akane, está sorprendida de ver que los miembros del mismo equipo luchan entre sí Ryoga salta hacia Ranma-m con el bloque de hielo gritando que Akane es suya; Ranma-m rompe el bloque pero Ryoga la coge por detrás y la hace caer de cabeza.

El golpe resquebraja el bloque de hielo sobre el que está, partiéndolo en dos y haciendo que ambos se deslicen hacia el agua resbalando entre las dos mitades; pero no llegan a caer; Ryoga consigue escalar hacia arriba, mientras Ranma-m piensa que aunque es un imbécil es muy tenaz; pero Ryoga no llega arriba al saltar Azusa sobre él; es Ranma-m quien impide que de nuevo caiga al agua; pero Mikado va a caer sobre ellos dando el golpe definitivo. "Querida Akane... ¡dame fuerzas!", invoca Ryoga; y con sobrehumano esfuerzo agarra ambos bloques de hielo con los brazos y aplasta con ellos a Mikado, mientras se apoya en Ranma-m, que a duras penas puede mantenerse a flote, y Azusa está agarrada a su cintura. Ryoga lanza los bloques lejos y salta, al igual que Azusa, pero Ranma-m queda en el agua mientras enormes pedruscos de hielo van cayendo sobre ella hasta sepultarla totalmente. Ryoga resopla sobre un bloque cercano; "He... ganado.", piensa y dirige la mirada hacia Akane, la cual está completamente atónita.

Pero una mano surge bajo el hielo del bloque en el que está Ryoga y se agarra a su pierna; "Esto... no ha terminado... aún.", dice Ranma-m resoplando, ante la sorpresa de Ryoga.

Parte 16. Las aguas del amor.

Número 8.
Ranma-m sigue agarrada a la pierna de Ryoga; éste sonríe y hace un sarcasmo: "Me gustaría felicitarte, Ranma; pero en vez de eso, ¡me llevo a Akane!", y cogiendo a Ranma-m por la cabeza la saca y la estrella contra el hielo; "No es una simple mascota...", dice ella,"...¿crees que te diré: ¡Vale, llévatela!", y asesta una patada a Ryoga, que salta a otro bloque de hielo. Mientras, el locutor se preocupa por el estado de la otra pareja; a Mikado se lo llevan en camilla, y Azusa se acerca a él, pero para quitarle la manta: "¡Ohhh! ¡Que manta tan monaaa!"; Mikado se la arrebata diciendo que tiene frío, pero Azusa responde dándole un sillazo en la cabeza; vuelve a coger la manta y la presenta al público como Martina; mientras, los médicos dictaminan que Mikado está KO, y se declara vencedora a la pareja del Furinkan.

Pero Ranma-m y Ryoga siguen ajenos a todo esto y siguen peleando, ante la mirada sorprendida de Akane; "¡Prepárate a recibir, nenita!"; "¿Cómo me has llamado, cerdo?"; "¡No dejaré a Akane con un medio-hombre como tú!"; "Mejor que ser un cerdo."; Ranma-m hace una presa en el aire a Ryoga y ambos se precipitan hacia el agua... pero un enorme bloque de hielo los desvía; Akane ha sido la lanzadora y los mira furiosa: "¿Queréis parar de una vez? ¿Por qué no os podeis llevar bien?"; Ranma-m le dice que se largue, y Akane pregunta por qué se pelean; Ranma-m va a responder, pero Ryoga le aplasta la cabeza contra el hielo y le dice a Akane que se lo dirá al acabar; y lanza a Ranma-m por los aires. Ésta no está de acuerdo en que sea Ryoga quien lo explique, y se lanza hacia él, mientras Ryoga hace lo propio; Akane vuelve a lanzarles un pedrusco diciendo que paren, pero sólo consigue que sea Ryoga quien pegue a Ranma-m y la lance hacia el bloque donde está ella; Ryoga se lanza hacia Ranma-m para darle otra patada, pero ella la esquiva. Tanto golpe hace que el bloque oscile y Akane se resbale hacia el agua; en el último momento consigue dar una voltereta y volver a caer sobre él, pero se resquebraja y cae el agua. Ambos se dan cuenta de que Akane se ha caído; "¡Burra! Le dije que no se metiera.", dice Ranma-m; pero los dos quedan mudos al ver que Akane chapotea desesperada y acaba hundiéndose; "¿No me digas...", dice Ryoga, y Ranma-m acaba: "...que no sabe nadar?"; y ambos se lanzan al agua; antes de caer, Ranma-m le pregunta a Ryoga si sabe lo qué hace, y Ryoga se da cuenta pero demasiado tarde: "¡Akaneeeee!", es su grito mientras se hunde en el agua. Y vemos a P-Chan nadando junto a una Akane medio ahogada.

Un techo borroso; Akane abre del todo los ojos; sus amigas se preocupan por ella; están en el vestuario del instituto, todas vestidas con el uniforme. Sobre una estantería, vemos a Ranma-m, que estornuda, y a P-Chan, ya sin collar; Ranma-m lanza al cerdo a Akane, que pregunta que ha pasado para que esté tan mojado. Sus amigas le explican entonces que fue P-Chan quien la sacó del agua a rastras; Akane mira agradecida a su mascota y le da las gracias; Ranma-m baja entonces de la estantería diciendo que también Ryoga se lanzó a salvarla, y sus amigas se preguntan dónde se habrá metido Ryoga. Ranma-m mira a P-Chan y piensa: "En consideración a tu estupidez, supondré que lo de hoy a sido un empate."; entonces un ruido empieza a hacer temblar las paredes ante la sorpresa de todos, y una pared se rompe. Por el agujero entra una chica joven, con una enorme maza en cada mano, y sólo dice dos palabras: "¡Ranma! ¡Matar!". Las amigas de Akane se abrazan asustadas; Akane mira incrédula y Ranma-m dice aterrorizada: "¡Sh-Sh-Shampoo!".

Nuevos personajes:Shampoo

Parte 17. El beso de la muerte.

Número 9.
"Ranma, ¡matar!", vuelve a decir Shampoo mientras Ranma-m le pregunta qué hace en Japón; pero Shampoo responde asestando un mazazo contra Ranma-m, que consigue esquivarla un golpe tras otro mientras dice que es la única persona con la que no puede pelear; Ranma-m le lanza una manta, y al apartarla, Shampoo observa que Ranma-m ha desaparecido; "¡Ranma!", llama; y Akane le señala el agujero de la pared por donde entró diciendo que se ha ido; Shampoo se enfurece: "¡Malo!", grita mientras golpea un armario con una de las mazas, y acto seguido sale buscando a Ranma-m. Las amigas de Akane aún están temblando, y Akane se acerca al armario golpeado por Shampoo y lo abre para ver dentro a una temblorosa Ranma-m; "¿Qué pasa con esa chica?", pregunta; Ranma-m dice que es algo complicado de explicar, y cuando Akane le menciona que es muy guapa, Ranma-m sólo consigue decir sudando: "¿Estás loca? ¡Quiere matarme!"; de vuelta a casa, Ranma-h cuenta la historia.

Cuando aún estaban en China, el guía guía a Ranma-m y el panda hasta una aldea de amazonas, mujeres guerreras; Ranma-m y el panda están hambrientos; el guía les informa de que las amazonas están demostrando su habilidad, y vemos a Shampoo y otra mujer combatiendo sobre un enorme tronco, hasta que Shampoo lanza a su contrincante por los aires; "Menuda fuerza tiene esa chica.", comenta Ranma-m mientras come unos buñuelos y el panda una raja de sandía; el guía les pregunta qué están comiendo, y entonces se dan cuenta de que se han zampado el primer premio del concurso; una maza golpea la plataforma donde están Ranma-m y el panda; Shampoo empieza a hablarles mientras el guía les traduce: "Vosotros, mujer y panda, ¿por qué robais mi premio? Todos los años hay este espectáculo de artes marciales; ahora yo campeona."; Ranma-m dice entonces que basta que pelee con ella y si le gana no habrá pasado nada. Shampoo acepta, y Ranma-m le gana ante la sorpresa de las mujeres de la aldea y el terror del guía; Shampoo se levanta, se acerca a Ranma-m, y le da un beso en la mejilla ante la sorpresa de todos los que miran y la misma Ranma-m.

Akane le da una patada a la valla por la que camina Ranma-h: "¡Creía que fue mientras eras chica!"; Ranma-h aguanta el equilibrio: "Tú escucha.", dice.

El guía da un grito de terror y coge a Ranma-m para salir corriendo: "Tenemos que huir, señor cliente; has recibido beso de la muerte."; Ranma-m pregunta que significa eso, y el guía explica que si una amazona pierde con un extranjero es peor vergüenza que la propia muerte, y que el beso de la muerte es promesa de perseguir hasta el fin del mundo y matar; "Y cuando dicen hasta el fin del mundo, ¡es en serio!"; y vemos a Shampoo atacando o buscando en sucesivas escenas a Ranma-m y el panda.

Akane comenta a P-Chan lo increíble de la historia, pero vuelve a decir: "Al menos es guapa ¿no?", y Ranma-h le dice que pare.

Pero al llegar a casa, Kasumi le anuncia una visita, y Ranma-h se cae del susto cuando ve a Shampoo tomando un té en la sala de los Tendo; Kasumi dice que vino acompañando al panda, y Ranma-h se lo recrimina a su padre, que contesta en un cartel que ella le ha seguido. Shampoo se vuelve llamando a Ranma-h; lo mira con curiosidad y lo saluda, saludo que Ranma-h responde nervioso; Shampoo le toca el pecho, diciendo "Hombre."; Ryoga aparece entonces diciendo que parece que no conoce al Ranma varón; Ranma-h le contesta: "Por lo visto sabes mucho de eso, P-Chan."; Ryoga dice que no le conviene hablar así y coge un cubo de agua fría diciendo que no querrá decepcionar a Shampoo que ha venido por una chica. Pero antes de que Ryoga moje a Ranma-h, Shampoo asesta un mazazo a Akane, que a duras penas consigue pararlo; "¡Dame Ranma! ¡Escondes Ranma!", dice Shampoo, y concluye: "¡También matar!", y vuelve a asestar otro mazazo que Akane consigue esquivar. Ranma-h se interpone y diciendo que no se juega a la pelota en casa le rompe una de las mazas, cuya bola sale por los aires y va a caer sobre la cabeza de Shampoo, dejándola KO; Ryoga comenta que de nuevo la ha derrotado, mientras Ranma-h dice que ha sido accidental; Akane piensa que entonces ahora también irá por Ranma-h. Shampoo se despierta, se incorpora y va hacia Ranma-h, mientras éste le dice que no la ha derrotado, que ha sido un accidente; Ryoga empuja a Ranma-h hacia Shampoo diciendo que asuma sus riesgos como un hombre.

Pero al caer sobre Shampoo, ésta lo abraza y diciendo "Amo a ti." besa a Ranma-h en la boca, ante la sorpresa de éste; Akane se pone hecha una furia: "¿Qué es esto?".

Parte 18. Amo a ti.

Número 9.
Ranma-h y Shampoo aún se están besando ante la mirada furiosa de Akane y curiosa del resto de observadores; hasta que Akane coge la maza rota de Shampoo y se la lanza a Ranma-h; Shampoo y Akane se miran y se percibe la furia entre ellas, mientras al fondo vemos a Ranma-h con la maza incrustada en la cabeza. Soun Tendo llega entonces y pregunta qué pasa; Kasumi trata de explicarse diciendo que al parecer una amiga china de Ranma-h entró a la fuerza a reunirse con él...; Soun no se entera mucho; Ranma-h se levanta diciendo que es imposible, que jamás le ha visto como chico; Akane dice que menudo beso el de Shampoo para ser el primero; Ranma-h se enfada: "¡Escucha!"; "¿Qué?", responde Akane irritada; se hace el silencio, y al final Ranma-h le dice que piense lo que quiera: "Si creéis eso de mi..."; y Shampoo se le abraza de nuevo, haciendo que Soun diga que es difícil pensar otra cosa; Akane se vuelve furiosa: "Por lo que a mí respecta, Ranma, jamás hemos estado prometidos."; y se va corriendo por el pasillo mientras Kasumi la llama. Soun Tendo comienza a fumar: "Bueno, a ver...", dice, y adoptando un aspecto gigantesco y lanzándole el humo a Ranma-h, sigue diciendo: "¡Quiero una explicación!"; Ranma-h no sabe contestar, y Shampoo señala un librito que parece poder ser la solución al misterio; Soun lo empieza a leer, y Ranma-h le increpa para que diga en alto qué pone; pero Soun se vuelve a él llorando: "¡Idiota! ¿Crees que sé leer chino?".

Nabiki, recién llegada coge el libro y empieza a leer: "Leyes de las amazonas: si un forastero derrota a una guerrera, si es mujer le dará el beso de la muerte y la matará; y si es hombre, deberá aceptarlo como esposo." A Ranma-h se le abren los ojos como platos mientras Shampoo se abraza a él y suspira; Ranma-h se levanta e increpa a Nabiki, diciendo que no bromee y que no sabe leer chino; Nabiki dice que es cierto que no sabe leer chino, pero muestra a todos que el libro tiene una traducción al japonés.

Patio de los Tendo; un grito resuena: "¡Ranma, imbécil!"; Akane está entrenándose contra un muñeco, y le da una patada tras otra hasta que lo arranca del suelo y lo lanza por los aires; el muñeco cae; Akane se seca el sudor mientras dice que se siente bien; reflexiona diciendo que fueron sus padres los que acordaron el compromiso: "No es como si estuviéramos enamorados, o algo así..."; pero la imagen de Ranma-h enfrentándose a Mikado y ese "Akane es mi prometida; si la tocas te mato.", se le aparece; y ella levanta los ojos tristes al cielo; y se acerca al muñeco caído y lo abraza. Entonces escucha la voz de Ranma-h tras la esquina de la casa: "Escucha Shampoo, ¡modernízate!"; Ranma-h habla subido a una casita para pájaros con Shampoo, diciendo que no debe seguir una ley como la de matar a la mujer que la derrote o casarse con el hombre que lo haga; Akane queda sorprendida: "¿Ley?"; y Kasumi y Nabiki aparecen sobre ella diciendo que es un caso claro de mujer que quiere pescar a un hombre, y que se reconcilie con Ranma; Akane vuelve a observar. Shampoo se abraza a Ranma-h y le dice algo en chino que Nabiki traduce como "Amor mío." ante los celos de Akane; Ranma-h vuelve a hablar: "Creo que no entiendes. ¡Óyeme bien! ¡No me voy a casar contigo jamás!". Pero Shampoo lo mira dulcemente y vuelve a decirle algo, y a Ranma-h el corazón se le derrite.

Nabiki traduce: "Te amo."; Akane le dice que se calle; Ranma-h está sudando ante los abrazos de Shampoo: "C-Casarnos... porque... o sea, yo... bueno..."; y dice la frase cumbre: "Deberíamos de conocernos un poco mejor."; Akane se cae al suelo muerta de celos, mientras Kasumi y Nabiki se sorprenden de la debilidad de Ranma-h; pero el panda llega y con un cartel que dice: "¡Deja de decir tonterías!" manda a Ranma-h al infinito.

Ranma-h está sobre el tejado de la casa de los Tendo; piensa en Shampoo: "Como siempre había querido matarme, no me había fijado en que Shampoo fuera tan bonita... si Akane fuera así de cariñosa..."; de repente, un montón de agua fría cae sobre él; Ranma-m descubre a Ryoga tras ella, y le increpa por haberle mojado; Ryoga contesta: "Pues mira, al ver a Akane tan celoso por tu culpa... ¡me he ofendido mucho!", y le lanza el cubo haciendo caer a Ranma-m, que mientras cae dice que no tiene nada que ver con ella: "Si Akane está celosa es c...", pero calla al ver a Akane junto a ella; "&iqueCelosa? No, que va.", dice Akane con la mejor de sus sonrisas, "Recuerda que ya no estamos prometidos. ¡Así que id a conoceros un poco mejor!", grita mientras pega un bofetón a Ranma-m; ésta se queda dolida, y llama a Akane que se aleja, pero escucha un ruido muy especial tras sí; la maza se Shampoo golpea el suelo y ella sale con cara furiosa, diciendo su frase de siempre: "¡Ranma!¡Matar!"; y sale corriendo tras ella tratando de golpearla con la maza. Soun mira curioso la escena: "Cuando es chico lo quiere, y cuando es chica lo quiere matar."; "Sí, deben conocerse un poco mejor.", concluye Nabiki. Akane está en su cuarto junto a P-Chan haciendo pesas y diciendo "Ranma, ¡imbécil!".

Escenas inolvidables: Shampoo haciéndole carantoñas a Ranma-h, y Akane muriéndose de celos tras la esquina de su casa.

Parte 19. Una dosis de Shampoo para Akane.

Número 10.
La familia Tendo está desayunando; Akane llega corriendo, y Kasumi le pide que despierte a Ranma-h; al preguntarle ella por qué motivo, Nabiki dice que aún está furiosa por lo de Ranma-h y Shampoo; Akane lo niega, y su padre le dice que empiece a ser algo sincera consigo misma; Akane le gruñe y su padre llora diciendo que no le haga eso; Kasumi lo tranquiliza y Akane va a despertar a Ranma-h: "¡Ranma! ¿Vas a pasarte todo el día durmiendo?"; pero se queda helada al ver a Shampoo abrazada a Ranma-h, durmiendo los dos juntos; Shampoo dice "Cariño", y Ranma-h suspira; y a Akane le empiezan a caer sudores por la cara. Un cubo de agua fría cae sobre Ranma-h; Ranma-m se levanta imprecando a Akane por lo que ha hecho, y Shampoo, que también se ha despertado, coge a Ranma-m de la barbilla, diciendo "Cariño", ante la sorpresa de ella que no sabe qué hace Shampoo allí; pero cuando ve que es Ranma-m, coge su maza y sale tras ella por toda la casa diciendo "¡Ranma, matar!"; mientras, Akane desayuna velozmente con cara de enfado.

Camino de la escuela, Ranma-h le dice a Akane que Shampoo se metió en su cama sin saberlo él; "¿Acaso te he preguntado? ¡Qué pervertido!"; Ranma-h responde:"?Y tú qué, que duermes con un cerdo?"; Akane dice que P-Chan no tiene nada que ver con esto: "Estar celoso de un cerdito..."; "¿Celoso yo?", responde Ranma-h, "¿Por ti? ¡Ja!"; y Akane intenta sacudirle un carterazo. Ryoga observa la escena desde un tejado cercano; habla mentalmente con Akane: "Me voy sin despedirme; para ti no soy nada, sólo tu mascota P-Chan."; un diablillo le susurra entonces en la oreja: "Akane está ofendida por lo que le ha hecho Ranma. Aprovecha y haz algo."; pero Ryoga se niega, pues sólo de pensar que Akane le rechazara diciendo que aún quiere a Ranma-h, se le parte el corazón; y llorando salta del tejado: "¡Adiós, Akane!"; pero un chorro de agua fría impacta sobre él. P-Chan observa con cara de fastidio a la anciana que riega las calles con un cazo, que es quien le ha mojado; pero entonces una mano le llama; ve a Shampoo que le dice que se acerque; P-Chan va hacia ella, y ésta le acaricia y le sonríe.

Instituto Furinkan; suena la alarma que indica la hora de la comida; mientras todo el mundo está empezando, en la clase de Ranma-h y Akane se escucha un temblor, hasta que ante la sorpresa de todos se rompe una pared y entra Shampoo llamando a Ranma-h, y le sirve un plato tapado por una campana: "Esposa prepara comida.", dice Shampoo, y levanta la campana; y Ranma-h se queda de piedra al ver a P-Chan cocinado; Akane llorando se abalanza sobre el cerdito gritando su nombre; Shampoo se lo arrebata diciendo que no es su comida, y se lo lleva a Ranma-h, poniéndoselo en la boca y diciendo: "Di 'Ahhh'"; Ranma-h, lívido, coge y palmotea al cerdito: "Eh, Ryoga."; y el cerdito despierta y muerde a Ranma-h en la mano. Akane lo abraza llorando: "¡P-Chan! ¡Menos mal que estás bien!"; pero una mano coge a Akane de la barbilla; es Shampoo, que se acerca y la besa; "¡El beso de la muerte!", piensa Ranma-h asustado. Akane responde: "Muy bien. ¡Acepto tu desafío!"; Ranma-h le dice que no lo haga, pero Akane le responde con un puñetazo que lo lanza por la ventana; Ranma-h consigue saltar sobre un árbol para volver a la ventana mientras dice que una chica tan lenta como ella no podrá hacer nada con Shampoo, pero Akane es lo bastante rápida para cerrarle la ventana antes de que entre. Cuando de nuevo consigue subir, la gente le señala otra ventana rota diciendo que se han ido por allí. Ranma-h sale corriendo por la ventana, imaginándose a Akane por los aires y llamándola continuamente.

Al acercarse a la valla del instituto, escucha los gruñidos de P-Chan, y al saltar la valla ve al cerdito llorando encima del cuerpo inconsciente de Akane; Ranma-h grita desesperado: "¡Akane! ¡Por favor, despierta!"; Akane abre los ojos confusa y se incorpora; Ranma-h le vuelve a gritar: "¡Idiota! Te dije que no pelearas con ella."; pero Akane, con mirada sorprendida, sólo dice una cosa: "¿Quién eres tú?".

Escenas inolvidables: La reacción de Akane y Ranma-h al ver a P-Chan cocinado.

Parte 20. Shampoo hace limpieza.

Número 10.
Akane relata lo que recuerda: "Estaba peleando con Shampoo; hasta ahí lo recuerdo todo...", y vemos como Shampoo salta por encima de Akane y se pone tras ella, momento en el que Akane pierde la conciencia; "Me siento extrañamente... renovada.", dice Akane; Ranma-h le dice que se pare; Akane le vuelve a preguntar si le conoce de algo y Ranma-h ya empieza a pensar que ella tiene amnesia; pero las compañeras de Akane llegan y le preguntan como está, y las reconoce sin problemas; Akane dice que no fue tan duro, y Ranma-h responde: "Pero si te dejó KO."; Akane le vuelve a preguntar quién es, y pregunta a sus amigas si es un alumno nuevo; y su cara refleja más extrañeza cuando le dicen que es su prometido; "Es Ranma", le dice una amiga; Akane empieza a darle vueltas a la cabeza, y se la agarra con ambas manos, sintiendo como si el cerebro le reaccionara, hasta que le parece recordar algo: "¡Ya sé! Es un héroe hindú, un tema muy popular en los murales indios."; "Ese es 'Rama'", responde Ranma-h, mientras el resto de la clase sale huyendo; "¡Es un estilo de música cubano! ¡Un compás dos por cuatro, con mucho ritmo."; "Eso es la 'rumba'", responde Ranma-h; y concluye que le ha olvidado sólo a él.

Ranma-h coge a P-Chan, y Akane dice que lo deje, pero Ranma-h dice que le va a preguntar algo; Akane le asesta una patada, pero Ranma-h la consigue esquivar y salta por encima de ella, yendo sobre un tejado y volviendo a saltar; "Ese salto...", piensa Akane, "... no es un chico cualquiera."; de nuevo pregunta a sus amigas quién es, y le vuelve a decir, con cara de total incredulidad, que es Ranma. Cobertizo del equipo deportivo; el agua caliente cae sobre P-Chan; Ranma-h pregunta a Ryoga que le cuente lo que sepa; Ryoga dice que no creerá que le va ayudar a que Akane le recuerde, y que esta situación es un sueño para él; en ese momento, Ranma-h se asoma y dice a las chicas que están haciendo gimnasia si quieren ver una cosa muy graciosa (pues Ryoga está desnudo), pero Ryoga accede entonces a colaborar. "La verdad, sólo de pensar en Shampoo, me dan escalofríos."; y cuenta a Ranma-h lo que vió: estaba tras Akane y sólo vió los pies de Shampoo acercándose cada vez más a su cara. "En otras palabras, ¡no viste nada!", dice Ranma-h que le estampa la tetera en la cabeza.

Clínica del doctor Tofu; éste dice que no hay lesiones externas y pregunta a Akane cómo se sentía al despertar, y Akane dice que sentía la cabeza como "renovada"; el doctor Tofu dice que puede ser una técnica china legendaria; Ranma-h le pregunta qué, y el doctor dice que puede ser el Xi Fa Xiang Gao Siatsu. El panda entra entonces corriendo con un cartel: "¡Es verdad!"; Ranma-h le pregunta si vió la pelea; "De principio a fin.", responde en un cartel, y cuando va a seguir la historia con carteles, Ranma-h le da una tetera: "Vuélvetete humano, idiota."; Genma cuenta lo que sucedió: "Cuando Shampoo se puso detrás de Akane, sus movimientos pueden calificarse de sobrehumanos."; y vemos como Shampoo sostiene en una mano una botella de champú y un peine, comienza a lavarle la cabeza a una Akane medio KO, se la aclara con un cubo de agua y le apaña el pelo con el peine y un secador. "¡Y sólo tardó 56 segundos!"; el doctor expresa su incredulidad y Akane dice que no le extraña que notase la cabeza renovada. Ranma-h vuelve a pedir explicaciones sobre la técnica y el doctor le explica que usa la combinación de un champú chino de hierbas y la presión en puntos del cráneo para manipular recuerdos; "Por eso no te acuerdas de mí.", le dice Ranma-h a Akane, que vuelve a preguntarle quién es; Ranma-h pregunta la manera de curarla, y el doctor le dice que sólo es posible con el champú; Ranma-h, ni corto ni perezoso, agarra a Akane y sale por la ciudad llamando a Shampoo, mientras Akane grita que la deje.

Shampoo aparece tras una puerta:"Yo en casa."; es la clínica del doctor, que se la presenta al panda como su nueva enfermera; "El mundo es un pañuelo.", responde el panda en un cartel.

Escenas inolvidables: El lavado de cabeza de Shampoo a Akane; resulta gracioso ver como hacer una faena tan completa en tan poco tiempo.

Parte 21. Fómula No 911.

Número 10.
Akane llega a su casa y se descalza; sus hermanas llegan preguntando si es verdad que se ha olvidado de Ranma, y vuelve a preguntar quién es ese, y Nabiki le dice que el chico que tiene detrás, y Akane se asusta al descubrirlo tras ella; "¿Qué haces tú aquí?"; Ranma-h sonríe apurado: "He estado viviendo aquí."; Kasumi y Nabiki dicen que es cierto que lo ha olvidado, y Soun llega riéndose y diciendo que mientras Akane no le olvide a él da lo mismo, y Akane sonríe y dice: "¿Quién es usted, señor?"; Soun se echa a llorar mientras Akane le dice que sólo era una broma; Nabiki concluye que no parece muy preocupada. Mientras, Ranma-h sólo piensa en dónde puede estar Shampoo; entonces, unas manos de panda que cogen un cartel en el que pone "¿Quién soy?" le tapan los ojos; Ranma-h se revuelve diciendo a su padre que no es momento de bromas, pero no era el panda, sino Shampoo con brazos de panda, que ríe satisfecha mientras el panda enseña un cartel donde pone: "Ha picado."; "Shampoo, eres...", dice Ranma-h, pero Shampoo no le deja acabar y se abraza a él: "Adorable.", dice ella. Y Akane pega un codazo que tumba a Ranma-h; Shampoo le habla furiosa: "¿Qué haces?"; Akane se sorprende de su reacción: "Vi a esa chica abrazar a este desconocido... ¡y me sentí furiosa!"; Nabiki lo atribuye a un reflejo condicionady, y Kasumi lagrimea mientras dice que Akane aún recuerda a Ranma-h.

Shampoo se da cuenta de que no acabó con todos los recuerdos de Akane, y decide aplicar de nuevo la técnica de Xi Fa Xiang Gao, pero Ranma-h la detiene y le arrebata el champú, llevándose a Akane al baño; empieza a lavarle la cabeza de una forma poco delicada, haciendo daño a Akane, hasta que ésta se revuelve y le estampa la cabeza contra la pila. El doctor Tofu entra entonces en el baño, diciendo a Ranma-h que ese champú no sirve, pues es el 411, como Ranma-h comprueba al leer la etiqueta; "Necesitas el 911, y en este libro están las instrucciones para prepararla."; pero entonces llega Kasumi: "¡Oh, doctor! ¿Es verdad que podrá curar a Akane?", y al doctor se le empañan las gafas y empieza a despedazar el libro: "K-k-kasumi, ¿Co-co-mo tú por aquí?"; "Es que vivo aquí.", responde ella mientras Ranma-h grita desesperado al ver cómo el doctor rompe el libro.

Noche cerrada; Ranma-h prepara su mochila, diciendo a Kasumi y Nabiki que va a alguna droguería china a comprar champú 911; de paso, toda la familia Tendo, menos Akane, le pide souvenirs; Akane se pregunta por qué ese desconocido se toma tantas molestias; Ranma-h le habla: "¡Akane! Ya verás, haré que me recuerdes."; el panda saca un cartel: "¡Qué conmovedor!", y le arrea una palmada a Ranma-h en la espalda que casi lo desencaja;Soun, llorando de la emoción, le da otras tantas palmadotas; P-Chan le muerde en el brazo, y al salir a la calle un perro le muerde en la pierna; mientras, Akane se lamenta de no poder acordarse de Ranma-h. Ranma-h ya corre por las calles de la ciudad pensando como ir gratis a China, y piensa que deberá hacer como la última vez: nadar; "Pero no hay más remedio; si no ¿cómo voy a conseguir el...?", y delante de él aparece una botella con el 911; es Shampoo, colgada boca abajo de una rama, quien la sostiene; cuando Ranma-h sale de su asombro, salta hacia ella, pero Shampoo se escabulle mientras Ranma-h le persigue. Al final consigue acorralarla en un tejado, pero Shampoo se mete la botella entre sus pechos: "Ven a por él.". Ranma-h no se corta: "Estoy muy familiarizado con el cuerpo femenino.", dice mientras agarra a Shampoo; pero los gritos de ésta le hacen soltarla mientras se disculpa alarmado.

Ranma-h le dice que le dé el champú y a cambio hará lo que ella quiera; "¿De verdad?", dice Shampoo ilusionada; "Te doy mi palabra, mientras no me pidas que me case contigo o que mate a Akane."; a Shampoo no parece convencerle mucho, pero acepta e impone su condición: "¡Mata a Ranma mujer!".

Escenas inolvidables: La despedida que le dan a Ranma-h (no lo matan de milagro).

Parte 22. Bie liao (Adiós).

Número 10.
Gimnasio Tendo; Ranma-h y Ryoga están hablando; "En otras palabras...", dice Ryoga, "...Shampoo no sabe que Ranma mujer...", y acaba Ranma-h: "Soy yo."; y recuerda el trato con Shampoo:"Mata Ranma mujer, yo doy tú champú 911."; "Bueno, dejémoslo en casi matarla."; "No entiendo, pero trato hecho."; "Por eso te pido que me des una buena paliza, Ryoga."; Ryoga sonríe satisfecho: "Me encantaría, pero ríndete, Ranma, y deja a Akane para mí.", y se imagina abrazado a Akane, que pregunta quién es Ranma mientras Ryoga le dice que es alguien merecidamente olvidado. Ranma-h le pisa la cabeza: "¿No puedes ceder un poco?"; Ryoga le golpea diciendo que no; Ranma-h le da una patada: "Por favor, ¡golpéame! ¡sacúdeme! ¡te lo ruego!"; Ryoga se limpia la boca y salta gritando: "¡¡¡Te arrancaré la cabeza!!!"; Ranma-h llora de la emoción: "¡Gracias, gracias!"; los golpes resuenan por todo el gimnasio, pero el que cae KO es Ryoga; Ranma-h da vueltas a su alrededor automaldiciéndose: "¡Soy yo quien debe caer!". "¡Te ayudaremos!", gritan Soun y el panda que entran en escena sacudiendo a Ranma-h; después lo patalean, mientras Soun llora emocionado diciendo lo bueno que es con Akane, y el panda saca un cartel: "Pero que encanto.".

Akane llega entonces al gimnasio preguntando qué hacen, y al mostrarle Soun orgulloso a un Ranma-h con la cara destrozada, Akane sólo dice: "¡Aaaah! ¡Matad a eso!"; Ranma-h se ofende: "¿A quién llamas eso?"; "¿Y tú quien eres?", le pregunta Akane; Soun vuelve a coger a Ranma-h y lo lanza contra la pared. "¡Papá! No le hagas eso al pobre debilucho. Si quereis pelea, pelead conmigo."; Ranma-h le dice que no se meta, y se encara a Akane: "¿Por quién te crees que hago esto? ¿Sabes?, ¡lamento haber dicho que eras linda!"; Akane queda impactada: "Dijiste... que era... linda"; Soun se da cuenta de que Akane reacciona, y le dice a Ranma-h que se lo diga otra vez; Ranma-h vuelve a decirlo, y Akane ya se aprieta la cabeza con las manos. "Sé más antipático, Ranma.", dice Soun, y Ranma-h no lo duda por un momento, y dirige hacia Akane una buena ristra de insultos: "¡Marimacho! ¡Flacucha! ¡Niña idiota! ¡Tienes las piernas gordas! ¡No sabes dar patadas!"; y Ryoga aparece por detrás golpeando a Ranma-h y diciendo que cómo se atreve a hablar así a Akane. Pero ella ya está reaccionando; los insultos resuenan en su cabeza; empieza a balbucir: "Ra... Ra... Ra... ¡Ranma, idiota!", y asesta un directo en la mandíbula a Ranma-h, el cual cae deshecho al suelo. Soun se acerca alegre: "Ya lo recuerdas. Mi corazón se alegra.", dice mientras se sube sobre Ranma-h; "Mi espalda se rompe.", dice éste.

En ese momento, Shampoo entra rompiendo una pared; al ver a Ranma-h en el suelo va a abrazarlo, pero Akane se le anticipa y se lo aparta cogiéndolo de la trenza. La mirada entre las dos es de puro odio; "Te acuerdas Ranma.", dice Shampoo, "Chica testaruda."; "¡Mira quién habla!", responde Akane. "Lástima, si tú no te acuerdas, ¡no tienes que morir!", dice Shampoo y se abalanza sobre Akane; Ranma-h la para: "¡Alto, Shampoo!"; Shampoo se le abraza diciendo que lo quiere, mientras Ranma-h se ruboriza; "No hagas daño a Akane.", le dice Ranma-h, y Shampoo dice que Akane es un obstáculo y ella mata los obstáculos; Ranma-h se decide: "No me dejas más alternativa."; y cogiendo un cubo de agua fría se lo echa por encima. Shampoo está más que sorprendida: "¿Ranma... mujer?"; Ranma-m le dice entonces que su lado masculino sólo es un disfraz y que es una chica; mientras, Soun y el panda siguen la comedia tras ella. "Me temo que tú y yo no podemos...", dice Ranma-m mientras Shampoo parece arder de furor; "¡Muere!", grita mientras se abalanza sobre ella. Ranma-m trata de cubrirse pero... Shampoo no llega a tocarla; aparta sus brazos y ve a Shampoo llorando a lágrima viva; se da la vuelta y sólo dice unas palabras de amarga despedida: "Bie liao." (No volveremos a vernos). Ranma-m no puede dejar de sentir pena por Shampoo.

Tejado de los Tendo; Ryoga está junto a una tetera y habla a Ranma-m: "Aún estás a tiempo. Sé hombre y ves a buscarla."; "Ni pensarlo, Ryoga", responde Ranma-m, mientras interiormente piensa que es una lástima.

 

Escenas inolvidables: Ranma-h dándole las gracias a Ryoga por que le dé una paliza; y lo destrozado que queda Ranma-h tras patearle el panda y Soun.

 

BACK.gif (3035 bytes)Next.gif (2945 bytes)